Según un estudio de L. Patton publicado en 2012, en 1970 el ingreso medio de los cien ejecutivos mejor pagados era 45 veces mayor que el salario medio de los trabajadores de aquel país. En el 2006, era 1.723 veces mayor. En Estados Unidos, el sueldo de camarero en McDonald`s subió un 7,25 por ciento de 1978 a 2011, mientras que la retribución del director ejecutivo de esa compañía lo hizo un 725 por ciento, sí setecientas veinticinco. Así mismo, según cuenta Juan Torres, una encuesta realizada en Norteamérica mostró que la distribución de la renta existente allí sólo es preferida por el 10 por cien de los estadounidenses, mientras que el 47 % preferiría una distribución como la de Suecia (se le mostraban los datos) y el 43 % por ciento optaba por una distribución completamente igualitaria, en la que a cada 20 por ciento de la población le correspondería ese porcentaje de la riqueza nacional. Sin embargo, como indican Michael I. Norton y Dan Ariely, el estudio mostró que la inmensa mayoría de los ciudadanos de ese país no tiene ni idea del nivel de desigualdad tan grande que existe en Estados Unidos, y que por eso no reclama políticas que pudieran reducir la brecha existente. Así, según estos autores, los norteamericanos piensan que la diferencia real entre lo que cobra el directivo mejor pagado de una empresa en Estados Unidos y un trabajador medio es de 30 veces. Sin embargo la diferencia real es de 354 a uno. Los estadounidenses piensan que la brecha ideal sería de 6,7 a uno. Pero no tienen ni idea de cómo es en realidad esa brecha.

En el caso español, según el estudio citado de Norton, nuestro país es el cuarto, de los cuarenta estudiados, con mayor brecha salarial en las empresas, de 127 a uno. Pero la población española cree que esa brecha es mucho menor (8,5 a uno) y considera que lo ideal sería que fuese de 3 a uno, es decir más de 42 veces más baja que la real.

Estos estudios son de hace unos años. Y no contemplan que hoy en día la divergencia se ha hecho bastante más abultada. Así, según un informe de Oxfam Intermón, tres españoles acumulan   la misma riqueza que el 30 % de los ciudadanos de este país con menos recursos, que 14,2 millones de personas, el equivalente para entendernos de sumar toda la población de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana. Tres personas lo mismo que Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana. Con el agravante además, según Intermón, de que el pasado año hubo 7.000 millonarios más en nuestro país, mientras que el 30 % de personas con menos rentas ha visto cómo las mismas se han reducido un más de un 30 %.

La cuestión es: ¿cómo es posible que los estadounidenses, que los españoles no nos enteremos, que tengamos una visión totalmente distorsionada de la realidad? Pues si tenemos presente que, según Juan Torres, en 1983 cincuenta compañías controlaban el 90 % de los medios de comunicación en Estados Unidos y hoy en día lo hacen sólo seis, tal vez empecemos a entenderlo. Y si así mismo somos conscientes del enorme peso de los Think Tanks conservadores a la hora de subvencionar y difundir el mensaje del neoliberalismo, de financiar facultades de economía que difundan y defiendan su pensamiento, sin duda nos expliquemos ciertas cosas. Como por ejemplo, como una doctrina como el neoliberalismo, que ha fracasado miserablemente, que ha creado la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929, permanezca incuestionable e incólume, siga sentando cátedra a través de sus diversos voceros y de unos medios de comunicación sumisos, que se dedican a enmascarar la realidad, que la disfrazan y que se dedican a esparcir continuas cortinas de humo para entretener al personal. Esas son las verdaderas “fake news”. De la falta de respuesta en general de la izquierda ante esta situación desvergonzada, hablaremos otro día.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =