El despecho. Esa es la conclusión a la que llegan los abogados de La Manada para explicar por qué denunció a sus defendidos por violación una joven de 18 años. Dos de los abogados de los cinco jóvenes acusados de la agresión sexual en grupo se han aferrado con inusitada fuerza a la interpretación que ellos han extraído del testimonio que prestó este jueves en el juicio la agente de la Policía Municipal que atendió la denuncia de la presunta víctima aquel 7 de julio de 2016.

La defensa de los acusados no entiende que la agente que redactó la denuncia no recogiera que la joven sabía que la grabaron

Tanto Agustín Martínez Becerra, defensa de tres de los cinco acusados, como Jesús Pérez, defensor del ex guardia civil procesado, aún mantienen, con el juicio entrando ya en su recta final después de dos semanas de vistas, que la presunta violada denuncio a los cinco amigos sevillanos autodenominados La Manada por despecho, después de saberse ahora supuestamente que la joven reconoció a la agente que fue consciente de que la estaban grabando con los teléfonos móviles en aquel portal en la que se introdujeron todos ellos de madrugada.

A todo ello se suma que Martínez Becerra ha mantenido como prueba la foto del canal Instagram extraída a la denunciante en la que etiquetó una foto con una camiseta con la leyenda estampada “Hagas lo que hagas, bájate las bragas”, lema de un popular reality show entre jóvenes y adolescentes.

Por su parte, los dos informes realizados por detectives privados en los que se hurgaba en la vida diaria de la joven semanas después de los hechos para ‘evidenciar’ su vida ‘normal’ fueron retirados del sumario antes de que prestaran declaración los detectives privados contratados por los acusados.

Esta decisión se toma apenas unos días después de la polémica que ha generado que se incluyeran estas pruebas sobre el seguimiento a la vida privada de la joven justo después de haber denunciado unos hechos tan graves como los que se están enjuiciando en la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra.

El testimonio de la policía local que redactó la denuncia no recogió en ningún momento que la joven hubiera admitido en su día que estaba siendo grabada por los presuntos violadores, algo que sí reconoció este jueves durante su testimonio en la sala de vistas 102 de la Audiencia de Navarra. A este detalle se aferran ahora las defensas de los acusados, dejando claramente entrever que su tesis es que la joven denunció a La Manada por despecho y vergüenza al saberse grabada en vídeo, algo que choca frontalmente con la versión dada por la joven, que reconoció que no dijo “no” en ningún momento a sus presuntos agresores porque quedó en estado de ‘shock’ cuando era presuntamente violada oral, anal y vaginalmente por los cinco amigos.

Los letrados de La Manada dejan caer la sospecha de que, al no hacer constar este detalle en la denuncia sobre el conocimiento que la joven tenía de que había sido grabada en vídeo, pudo ser este el motivo que la llevó a denunciar. Agustín Martínez Becerra, abogado de tres de los cinco acusados, entre ellos el líder del grupo, conocido como El Prenda, afirmó tras la declaración de la agente de la Policía Local que ésta había apuntado “cosas que ni muchísimo menos responden al contenido del informe”. El propio Martínez Becerra reconoció que la agente no había considerado importante incluir este punto en la denuncia. “Ha venido a decir cosas que ni muchísimo menos responden al contenido del informe”, según el abogado de La Manada, por lo que estima que este detalle “cambia la situación de manera radical, exponencial y brutal”. En un intento de darle un giro a todo lo expuesto durante las dos semanas de juicio por testigos, presunta víctima y acusados, Martínez Becerra apunta que el testimonio de la policía que redactó la denuncia “viene a decir que no coincide absolutamente para nada con todo lo que se ha desarrollado en el juicio” y añade que son datos “fundamentales que se le dice, pero que no los incluye en la primera denuncia”. Supuestos datos “fundamentales” que vuelven a poner el foco en extender la sospecha sobre la denunciante por haber actuado presuntamente por venganza, vergüenza y despecho después de mantener relaciones con cinco jóvenes que ya desde mucho antes de su viaje a los Sanfermines tenían un objetivo muy claro: “pasarlo bien” a costa de lo que fuese y de quien fuese.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + siete =