Despido libre, salarios más bajos, jornadas laborales más flexibles y reducción de las cotizaciones sociales que pagan los empresarios. Ese es el panorama que está perfilando un equipo del Partido Popular dentro de lo que llaman “el programa secreto” que no es otra cosa que un paquete de medidas urgentes con las cuales pretenden satisfacer las demandas de la Unión Europea y evitar, así, penalizaciones por el exceso de déficit.

Al margen de las “propuestas de Estado” que Mariano Rajoy ha presentado a los líderes parlamentarios, el gobierno en funciones prepara una serie de medidas económicas de carácter urgente que serán puestas en marcha por sus sucesores, si es que Rajoy es, finalmente, investido. De momento, hay que olvidarse de bajadas de impuestos. Es más, el de Sociedades va a subir, y se está mirando si se puede revisar algún tipo de IVA, de impuestos especiales, y de tasas. Para las comunidades autónomas también habrá serias advertencias en materia de gasto público bajo amenaza de fuertes sanciones y bloqueo de los fondos de liquidez. Así se lo han hecho ver al núcleo duro de la Comisión Europea y a los ministros de economía de los países más proclives a imponer una fuerte sanción a España por la desviación del déficit: Francia, Holanda y Alemania principalmente.

Lo que no se intentará tocar es el gasto público. Recortes en ese sentido, los mínimos. Y menos en pensiones a pesar de que los expertos no hacen más que avisar de que hace falta una reforma “más profunda que la anterior” en esa materia. ¿Quitar las pagas extraordinarias? ¿Bajar la cuantía máxima?

El PP se inclina más por que esta reforma salga consensuada en el seno del Pacto de Toledo. Una medida drástica sería la de computar toda la vida laboral para calcular la cuantía de la pensión. Año tras año, dicho periodo se va ampliando pero ahora se cree que sería mejor hacerlo de golpe. Los sindicatos calculan que, si se lleva a cabo esta medida, la cuantía media de las pensiones podría sufrir una disminución del orden del 20%. Un duro golpe al que añadir a la ampliación de la edad de retiro.

En cuanto a sufragar con impuestos parte de las prestaciones, sobre todo las de viudedad y supervivencia, el PP sigue pensando en tal posibilidad pero no como quiere el PSOE, mediante la creación de un nuevo gravamen fiscal. El problema es que Montoro ha advertido que no existe mucho margen de maniobra, y estamos hablando de la necesidad de financiar, vía impuestos, en torno a los 25.000 millones de euros.

Se piensa que se pueden sacar con un mayor ritmo de creación de puestos de trabajo. Y para ello hay que “agilizar” el mercado laboral. La fórmula que estudian los expertos del Partido Popular es liberalizando totalmente el despido, la vieja aspiración del mundo empresarial que, no obstante, supondrá el inicio de movilizaciones. Ya veremos si tan contundentes como las de Francia.

Porque muchas de estas medidas se asemejan a las que están adoptando los franceses con las consecuencias sociales de todos conocidas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. LA BANCA Y NUESTRAS PENSIONES
    No creo que necesitemos a estas alturas detenernos en hacer análisis sobre la banca, pero si tratamos de asuntos relacionados con el dinero, la banca nunca suele estar al margen.
    En tiempos pasados el mayor volumen del crédito lo consumían las empresas para adquirir materias primas, desarrollar nuevos proyectos o pagar salarios. A continuación el volumen del crédito para la compra de viviendas y el consumo en general adquirió mucha importancia en los principales países. La banca cubre la totalidad de las transacciones económicas y siempre está a la vanguardia en la creación de nuevos nichos de mercado y además cuenta con la colaboración de los gobiernos para crear nuevas áreas de negocio, aunque a veces sea a costa de dificultar la vida de las personas. Lo que para los ciudadanos son nuestros derechos; enseñanza, sanidad, o en nuestro caso como jubilados, pensiones; para la banca y los poderes financieros, son, como he dicho más atrás, nuevas áreas de negocio.
    El suculento botín de las jubilaciones, está de forma prioritaria en su objetivo. Los 120 mil millones de gasto en pensiones suponen un volumen económico demasiado importante, como para que la banca y los poderes financieros no traten de obtener beneficio a su costa ¿Y cómo hacerlo? En primer lugar debilitando el sistema público y la forma más efectiva de hacerlo es creando premeditadamente un desequilibrio entre gastos e ingresos.
    El paro que ha generado la crisis que nos ha organizado el Partido Popular, las rebajas salariales generalizadas, con la consiguiente caída en las cotizaciones y las nuevas tarifas en las aportaciones a la Seguridad Social con que el gobierno beneficiado a la parte empresarial, han creado un desequilibrio importante entre gastos e ingresos.
    En el año 2004 había en el fondo de pensiones 15.000 millones; en el año 2011 cuando llegó al poder el Partido Popular, 66.815. En los tres años que el Partido Popular lleva en el gobierno, ese fondo ha bajado hasta los 25.500 actuales, a consecuencia del desequilibrio entre gasto e ingresos que decía anteriormente. Si no se corrige esta situación, está previsto que el Fondo se habrá agotado en el año 2019 y entonces, inevitablemente, nuestras 14 pagas serán reducidas a 13 o a 12 como ya ha sucedido en otros países.
    Toda esta situación financiera y éste premeditado desgobierno del sistema de pensiones es aprovechado por la banca y los poderes económicos para sembrar de incertidumbre el futuro del sistema público de seguridad social y de pensiones en particular.
    Sustituir el actual sistema de reparto, por otro de capitalización, (que quiere decir privatizar las pensiones), es una aspiración de los banqueros y sus colaboradores gobiernos, que nosotros como jubilados tenemos que rechazar por ser contraria a nuestros intereses.
    Si como ya sabemos, el sistema de pensiones se nutre de los impuestos del mundo del trabajo, tenemos que ser precavidos cuando algunos políticos en campañas electorales y los medios de propaganda de la patronal, constantemente nos lanzan el mensaje de la rebaja de impuestos como una concesión bondadosa de la clase gobernante a sus gobernados. Lo mismo que para el rico la rebaja de impuestos siempre será una buena oferta, para el pobre siempre será una amenaza. Sin un sistema fiscal justo y progresivo, en el cada uno aporte según su riqueza, los sistemas públicos de protección social, sanidad, enseñanza, pensiones, ley de Dependencia, etc, se verán abocados a su colapso. Somos más de nueve millones de pensionistas; que no utilizamos nuestros votos cuando hay elecciones en defensa de nuestros intereses, podíamos conseguir que los gobiernos nos tuvieran en cuenta a la hora de tomar decisiones si

    Efectivamente actuáramos en defensa de nuestros intereses. No nos dejemos engañar, el planteamiento del gobierno actual sobre el sistema de pensiones, a medio plazo, tiende a beneficiar mas a la banca y a los poderes financieros que a los pensionistas y a largo plazo incluso a ser sustituido por un sistema totalmente privatizado.
    Es posible un nuevo sistema de financiación de las pensiones y el sindicato CC.OO así lo ha presentado al gobierno basándose en los siguientes apartados.
    Medidas de aplicación inmediata/corto plazo
    1. Medidas de naturaleza fiscal 12.000 1.11%
    Medidas de aplicación progresiva
    2. Incremento de bases máximas de cotización 7.557 0.70%
    3. Equiparación de bases medias de cotización
    Régimen Autónomos y Régimen General 7.000 0.65%
    4. Asunción por parte del Estado de gastos de administración de la Seguridad Social. 2.700 0.25%
    5. Conversión de “tarifas planas y reducciones cuotas en bonificaciones financiadas por el Ministerio de empleo 1.500 0.14%
    6. Progresivo aumento de la presión fiscal en 1,2 puntos del PIB a lo largo de 5-10 años (según la intensidad del resto de medidas) para completar la financiación con impuestos de las prestaciones por supervivencia y asegurar una adecuada calidad de pensiones en el año 2050 12.500 1.16%
    Total 43.257 4.00%

    Nuestras pensiones son un derecho adquirido con nuestras cotizaciones a lo largo de nuestra vida de trabajo. Como jubilados, nuestro mayor interés es nuestra salud y nuestra pensión. Éste gobierno nos ha impuesto el copago en los medicamentos y ha puesto en peligro el futuro de nuestras pensiones. No debemos hacer caso de los mensajes que nos lanzan a través de sus medios de comunicación, para ello debemos obrar en consecuencia con nuestros votos, pero no lo hemos hecho.
    J.M.F.I.

  2. Eso es lo que (HAVEIS BOTADOS) no aves visto el que daba la mano para progresar un país no progresa con la gente mayor un país progresa con la gente joven para levantarle camino a los pensionistas y asin sigan teniendo pensiones pero com este que aves elegido ni pensiones van a tener si la tenéis que coste que sepáis que es de la pobreza de otros. Si no ayudan a la juventud a qur trabaje,estudie (Se QUEDEN EN España) que no busquen otro país donde aya más probalidades de poder vivir bien de que tenga la tranquilidad que sus hijo no les valla faltar de nada que no pasen por malos años pues mira oye se quedarían como teniendo (TRAVAJO ASEGURADO Y BIEN PAGADO) Lo que es para poder vivir con su familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 5 =