Causa sobre la grabación ilegal del Policía José Manuel Villarejo.

El ventilador que ha puesto en marcha la derecha política y su élite financiera y mediática está carburando ya a pleno rendimiento. Y suelta desperdicios a diestro y siniestro, salpicando indiscriminadamente a las instituciones del Estado. Todo comenzó pocos días después de la formación del nuevo Gobierno ‒cuando el ministro de Cultura Màxim Huerta tuvo que dimitir por un fraude a Hacienda detectado en 2006 y que ya había sido saldado, de manera que ni siquiera había delito‒. Huerta dejó su cargo con lágrimas en los ojos. La operación ha continuado con la maniobra de acoso y derribo a la ministra de Sanidad, Carmen Montón, acusada de irregularidades en un máster universitario. La ministra, pese a que venía con buenas ideas para recuperar la sanidad pública privatizada por el PP en los últimos años, también ha terminado dimitiendo. La siguiente presa ha sido Dolores Delgado, titular del departamento de Justicia, que aparece en unas supuestas grabaciones del siniestro comisario Villarejo en las que suelta una serie de comentarios considerados homófobos y machistas. Aunque el Gobierno ha dado su apoyo a Delgado (“no nos va a marcar la agenda política un corrupto”, ha dicho el presidente Pedro Sánchez) la ministra se encuentra en una situación delicada y podría pasar cualquier cosa con su futuro político. El último episodio de la cacería ha tenido lugar hace apenas unas horas, después de que OK Diario, el digital de Eduardo Inda, haya publicado que el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, es propietario de un chalé de más de trescientos metros cuadrados a nombre de una sociedad con la que supuestamente elude el pago de cuatro impuestos. Habrá que ver qué recorrido tiene esa noticia y si conlleva consecuencias políticas. De momento, expertos como Ignacio Ruiz Jarabo, ex director de la Agencia Tributaria, ya han dicho que lo que ha hecho “Duque es perfectamente legal”.

Pero más allá de exclusivas sobre supuestos escándalos que no se pueden comparar ni siquiera de lejos con los años de aquella corrupción institucional del PP que saqueó las arcas públicas y que ha sido condenada por decenas de sentencias firmes, la guerra sucia contra el Gobierno del PSOE, perfectamente diseñada por fuerzas oscuras con el apoyo de ciertos medios de comunicación y de expolicías salidos de las cloacas del Estado, sigue adelante con el único objetivo de derrocar a Pedro Sánchez. La consigna de estos poderes fácticos es tumbar cuanto antes al Ejecutivo socialista que solo dispone de 84 diputados en el Congreso y obligarle a convocar elecciones ya mismo. De esta manera, colocando en el poder a un escudero de la derecha como Rivera o Casado, se echaría tierra encima de las importantes reformas que ya se han puesto en marcha, como el ambicioso paquete de medidas sociales que se preparan para mejorar la vida de millones de españoles de las clases más humildes castigados por los últimos años de crisis económica y duros recortes. Resulta evidente que a las élites financieras y a la patronal no les interesa que suban las pensiones, ni que baje la factura de la luz, ni que los ricos y los bancos paguen más IRPF e impuesto de sociedades, ni todas esas monsergas socialdemócratas que traen gobiernos como el de Sánchez y sus socios bolivarianos. A esas élites solo les interesa que el presidente caiga con todo su equipo a la mayor brevedad posible porque está atravesando fronteras demasiado peligrosas.

¿Es Rivera mejor que Sánchez? Para el pueblo no, evidentemente. Las élites ya tienen su candidato y las encuestas están demostrando que el de los ciudadanos es otro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Todo sería más cierto y más creible si el gobierno de Sanchez hiciera un guiño a las más de 300.000 familias estafadas por el anterior gobierno corruPPto y robadas por el SATANder, no hace falta mucho, simplemente con que economía no autorice la fusión/absorción hasta que los tribunales no se pronuncien, sería suficiente, sería un gesto, pero no lo van a hacer, para los grandes expolios a ciudadanos rasitos por parte de esas élites de las que habla, el PSOE es igual, y va a dar la autorización, no va a hacer ningún guiño, ni va a buscar que se haga justicia, lo que va a hacer es seguir tapando y amparar al SATANder y a la defraudadora familia que lo dirige, a los aparecidos en la lista Falciani, va a proteger a esos. Lo mismo da PP que PSOE que Ciudadanos que Podemos, en las comisiones de investigación sobre este asunto solo ERC se ha hecho merecedor del voto de los más de 1.000.000 de estafados. Por mi parte así será, y no vivo en Cataluña, ojalá vote a ERC gente hasta de Huelva, y mientras que sigan cayendo los gobiernos basura/complices y esperemos que pronto el bobón, digo el borbón.

  2. Cuando se celebren elecciones, es el momento de dejarles claro a quienes Uds. llaman “élites” (yo les llamaría “familias”), quien decide en esta democracia. Pero al final, vuelve a ocurrir siempre lo mismo. Votar lo de siempre. Y después de la candidatura del Sr. Valls, a la alcaldía de Barcelona, yo ya no se si esto es un drama o un mal chiste.

  3. Buen artículo. Lo malo es que los medios los controlan esas familias poderosas y la gente en general es muy boba y se traga todo.

    Al menos esperemos que la derecha no consiga mayoría absoluta. Para obligarle a negociar todas las leyes que proponga. Pero aquí surge ya el segundo problema. La izquierda es demasiado blanda. Vemos cuando el psoe está en la oposición que no hace la misma política frentista y guerrera que el pp. Y debería hacerlo. Complicarle al máximo la vida al gobierno que favorezca a las élites. Pero no hay manera. Ni siquiera Podemos se decide a hacer en la oposición lo mismo que hace el pp. Van de conciliadores y buenos, y no se dan cuenta (o no quieren darse cuenta) de que el equipo que tienes en frente va directo a pegar patadas y romper piernas. Luego los goles vienen fáciles.

    La culpa no es sólo de las familias egoístas y antisociales, es también de quien se lo consiente.

  4. Nivelón el de José Antequera, oyes. O sea, y esto hay gente que lo lee y tira p’alante, ¿no? Las élites no quieren que se cure el cáncer ni que sobreviva el lince ibérico.

    Lo de los políticos es harina de otro costal. Pero si el nivel de un pueblo se evalúa por el de sus periodistas, estamos hundidos en la mierda, señores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =