Las bases de Podemos votan desde hoy y hasta el domingo si avalan a Montero e Iglesias. Mientras, como hoy reconocía Beatriz Talegón en su artículo de opinión sobre lo sucedido con la pareja líder de la coalición morada, ambos están sometidos a un gran hermano que probablemente no ocurría desde la desafortunada presión mediática a la que fue sometido el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero cuando acudió con su familia a una visita con el entonces presidente de EEUU, Obama.

La consulta que anunciaron Iglesias y Montero el pasado sábado ante el daño que ha podido hacer la polémica a su credibilidad arrancará a las 17 horas de este martes y concluirá a las 14 horas del domingo.

Los resultados de la consulta podrían anunciarse en la rueda de prensa del próximo lunes, 28 de mayo, según ha dicho Echenique en su comparecencia tras la ejecutiva de Podemos.

 

Voces disidentes

No todos los dirigentes de Podemos, especialmente en otras comunidades autónomas, comparten la idoneidad de este plebiscito. Entre ellos el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, además del eurodiputado Miguel Urban o la portavoz en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta (cercana a Anticapitalistas), que ha confirmado que antes de consultas sobre asuntos personales, echa de menos que el partido haga consultas de “contenido político” a los inscritos, con “relevancia real para la deriva o el crecimiento de la organización”.

Entre los incondicionales de Pablo Iglesias e Irene Montero se encuentra, sin embargo, una de las voces que más peso están adquiriendo en esta legislatura: el líder de la coalición en Castilla y León, Pablo Fernández.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl optimismo absurdo
Artículo siguientePodemos, contra la privatización del agua
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =