El histórico debate celebrado la noche del 7 de diciembre en La Sexta y Antena 3 dejó muchos aspectos buenos y otros no tan buenos de los candidatos a la presidencia del Gobierno. Tensión, emoción y muchos reproches, eso fue lo más destacado de la noche. Sin embargo, no todos estuvieron a la altura.

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, fue según la gran parte de expertos en comunicación y política el gran derrotado de la noche. A veces nervioso, otras indeciso, no dejó clara la posición del PSOE frente a los pactos de Gobierno, pero tampoco un posible despliegue de soldados en Siria.

Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría consiguió mantener el tipo en cuanto a las políticas económicas adoptadas por su partido. Sin embargo, el resto de candidatos buscaron su punto débil a través de los ataques a la corrupción en su partido. La ausencia de Mariano Rajoy, también dañó la imagen del partido.

Albert Rivera, el aspirante de Ciudadanos, comenzó el debate muy nervioso. Fue atacado por todos sus rivales y no supo defenderse hasta la segunda mitad del debate. No obstante, los expertos creen que quedó en segunda posición.

Por último, las encuestas dan como vencedor de la noche a un Pablo Iglesias que supo hablar de forma serena y razonable. Se mojó al reconocer la necesidad de un referéndum en Cataluña y en su minuto de oro, invitó a los ciudadanos a sonreír y ser felices por lo conseguido hasta la fecha.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 2 =