La yihad como definición del islam

1

La Asociación Musulmanes Andaluces, en el artículo publicado en su web bajo el título “El yihad”, afirma: “El Islam es, constantemente, una eclosión de vida, con toda su fuerza y abundancia. A esa exuberancia es a lo que se llama Yihâd”. Lo que explicaría la explosión artística, científica, espiritual, social y técnico-tecnológica que significó el islam desde su origen, y el esfuerzo dedicado por toda la comunidad o ummah para alcanzar el conocimiento en todas sus interpretaciones.

Juan Martos Quesada, profesor titular de islamología de la Complutense, en su artículo “Islam y Ciencia en Al-Ándalus”, publicado en 2006 por la revista “‘Ilu Revista de Ciencias de las Religiones”, nos dice: “Hay un hecho innegable que ha dado lugar a múltiples interpretaciones, a diversas lecturas de todo tipo que, con frecuencia, esconden un subliminal prejuicio sobre el Islam más que una búsqueda de razones objetivas o socio-históricas que expliquen el hecho. Nos referimos al dato constatado de que hace ya unos setecientos años que la civilización islámica perdió casi por completo su voluntad y capacidad para hacer ciencia”.

Mientras, en el artículo “La ciencia en el mundo islámico: una entrevista con el Premio Nobel Ahmed Zewail”, publicado por “Revista Cascada” en 2014 y realizada por Nuh Gedik, profesor adjunto de Física del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y en el que ante la pregunta de Nuh Gedik: “¿Hemos perdido nosotros, como musulmanes, nuestra pasión por la ciencia y la educación? Si es así, ¿cómo podemos reactivar esto en las generaciones más jóvenes?”, Ahmed Zewail responde: “No creo que hayamos perdido nuestra pasión, no. Especialmente desde que recibí el Premio Nobel, he estado hablando por todo el mundo musulmán, desde El Cairo a Malasia, desde Estambul hasta el Líbano, y miles de personas acuden a mis clases. Lo que he podido observar es que los jóvenes tienen hambre de conquista, que disponen de esa pasión por el logro”.

Esto es, la creencia popular entre la población no musulmana de que la producción de conocimiento científico, técnico y espiritual en el mundo musulmán desapareció junto a los libros quemados por la Inquisición, no se corresponde para nada con la realidad histórica y actual del islam. En Arabia Saudí, por ejemplo, según los datos publicados en “Saudi Gazette” el 28 de mayo de 2015, a partir de las estadísticas reveladas por el Ministerio de Educación, en 2014-2015, había 24.498 mujeres realizando estudios universitarios, significando el 51,8% de la población estudiante de universidad. Dichas mujeres se repartían en diversos campos como la educación, ciencias sociales, artes, negocios, derecho, ingeniería, ciencias naturales, la agricultura, la medicina y el sector de servicios. Según el mismo medio, en 2013, el número total de graduadas de las universidades públicas y privadas era 67.556, mientras que el número total de hombres graduados era 51.268.

Según estas mismas estadísticas del Ministerio de Educación de Arabia Saudí, había 35,537 mujeres saudíes estudiando en el extranjero en 2014, repartidas por EE.UU, Europa, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, otros países árabes, Asia y África. La existencia de todo tipo de estudios universitarios en los países de mayoría musulmana, y la existencia de musulmanes y musulmanas en todo el mundo con titulación universitaria y estudios científicos, o acudiendo a las aulas de todo el orbe, es más que demostrable, pese a que aún existan graves dificultades, sobre todo para las mujeres, como denunciaba el 23 de diciembre de 2015 “La Voz de Galicia” con su artículo “La Universidad de Zaragoza investiga una expulsión por el uso del hiyab”.

Pero la yihad no es sólo esa pasión, esa palpitación, ese anhelo constante, ese esfuerzo realizado conscientemente y en libertad, por alcanzar el conocimiento en todas sus expresiones; sino que también es implicación, participación, ayuda mutua y aplicación del conocimiento en sus múltiples variantes. Pues esa es la exuberancia de la eclosión de la vida que define al término árabe “yihad”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. He leído el artículo y me resulta curioso, si es verdad que estos niveles científicos y educativos de las féminas de Arabia Saudí son ciertos chocan de entrada con la falta de libertad de estas y el machismo hacia ellas en ese país ya que es el mas machista y ortodoxo de todos los paises árabes por el islam salafí o wahabira de ese país, la situacion científica y cultural de las mujeres de otros paises árabes y musulmanes las desconozco pero en cuestión de libertades estoy seguro que estan mucho mejor que en Arabia Saudita y esa eclosión de las mujeres por la ciencia y la cultura en Arabia Saudí mas que en otros países solo puede explicarse por su falta de libertades, no por la Yihad , en este caso Yihad mayor del Islam , siendo lis estudios la escapatoria ante las faltas de libertades de las mujeres en Arabia Saudí, ya que ese país es algo así como el ” Israel árabe” regido o gobernado por dinastías radicales totalitarias del petrodolar apoyadas y amigas de Israel y Estados Unidos ( principalmente), se debería de hablar en cambio del papel de la mujer, sus libertades , logros científicos y cultura en otros países árabes musulmanes, especialmente los que no están dentro de la órbita occidental gran capitalista, respecto a países con gobiernos recientemente depuestos o en proceso de ello como en Libia, Tunez, Argelia, Egipto o Siria , incluso en países shiíes no árabes como Irán sin ir mas lejos, puedo equivocarme pero Arabia Saudita en estos momentos es un país que no lo veo desgraciadamente ejemplo de nada mas que exportador y colaborador del integrismo radical islamista y de Estados Unidos e Israel. Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =