Foto Twitter @francisreffell

Las inundaciones en Freetwon, capital de Sierra Leona, se ha cobrado cientos de vidas en tan solo unas horas. Tras las lluvias torrenciales que causaron fuertes inundaciones en la localidad de Regent, muy cerca de Freetwon, las lluvias siguieron los caudales de los ríos colmados de lodo, provocando el derrumbe de una colina. Este movimiento de tierra derivó hacia las viviendas de la zona, que se ha saldado con 300 víctimas mortales, entre los que se incluyen alrededor de 60 menores, según informan los medios locales.

Los servicios de rescate y emergencias se encuentran colapsados por las numerosas víctimas, trasladadas al Hospital Coonaught. Aún permanecen muchas personas sepultadas por este desastre natural, que se considera de los más importantes en los últimos años en este continente.

Las imágenes de las inundaciones han dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales, en las que se observan casas destruidas, personas tratando de salvarse del agua a nado, coches a la deriva en las calles, a consecuencia del arrastre de las inundaciones que ha tomado como aliado el lodo y el fango.

Esta zona rural no cuenta con viviendas adecuadas para soportar este tipo de inundaciones. A este desastre natural se suman las localidades afectadas de Kissy Brook y Dworzak Farm. Varias carreteras de la zona han sido cortadas por las autoridades locales, además de las recomendaciones de seguridad a la población, desaconsejando el uso de los vehículos, para evitar que más habitantes pierdan la vida.

Aunque las lluvias abundantes forman parte de la climatología habitual de esta región, con antecedentes de víctimas mortales en 2015 en Sierra Leona, este episodio está considerado de mayor alcance, aún en la comparativa con Angola o Sudáfrica que también han sufrido las consecuencias de otras inundaciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − seis =