Las políticas sociales no se anuncian a bombo y platillo, se aplican y se recogen sus efectos. Esto es lo que está ocurriendo en Castilla La Mancha con las medidas aplicadas por el Gobierno de Emiliano García-Page.

Por un lado tenemos a los pensionistas como grandes beneficiarios de estas políticas. Este colectivo tan afectado por las medidas impuestas por María Dolores de Cospedal y por el Partido Popular ha dejado de adelantar una media de 700.000 euros mensuales por el copago farmacéutico implantado en la anterior legislatura. Hay que recordar que en el mes de mayo de 2016 el Gobierno de Emiliano García-Page aprobó una Orden por la que se reguló el procedimiento para el reintegro de gastos por aportaciones de los pensionistas en la prestación farmacéutica ambulatoria. Casi 100.000 pensionistas castellano-manchegos no tienen que pedir al Servicio de Salud de Castilla La Mancha el reintegro del exceso de aportación realizada.

El sistema incluye la aplicación de diferentes porcentajes de pago de los medicamentos según dos criterios: la condición del asegurado y el nivel de renta. Gracias a este sistema los pensionistas de Castilla La Mancha, una vez alcanzado el máximo de aportación mensual, no tienen que hacer aportaciones durante el resto del mes en las dispensaciones de medicamentos cubiertos por el Servicio de Salud de Castilla La Mancha, tal y como ocurría durante el mandato de María Dolores de Cospedal.

Los pensionistas de Castilla La Mancha han dejado de adelantar 700.000 euros mensuales por el copago farmacéutico

Otro colectivo beneficiado por las medidas sociales del Gobierno de Emiliano García-Page es el de los dependientes, ya que el número de beneficiarios del sistema de dependencia se ha incrementado en un 24% en los 21 meses de gobierno de García-Page, tal y como anunció la consejera de Bienestar Social Aurelia Sánchez.

Desde julio de 2015 hasta marzo de 2017 en Castilla La Mancha hay 8.500 personas más que reciben la prestación de dependencia con lo que se alcanza la cifra de 43.119 beneficiarios en la región, al igual que se llega al máximo nivel en prestaciones, con 53.356 prestaciones concedidas, frente a las 47.160 que había en julio de 2015 con lo que en 21 meses se han concedido 6.196 prestaciones más, un 13% más.

De igual modo, la lista de espera de personas que esperan la prestación se ha reducido en 1.668 personas, lo que supone un 30% respecto a los datos del gobierno de María Dolores de Cospedal. Un dato que muestra la importancia de las políticas sociales implantadas en Castilla La Mancha lo tenemos en lo que la propia consejera llamó «el limbo de la dependencia», es decir, las personas que estaban pendientes de aprobación de la prestación: en julio de 2015 había 26.919 personas, de las que quedan 10.319.

El número de beneficiarios del Sistema de Atención a la Dependencia se ha incrementado un 24% desde julio de 2015

Estos datos positivos en lo referido a la dependencia tienen aún más importancia porque, según Aurelia Sánchez, se están tramitando el doble de prestaciones que durante la legislatura de Cospedal: en 2014 se tramitaban 660 solicitudes mensuales; en la actualidad 1.260. La consejera añadió: «desde que este Gobierno inició el Plan de Mejora del Sistema de Dependencia, que incluía la eliminación de tasas injustas, se han incrementado un 50 por ciento las solicitudes […] En 21 meses, se han registrado 20.064 solicitudes de valoración nuevas».

El clima político de Castilla La Mancha está en un nivel de tensión elevado por el rechazo de Podemos a los presupuestos. Según Aurelia Sánchez este hecho ha provocado que se paralicen 17 millones de euros para la atención a las personas dependientes, 3 millones para ayuda a domicilio que podrían haber significado la contratación de 150 auxiliares y la atención a 1.600 personas más.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − cinco =