El Consejo General del Poder Judicial está haciendo esfuerzos por transmitir una imagen de igualdad en la justicia española. Su último informe, titulado “Una perspectiva de género en la Justicia” ha sorprendido a la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) que insisten en que carece totalmente de perspectiva de género. Las mujeres juezas son mayoría en la profesión y, aún así, invisibles sistemáticamente en la foto oficial de la justicia.

Hace un mes, el CGPJ alardeaba de que las mujeres representaban el 53,2% de la Carrera Judicial a lo que la presidenta de la AMJE, Gloria Poyatos, en declaraciones a Diario16, considera que “no se ha traducido en un incremento proporcional en la cúpula de la justicia” y el Tribunal Supremo continúa siendo “un monopolio masculino” lo que ha generado una ausencia femenina en la cúpula judicial.

Esta vez, el CGPJ destaca que el 53,5 por ciento de las sentencias notificadas en 2017 por los órganos judiciales fue dictado por juezas y magistradas. Un porcentaje que han obtenido a raíz de datos estadísticos de los últimos nueve años pero, con la peculiaridad de que se añaden otros datos definidos como “Aspectos de la actividad de la mujer en la judicatura”, tal y como explican desde la AMJE.

A su juicio, esos aspectos a los que se refieren son “claramente tendenciosos, que aportan información sobre las bajas, uso de licencias, permisos o excedencias de forma desagregada, que parecen más encaminados a generar un contexto de justificación social ante la exigua presencia femenina en la cúspide de la justicia, y también ante la inminente cobertura de tres vacantes de la Sala Penal del Tribunal Supremo, donde solo hay una mujer magistrada.”

Las tres salas del Tribunal Supremo (Civil, Penal y Militar) cuentan con una sola mujer. A pesar de, que las mujeres son conocidas como las cuidadoras familiares oficiales por encabezar las estadísticas en lo que respecta la Sala de lo Civil cuenta únicamente con la mirada femenina de la magistrada María de los Ángeles Parra Lucán.

Datos insuficientes

Las conclusiones del informe ponen de relieve que “a 1 de enero de 2018 el porcentaje de mujeres entre los jueces y magistrados en activo era el 53’2% , y superaba al de hombres en todos los órganos unipersonales, a excepción de los juzgados de lo mercantil en los que representa el 34’4%.”

Del mismo modo, indican que “el porcentaje de presidentas de sala de Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) era del 20’7%, el de presidentas de Audiencia el 16’3%” y entre los magistrados del Tribunal Supremo las mujeres representan el 14’5%.

Estos datos son insuficientes para las mujeres juezas que sostienen que el techo de cristal “sigue siendo infranqueable para las mujeres en casi todos los sectores económicos y con mayor virulencia en las cúpulas de todos los poderes desde donde se toman las decisiones que mueven el mundo”.

Los datos no convencen y, es que en el periodo de 8 años, el número de magistradas en el Tribunal Supremo ha pasado de 10 a 12 y el número de mujeres presidentas de Audiencias Provinciales ha descendido. Por tanto, aún no se puede hablar de un avance real sino que más bien, es un avance tímido al que aún le queda para ser considerado un avance.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 5 =