Las exportaciones españolas de mercancías ascendieron un 0,5% en los siete primeros meses de 2016, hasta los 149.407,6 millones de euros, máximo histórico de la serie para el acumulado de un mes de julio. En volumen el aumento fue mayor, del 2,9%, al caer los precios, aproximados por los Índices de Valor Unitario (IVUs), un 2,3%.

Las importaciones, por su parte, cayeron un 2,3% hasta los 157.843,7 millones de euros. En cambio, en términos de volumen, crecieron un 2,5%, ya que los precios disminuyeron un 4,7%.

Como resultado, de enero a julio el déficit comercial alcanzó los 8.436,1 millones de euros, un 34,5% inferior que el registrado en el mismo periodo de 2015 (déficit de 12.876,5 millones de euros en julio de 2015, datos provisionales), y el segundo mejor saldo comercial para este periodo desde 1994, sólo mejorado en 2013. La tasa de cobertura se situó en el 94,7%, es decir, 2,6 puntos porcentuales más que la de enero-julio de 2015 (92,0%), y su segundo mayor valor para el periodo desde el principio de la serie histórica, sólo superado en 2013. El saldo no energético arrojó un superávit de 1.013,6 millones de euros (superávit de 3.493,3 millones de euros en enero-julio de 2015), mientras que el déficit energético se redujo un 42,3%, favorecido por la sustancial caída de los precios de la energía.

Si comparamos internacionalmente, los resultados acumulados de las exportaciones para España (0,5%) contrastan con los retrocesos registrados por el conjunto de la zona euro (-1,4%) y por la Unión Europea (-2,0%). También descendieron las exportaciones de Francia (-2,2% interanual), Italia (-1,2%), Alemania (-0,3%) y Reino Unido (-5,0%). Fuera de la UE, también decrecieron las ventas de Japón (-9,5%), China (-6,7%) y Estados Unidos (-6,4%).

Sectores económicos

En los siete primeros meses de 2016 evolucionaron positivamente las exportaciones de los principales capítulos. Así, los bienes de equipo (20,3% del total) crecieron un 3,6% interanual; el sector del automóvil (18,7% del total) continuó con su elevado crecimiento, del 9,6% interanual, y el sector de alimentación, bebidas y tabaco (16,9% del total) incrementó sus ventas al exterior un 5,0%. Por otro lado, retrocedieron las ventas de los sectores de productos energéticos (-8,6% interanual) penalizados por los bajos precios de la energía, productos químicos (-1,6%), semimanufacturas no químicas (-5,8%), materias primas (-12,4%) y otras mercancías (-51,1%).

En consecuencia, las principales contribuciones positivas a la tasa de variación anual de las exportaciones provinieron del sector automóvil (contribución de 1,6 puntos porcentuales al aumento de las exportaciones totales), alimentación, bebidas y tabaco (0,8 puntos), bienes de equipo (0,7 puntos) y manufacturas de consumo (0,5 puntos). Las mayores contribuciones negativas provinieron de los sectores de otras mercancías (-1,7 puntos), semimanufacturas no químicas (-0,6 puntos), productos energéticos (-0,4 puntos) y materias primas (-0,3 puntos).

Por subsectores, las principales contribuciones positivas fueron las de automóviles y motos (1,4 puntos, debido principalmente a las mayores ventas a Alemania, Italia, Bélgica y Reino Unido); material de transporte por carretera (0,6 puntos, a Reino Unido, Italia y Países Bajos y Bélgica); confección (0,3 puntos, a Italia, Reino Unido, Estados Unidos y Polonia); y componentes del automóvil (0,3 puntos, a Francia y Marruecos).

Por el contrario, los que más lastraron las exportaciones fueron los subsectores de hierro y acero (-0,5 puntos, debido principalmente a las menores ventas a Argelia, Italia, Estados Unidos y Alemania); minerales (-0,3 puntos, fundamentalmente a Bulgaria); medicamentos (-0,3 puntos, a Estados Unidos, Italia, Reino Unido y Hungría); y aeronaves (-0,2 puntos, en especial a Arabia Saudí y Australia, y luego a Libia y México).

En cuanto a las importaciones, la consolidación de la recuperación de la economía española explica el crecimiento de la mayoría de los sectores. Así, las importaciones de bienes de equipo (21,8% del total) crecieron un 7,7% interanual, las del sector automóvil (14,4% del total) se incrementaron un 4,2%, y las compras de manufacturas de consumo y de bienes de consumo duradero crecieron un 6,0% y 8,3% respectivamente.

De esta forma, las principales contribuciones positivas a las importaciones en el periodo enero-julio de 2016 provinieron de los sectores de bienes de equipo (contribución de 1,5 puntos), manufacturas de consumo (0,7 puntos), alimentación, bebidas y tabaco (0,6 puntos) y sector automóvil (0,6 puntos). Las mayores contribuciones negativas por sectores a este periodo fueron las de productos energéticos (-4,7 puntos), materias primas (-0,6 puntos) y productos químicos (-0,4 puntos).

Por subsectores, las principales contribuciones positivas fueron las de automóviles y motos (0,8 puntos, debido principalmente a las mayores compras a Alemania, Italia, Japón y Bélgica); confección (0,4 puntos, en su mayoría a Marruecos, Turquía y Bangladesh); aeronaves (0,4 puntos, a Estados Unidos, Francia, Canadá y Reino Unido); y maquinaria de uso general (0,3 puntos, a China, Francia, República Checa e Italia).

Por el contrario, los que más lastraron las importaciones fueron los subsectores de petróleo y derivados (-3,6 puntos, debido principalmente a las menores compras a Angola, Nigeria, Reino Unido y México); gas (-0,7 puntos, fundamentalmente por las menores compras a Argelia, y en menor medida a Qatar, Trinidad y Tobago y Noruega); y minerales (-0,6 puntos, a Chile, Estados Unidos, Alemania y Reino Unido).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =