Poco le ha durado el sueño y el cargo a la primera ministra británica si, como parece, esta misma mañana presenta Theresa May su dimisión ante un triunfo muy ajustado en el que los conservadores pierden la mayoría en las elecciones del Reino Unido.

Las reacciones no se han hecho esperar y el jefe de la oposición ya ha pedido esta misma noche la dimisión de May. Mientras, los conservadores no están contentos con el resultado y culpan a May por este fracaso, por una mala campaña y por no haber sabido gestionar el terrible atentado que sufrió Londres en plena campaña electoral y en el que murió el español Jaime Echeverría.

Los británicos han acudido este jueves a las urnas en unas elecciones legislativas cuya campaña ha quedado marcada por los atentados terroristas y el ‘brexit’. Aunque el partido de la candidata conservadora y primera ministra ha ganado los comicios, se ha quedado sin la mayoría absoluta de que disponía. En cambio, los laboristas de Jeremy Corbyn han mejorado mucho sus resultados.

Los tories obtienen de momento 314 escaños (tenían 331, y la mayoría absoluta está en los 326), y los laboristas de Jeremy Corbyn 260 (ganan 29).

Durante la noche, cuando aún era posible matemáticamente obtener la mitad más uno de los escaños, May ha comparecido para asegurar que el país quiere que los conservadores garanticen la “estabilidad”, mientras que Corbyn ha pedido su dimisión. Dentro del Partido Conservador, diputados y figuras del partido, como George Osborne, han pedido a la primera ministra que “reconsidere su situación”.El Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) sufre una considerable caída y de momento obtiene 35 escaños (tenían 56), lo que dificulta sus intentos de convocar un segundo referéndum de independencia. El anterior primer ministro escocés, Alex Salmond, ha perdido su escaño a manos de los conservadores, lo que da una idea del descalabro nacionalista.

Los liberal-demócratas recuperan algo del terreno perdido en los últimos comicios, y llegan a los 12 asientos. Nick Clegg, ex viceprimer ministro liberaldemócrata, que ha caído en su lucha por la circunscripción de Sheffield Hallam (norte de Inglaterra), que se ha adjudicado el laborista Jared O’Mara.

En porcentajes, los conservadores obtienen el 42%, los laboristas algo más del 40%, los liberal-demócratas un 7% y el SNP 3,2%. La quinta fuerza continúa siendo el UKIP (1,9%), pero el sistema mayoritario les perjudica y pierden el único escaño que tenían.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 14 =