Foto: Agustín Millán.

En la Comunidad de Madrid las políticas públicas en el ámbito de la discapacidad han sufrido un estancamiento, eclipsadas por otras prioridades de la agenda política, como el cumplimiento del déficit. Los recortes presupuestarios, sobre todo en lo que al gasto público en políticas sociales e igualdad se refiere supone una dejadez del avance hacia la igualdad efectiva de los grupos más vulnerables a la discriminación, entre las que se encuentran las personas con discapacidad.

las trabajadoras con discapacidad es doblemente discriminatoria, por dos factores: por ser mujer, y por tener una discapacidad

Pero si tenemos en cuenta la perspectiva de género en la discapacidad, comprobamos como la situación de las mujeres con discapacidad y en este caso de las trabajadoras con discapacidad es doblemente discriminatoria, por dos factores: por ser mujer, y por tener una discapacidad.

Han tenido lugar unas jornadas “El empleo como factor de inclusión de las mujeres con discapacidad”, en la Fundación ONCE, organizadas por UGT Madrid, y el CERMI. Ha contado con la presencia de Luis Miguel López Reillo, secretario general de UGT Madrid, Paula Gómez-Ángulo, directora general de la Mujer en Madrid, Óscar Moral, presidente de CERMI Madrid y Teresa Palahí, secretaria general Fundacion ONCE, en la que se ha prometido desde las instituciones mayores ayudas para estas mujeres y al colectivo en general. La secretaria general de la Mujer madrileña ha afirmado, “pueden recoger experiencias de otros países, no se preocupen ustedes, copiar no es malo”.

En cuanto a los parados de larga duración ya alcanzan a más del 59%, cuando si tomamos el dato global de la población se sitúa en un 43%. Atendiendo al sexo, las mujeres con discapacidad paradas de larga duración representan el 53,34% por el 46,66% de los hombres con discapacidad.

Foto: Agustín Millán.

Es decir, la búsqueda de empleo para este colectivo es más prolongada en el tiempo y con menos expectativas que para los parados sin discapacidad. Según el último Informe del Mercado de Trabajo de las personas con discapacidad publicado del SEPE, únicamente el 1,31% de los contratos registrados se celebraron con trabajadores con discapacidad, de los cuales el 91,49% fueron contrataciones de carácter temporal y sólo el 30% de los contratos a personas con discapacidad se celebraron en empresas ordinarias.

La contratación, en relación al sexo de las personas con discapacidad, es el reflejo de la desigualdad existente, ya que el 61% de los contratos fueron firmados por hombres, frente al 39% con trabajadoras con discapacidad.

El perfil de la persona con discapacidad parada, es el de una mujer, con una discapacidad física, con estudios secundarios, del sector servicios que solicita trabajar como personal de limpieza y que lleva demandado empleo más de 12 meses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + diez =