Foto montaje Agustín Millán

Fotomontaje Agustín Millán Y llegó el momento de la venganza de los veteranos socialistas a Pedro Sánchez. Ni una concesión más al líder del PSOE por parte de quienes durante décadas controlaron el partido y buena parte del Estado. Estos senior de la política han quedado fuera, pero lo tienen claro: Se van matando.

Entre los firmantes de la carta “contra Pedro Sánchez”, se encuentran el expresidente de Extremadura, Juan Carlos Ibarra, los expresidentes del Senado Juan José Laborda y Javier Rojo, no podía faltar el expresidente de Madrid, Joaquín Leguina, y, entre otros, el castellanoleonés Jesús Quijano, que sólo conoció la derrota en todas sus candidaturas a presidente de la Junta de Castilla y León por el PSOE.

En la dura carta contra el secretario general del PSOE también están Segundo Bru Parra, Alejandro Cercas Alonso, Luis Fajardo Spínola, Julián García Vargas, Francisco Moreno Franco, José Constantino Nalda García, Antonio Ojeda Escobar, Clementina Ródenas Villena, José Rodríguez de la Borbolla Camoyán, Javier Torres Vela y Manuel del Valle Arévalo

En la misiva que se envió a la vez a los medios de comunicación que a Ferraz, se destaca que “como podrás ver, somos un grupo de socialistas veteranos. Pero no te escribimos sólo en nuestra condición de militantes del PSOE, sino como personas que, habiendo desempeñado distintas funciones públicas al servicio de los españoles, nos hemos desempeñado en puestos más o menos relevantes dentro de la vida civil, manteniendo cierto respeto social en ese ámbito. Queremos trasladarte algunas convicciones y plantearte algunas dudas”.

Para estos exlíderes socialistas, “España está viviendo un momento institucional y social gravísimo de imprevisibles consecuencias. No busquemos orígenes próximos o remotos, no intentemos identificar a personas o partidos responsables. Nada de eso sirve ahora. Desde Cataluña, y concretamente debido a la acción ilegítima, desleal y malversadora de la democracia por parte del Govern de la Generalitat —y de los partidos, organizaciones sociales y entidades que lo apoyan—, se ha puesto en marcha un Golpe de Estado. Entendemos, en consecuencia, que todos los constitucionalistas deben estar unidos ante este infame ataque a la Democracia Española, con independencia de que estemos en desacuerdo en otras muchas cuestiones, ya sea con el Gobierno de España, ya sea con otros partidos constitucionalistas”.

Lealtad al Rey

La carta continúa: “No creemos que sea ocioso recordar que todos y cada uno de los parlamentarios —diputados y senadores; socialistas y de otras formaciones— han jurado o prometido, al tomar posesión de su cargo o función, “lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado”. Pues bien, te preguntamos: ¿Se guarda y se hace guardar la Constitución poniéndose de perfil? ¿O habrá que dar un paso al frente? Pensadlo, pues como decía Stefan Zweig, “efímero es el momento en que la grandeza se entrega a los pusilánimes, y la suerte no volverá a ellos por segunda vez”. El futuro de España está, también, en vuestras manos, en estos momentos”.

Y la crítica llega por la propuesta de reprobación en el congreso a la vicepresidenta del Gobierno: “No entendemos que en estos días se haya planteado el anuncio de petición de reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, con la excusa de la presunta violencia policial, cuando hay iniciada una investigación judicial sobre los sucesos del 1 de octubre; cuando van apareciendo muestras y más muestras de la manipulación grosera de lo acaecido; y cuando un principio constitucional básico es la “presunción de inocencia”. Nos ha llenado de zozobra que la Portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, juez de profesión, haya proclamado la condena apriorística de la Vicepresidenta del Gobierno. ¿Por qué y para qué? ¿A qué fines sirve y qué objetivos persigue esa condena?”

Los senior socialistas no entienden, y así lo manifiestan, la continua llamada al diálogo de Pedro Sánchez: “Por otro lado, no entendemos la continua y nunca explicada apelación al diálogo por vuestra parte. ¿Diálogo, ahora, con quién? ¿Diálogo, ahora, para qué? ¿Con los responsables de poner a los españoles al borde del precipicio? ¿Para escuchar, otra vez, que quieren la fractura de España, con razón o sin razón, por unos medios o por otros? Nunca ha servido para nada el diálogo bajo chantaje, a menos que lo único que se quiera sea salvar el pellejo y, a la vez, perder la propia dignidad”.

La carta finaliza con un buen tirón de orejas a Sánchez: “Como tantos y tantos ciudadanos españoles, catalanes incluidos, nos sentimos íntimamente humillados, despreciados y violentados por los comportamientos de responsables institucionales y sociales de Cataluña. No existe mayor humillación para la ciudadanía que la que deriva de la aniquilación del efecto protector de la legalidad que debe ampararnos; no hay mayor desprecio que la utilización prepotente, mendaz y perjura de una posición de poder, ignorando a la gente común y violando las leyes que se prometió defender y hacer cumplir; no hay, en fin, mayor violencia que la utilización de mentiras y más mentiras como relato justificador de la quiebra de la democracia que ellos persiguen”.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16? [newsletter_signup_form id=1]
Compartir
Artículo anteriorCómo mantener tu vista en forma
Artículo siguienteLas otras necrópolis
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Estos señores, a mi modo de ver, no tienen crédito alguno. Pues a fin de cuentas, y de una forma u otra, comportándose de forma opuesta a a lo que deberían ser convicciones solialistas y de convivencia PACÍFICA Y DEMÓCRATA, actuando como corruptos de baja estopa, en su día vendieron España a la ultraderecha que hoy nos gobierna, divide, se salta y socava de forma fraudulenta, las normas más esenciales de convivencia pacífica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + ocho =