El MERCOSUR y la Unión Europea negociaron un acuerdo de libre comercio entre los bloques por más 18 de años, y nunca habían logrado alcanzar un estadio que permitiera vislumbrar una concreción efectiva a corto plazo, pero parece que esto dejó de ser así, puesto que tras la reunión entre negociadores de ambos procesos en Madrid, el acuerdo final parece estar más cerca que nunca.

Claro está que este nuevo escenario no es producto, tan sólo, de las negociaciones bilaterales, sino que más parecen tener que ver con aquella frase pronunciada por Ernesto Guevara más de medio siglo atrás, las condiciones subjetivas están dadas.

Porque dado el carácter eminentemente agrícola de las exportaciones del MERCOSUR se daba de bruces con los intereses europeos en la materia, como asimismo el interés europeo de obtener quitas arancelarias para sus productos industriales, como así también garantías en lo referido a patentes y denominaciones de origen encontraban rechazo en la postura sudamericana, el tema no se resolvía exclusivamente por lo que sucedía en la mesa de negociaciones, sino que el impulso mayor vino del contexto mundial.

Como dijera la comisaria de Comercio de la Unión Europea Cecilia Malmström, ‘hay una ventana de oportunidades que no debemos dejar pasar’ puesto que ‘si trabajamos con decisión, en cinco meses podremos anunciar un acuerdo justo y equilibrado’. ¿Y a qué se refería Malmström con su ‘ventana de oportunidades’? La respuesta es clara y viene del norte de América, las políticas anunciadas, y comenzadas a implementar, por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Que EUA haya tenido un viraje en su política exterior económica y se recueste ahora en propuestas más proteccionistas generó que los restantes actores del tablero internacional debieran tratar de reubicarse para no salir perdedores de la contienda, y en el caso de estos bloques de integración, optaron por ampliar la interrelación de manera de suplirse mutuamente como alternativa a los mercados en los cuales se pierde terreno.

Y sí lo afirma el Ministro de Relaciones Exteriores argentino Jorge Faurie, quien afirmó que ‘estamos preocupados por el proteccionismo y creemos en la necesidad de dar una respuesta clara a esa tendencia que empieza a consolidarse en el mundo. La respuesta está en lograr acuerdos. Nunca ha sido el momento más oportuno para concluir estas negociaciones’ y en ese sentido ha avanzado su país y el resto del bloque mercosureño en pos de acordar con la Unión Europea.

¿Qué queda por delante? Mucho trabajo aún. Hay voluntad de acordar pero el acuerdo no está cerrado. Una vez firmado, seguirá una ardua tarea aún de procesos de ratificaciones estatales y discusiones internas en los países involucrados sobre su aplicación. Falta un largo trecho aún, pero hay muchos que hoy son más guevaristas que nunca y creen que las condiciones subjetivas están dadas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + diecisiete =