Actuación de Lola Índigo.

Una nueva generación de mujeres cantantes deciden unirse al rechazo por las canciones machistas y apuestan por el empoderamiento femenino. Ahora es su turno.

De letras, en muchas ocasiones, machistas, denigrantes y vejatorias hacia la mujer se componen las canciones que más se escuchan entre los jóvenes hoy en día. Sus ídolos las disponen y mezclan con música pegadiza que lleva a olvidar realmente el significado de lo entonado.

Susceptibles, sin duda, de lo que escuchan en estas canciones, los jóvenes perciben ideales de comportamiento negativos y muy perjudiciales para sus relaciones sociales. Escorándose, muchos de los artistas, en una autoproclamada libertad de expresión que, parece autorizar cualquier cosa, se hace apología del maltrato, la violencia sexual o el machismo sin ningún tipo de pudor.

Una nueva oleada de empoderamiento femenino pisa fuerte los escenarios de toda España

Tan evidente es el hecho, que incluso desde las redes sociales, se está llevando a cabo la oleada #MejorSolaQueConMaluma, una iniciativa contra el cantante colombiano y su último tema Mala Mía en el que desprende una esencia arrogante mientras, una vez más, cosifica a la mujer como ya lo hacía en su mundialmente conocido, Cuatro Babys.

 

Actúan contra ello

Recientemente, el ayuntamiento de Alcalá de Henares canceló las actuaciones de los traperos Kidd Keoy y Kaydy Cain en el “Urban Wall festival” del 22 de septiembre por, según ellos, alto contenido sexista y misógino en las letras de sus canciones. Aunque la avalancha de críticas de sus fans más férreos no ha tardado en llegar, el ayuntamiento se ha mantenido firme en su decisión, al considerar que letras que dicen “No debería tratarlas bien” o “Chúpala Puta” no deberían ser apoyadas.

Parece que cada vez el poder toma más cartas en el asunto. Preocupados por la imagen que estas actuaciones dan a su público más joven, se niegan a autorizar este tipo de mensajes.

 

Datos preocupantes

Según los datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, en 2017, el mayor incremento de víctimas se dio en la población menor de 18 años.

El erróneo concepto del “amor romántico” que se ha ido inculcando desde tiempos inmemorables en la sociedad, cae ahora mismo como una losa pesada en los jóvenes de nuestro país. Controlar su ubicación, sus contactos, sus fotos, saber en todo momento con quien está o el simple hecho de saber que lleva puesto, son patrones de comportamiento que el 25% de jóvenes españolas reconoce haber sufrido. Patrones que se siguen desde edades muy tempranas inculcados, en cierto modo, por unos ídolos mal elegidos.

Concierto de Operación Triunfo.

 

Nueva oleada pro mujer

Sin embargo, una nueva oleada de empoderamiento femenino pisa fuerte los escenarios de toda España. Las jóvenes promesas del mundo de la canción se reivindican haciendo lo que mejor saben, cantar.

Del reciente concurso musical emitido en Televisión Española, “Operación Triunfo”, el cual alcanzó, sin duda, un gran récord de audiencia, salen las canciones más sonadas del verano. Canciones de mujeres jóvenes que lanzan un mensaje de fuerza y libertad.

Sin duda, con su single Lo malo, Ana Guerra de 24 años y Aitana Ocaña de 19, han alcanzado la cima con sus más de 65 millones de reproducciones en YouTube. Ellas, que deciden el “cuándo, el dónde y el con quién”, lanzan un mensaje claro a todas esas jóvenes que en algún momento se han visto obligado a decir sí, cuando realmente era un NO. Con el ya mítico “Tengo claro que no me voy a fijar, en un chico malo, no, no, no”. Han revolucionado las discotecas de toda España.

“Te terminas dando cuenta de lo que intentan transmitirte, de lo bueno que es para la sociedad actual. Su mensaje representa la revolución feminista en este tipo de música, acabando un poco con las canciones machistas” afirma Carmen Crespo, seguidora del programa de tan solo 16 años.

Otra “triunfita” que no ha tardado en despuntar ha sido Miriam Rodríguez, con su canción Hay algo en mí, dedicada a la serie española Vis a Vis. La joven gallega lanza un mensaje heroico y claro a todos sus fans con su pegadizo estribillo: “Hay algo en mí, que no van a quitarme, soy mujer, no pertenezco a nadie”

“Me parece muy importante el mensaje que quiere transmitir Miriam, es un grito a la libertad e igualdad” comenta Goizeder, de 17 años, administradora de uno de los clubs de fans de Miriam.

Tras su paso por la academia, Lola Índigo, otra de las más aclamadas concursantes, con un estilo más “trapero” está revolucionando absolutamente todo el panorama nacional. Con sus más de 23 millones de visualizaciones en YouTube y una canción más que pegadiza, está consiguiendo que las más pequeñas de la casa no paren de cantar su “Yo ya no quiero ná”. Sin ningún atisbo de duda y creyéndose las auténticas reinas de la baraja, le dicen al mundo con chulería y seguridad que las mujeres también mandan.

Como la propia cantante explica, su canción no es feminista, “feminista es salir a la calle, manifestarse, feminista es luchar de verdad”.

Evidentemente, estas, no dejan de ser canciones, son solo letras, solo música, es solo una sintonía pegadiza. Pero son estas jóvenes promesas las que día a día llenan estadios, conciertos, plazas y se llenan de rostros jóvenes que quizá la próxima vez digan NO y que, quizá, la próxima vez entiendan el NO.

“Personas como ellas tienen mucha repercusión, influyen mucho en adolescentes y niños, como nosotros, y por eso aprovechan su posición para enseñar valores” entiende Carlota Ríos de 15 años. 

Quien sabe… Puede que lo que no han conseguido hacer por los jóvenes del Siglo XXI Frida Kahlo o Margarita Nelken con su lucha, lo consigan estas chicas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 2 =