Lara Carrasco, presidenta de Lucha Contra la Corrupción (Corruptil), es tajante: “Urge una Ley integral contra la corrupción”. Sí, como la que se aprobó contra la violencia de género. Es decir, una ley “que contemple el endurecimiento de las penas, los plazos de prescripción, una fiscalía que esté conectada con juzgados especializados en corrupción”, además de mecanismos de conciencia social. Si la corrupción es el segundo asunto que más preocupa a los españoles, sin duda merece su ley. Y todos los fondos públicos necesarios para acabar con ella. La lucha de esta mujer y de “cuatro locos” más ha permitido que ahora veamos sentados en el banquillo a quienes hace nada pertenecían al mundo político y económico.


 

–¿Por qué hay corrupción?

–Porque es inherente al ser humano. Sin embargo, los sistemas que funcionan son los que tienen controles que lo impiden.

Entonces, ¿por qué hay tanta corrupción?

–Porque en España no funcionan los órganos de control.

¿Por qué no funcionan?

–Porque están politizados y no tienen recursos económicos.

–Si están politizados, ¿la corrupción es, pues, responsabilidad de todos los partidos políticos?

–Claro. ¿Tú ves a alguien intentando quitar los aforamientos? A veces me preguntan por qué cayó Noos. Sobre todo, porque se nos “olvidó” aforar a la familia del Rey. Además, el caso cayó en un juzgado de instrucción de 1ª instancia, donde es más habitual que los jueces no estén tan politizados. Y era un juzgado valiente.

Urge una Ley integral contra la corrupción, con recursos públicos, urge crear oficinas anticorrupción

–¿Hay recursos para luchar contra la corrupción?

–En la UE, por cada 100.000 habitantes hay 21 jueces, en España se reduce a 10. No sólo hay menos jueces, el funcionamiento de la Justicia, esto se lo puedes preguntar a cualquier abogado, es decimonónico. Es desesperante, las querellas no prosperan, tardan toda una vida.

–EL PP ha acotado los plazos para los casos de corrupción a 18 meses. ¿Qué se puede hacer en este espacio de tiempo?

–Nada. Gürtel ha tardado 7 años desde la primera pieza.

–¿Es una medida entonces para que la corrupción quede sin investigar y sin pena?

–Se supone que se ha hecho para que tome impulso, pero los que estamos ahí viendo cómo funciona la Justicia, sabemos que no es así. Pongamos el caso de IVIMA: el abogado de Ana Gomendio ha solicitado que se archive, porque ha terminado el plazo. Y estamos reclamando a la UNIF (Unidad Nacional de Inteligencia Financiera), ¡por cuarta vez en un año!, el nombramiento de peritos para poder hacer el informe de las empresas implicadas. En cierta manera, hemos tenido suerte con el proceso de Bankia, ya que el caso Iberia es de una envergadura económica similar y ni siquiera se conoce.

–¿Por qué?

–Este caso duerme el sueño de los justos en el Tribunal Supremo que tenía que dirimir sobre el caso ya que cayó en un juzgado de instrucción y la jueza dijo que no era competente y lo envió a la Audiencia Nacional, que dijo no ser tampoco competente. Nos encontramos con un conflicto negativo de competencias, y ningún juzgado quiere asumir esa causa. Así que se envía al Supremo para que decida. Y ahí está, durmiendo desde hace dos años.

Alierta, Rato y Pérez Llorca

–Cuénteme el caso.

–Iberia pertenecía a Bankia y daba beneficios y se acabó fusionando con British Airways cuando ya a nadie le interesaba Iberia. Cuando empiezas a estudiar el consejo de administración y el dinero que se estaban llevando, descubres que en ese consejo estaba César Alierta. En nuestra web, en la causa Iberia, tenemos un dossier llamado “Crónica de una muerte intencionada”, ya que hablamos de la privatización de las empresas públicas rentables que se reparten en trocitos entre accionistas minoritarios que tienen los mayores paquetes de acciones de la empresa: César Alierta, Rodrigo Rato, José Pedro Pérez Llorca, un padre de la Constitución, la gran mentira.

Necesitamos una Fiscalía independiente. Si los órganos que deben encabezar la lucha contra la corrupción están politizados, no sirven

–¿Quién denuncia la corrupción?

–Solo cuatro locos. La causa Bankia la inicia 15MpaRato, que es un movimiento ciudadano. En el caso Gürtel, la acusación popular tiene a la fiscal, al juez se lo llevan por delante y la acusación popular más activa es la de ADADE, que son cinco abogados mayores y chiflados, verdaderos héroes que, con sus propios recursos, han sentado a 42 imputados defendidos por los mejores despachos. En el caso Bankia, Andrés Herzog ha hecho mucho en la parte procesal, ha hecho un gran trabajo. En los fondos buitre, son los afectados quienes denuncian. El PSOE está ahí, pero apoyando tan sólo, ni recursos ni nada parecido. En el caso IVIMA también está el PSOE, pero son los afectados los que han puesto en marcha la causa.

–¿Hace falta un loco o un héroe para que la corrupción llegue a los juzgados?

–Primero, hay que organizarse para encontrar el dinero, luego contratar al abogado, ponerse de acuerdo, crear una entidad jurídica, ya que no puedes hacerlo como persona física…

–¿Responde a un funcionamiento político determinado?

–Yo no quiero hablar de partidos políticos, quiero hablar de un sistema que funcione. Porque no es sólo un tema legal. Como en el bullying o la violencia machista, hay que hacer campañas, para que la gente tome conciencia de que debemos exigir las cifras de lo que perdemos en corrupción, en un estudio riguroso financiado por dinero público. Además, está la parte de los empresarios, que deben tomar conciencia también.

–¿Qué ayudas públicas hay para investigar la corrupción?

–Ninguna.

–¿Qué habría que hacer?

–Explicar a la ciudadanía la manera de luchar contra la corrupción y exigir a los políticos que digan qué van a hacer contra la corrupción. Alguien dirá que ya está la Fiscalía para eso, pero es una institución jerarquizada y dependiente del Gobierno. Necesitamos una Fiscalía independiente. Si los órganos que deben encabezar la lucha contra la corrupción están politizados, no sirven. Fijémonos en los casos como Gürtel en que la fiscal es una maravilla. Sin embargo, en el caso de los papeles de Bárcenas, el fiscal parece un abogado defensor. Por eso no podemos dejarlo al azar, que tengas la suerte de que te toque un fiscal o un juez buenos.

Ley integral

–Ha hecho referencia a la violencia de género, ¿podría existir una ley integral contra la corrupción?

–Es imprescindible. Urge una Ley integral contra la corrupción, con recursos públicos, urge crear oficinas anticorrupción, al igual que hay oficinas del INEM, al menos en cada comunidad autónoma. Dependientes de la administración.

–¿Los fiscales anticorrupción no nos sirven, entonces?

–Los fiscales, al conocer un caso, lo impulsan en el procedimiento judicial. Eso es como si, en el caso de la Ley integral sobre violencia de género, nos quedáramos sólo en la parte judicial, y hubiéramos obviado lo social. Parece que corrupción son sólo personas en procesos judiciales. No. Es mucho más. ¿Conoces un organismo que se llama GRECO? Me pregunto cómo es posible que GRECO haya amonestado a España, que la corrupción sea el segundo problema del país según los ciudadanos, y que nadie conozca la existencia de GRECO (AQUÍ).

Hay que exigir recursos públicos para perseguir la corrupción

–¿Alguien va a hacer caso a esa amonestación?

–Puede que sí. Si, hace siete años, me dices que vería lo que estoy viendo por televisión, me hubiera parecido imposible. Así que hemos aprendido que no hay que decir que no, sino saber qué hay que hacer.

–¿Y qué es lo que hay que hacer?

–Exigir recursos públicos para perseguir la corrupción.

–¿Te reciben las administraciones cuando vas a pedir estos recursos?

–¡A mí no me recibe nadie!

–Me temo que una ley integral contra la corrupción no se va a promover desde los partidos políticos ni desde las instituciones. Entonces ¿ha de ser la sociedad civil la que se organice para demandarla?

–Pasó lo mismo con la Ley integral de la violencia de género, que fue impulsada por la asociación de mujeres juristas Themis, la federación de mujeres progresistas y algunas organizaciones de mujeres más.

De izda a dcha, Andrés Herzog, Lara Carrasco y Mariano Benítez de Lugo
De izda a dcha, Andrés Herzog, Lara Carrasco y Mariano Benítez de Lugo.

–¿Tiene usted esperanza?

–La gente se espanta al ver los procesos judiciales que estamos viendo ahora, pero yo insisto: Esto es un milagro. Y lo ha hecho posible muy poca gente. Con poco dinero podrían arrancarse un montón de cosas, es el momento de hablar de esto. De hablar de una Ley integral que contemple el endurecimiento de las penas, los plazos de prescripción, una fiscalía que esté conectada con juzgados especializados en corrupción. Y si se deniega una investigación, hay que explicar claramente por qué. Que expliquen a la ciudadanía cuántas causas se han presentado, por qué se han denegado. Una explicación convincente de la fiscalía y no un informe anual, sino mensual.

–Vemos que hay otros actores de la corrupción que acaban yéndose de rositas: Los corruptores.

–Es un tema también a tratar, en la legislación española se pasa bastante por alto la figura del corruptor, cuyas penas deberían ser ejemplarizantes. Así, cualquiera se lo pensaría antes de dar una mordida a un político. El motor de la economía española son las PYMES, y son las más afectadas. Sin embargo, no oigo una voz denunciando. La consecuencia de la corrupción es doble: se sustrae a recursos públicos el dinero que se va en corrupción política, y llegan a la política aquellos que sólo piensan en lucrarse con el dinero público, y no están preparados para gestionar esos recursos.

–El hecho de que no se castigue a las empresas corruptoras, lo que se hace es engordarlas y privar al resto de participar en concursos.

–Claro, pero lo que a mí me preocupa, como pasa con el bullying, es ese grupo de empresas afectadas mirando hacia otro lado. ¿Por qué han de ser una perjudicada, un teniente de alcalde de un pueblo, un abogado anciano, los hackers, una directora de teatro y una friki como yo quienes tomen la iniciativa para denunciar? Me gustaría que mañana me llamara un empresario concienciado y me dijera: “Venga, vamos para allá. Aquí hay el dinero y vamos desarrollar un proyecto limpio y a crear una red de empresarios éticos”. Es muy importante que estos empresarios no miren hacia otro lado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + diecinueve =