Ada Colau ha aprendido rápido que una cosa es predicar y otra dar trigo. Una cosa es agitar y otra gobernar. Como diría Rivera “es buena vendiendo humo, pero mala gestionando”.

Ya lo dice el sabio refrán: soplar y sorber no puede ser. Y más: a quien al cielo escupe, en la cara le cae. O traducido al ‘colaulense’: si siembras rebelión no esperes orden y tranquilidad

La solución para Colau es pedir “proporcionalidad” a los Mossos d´Esquadra. ¿Eso qué significa?, ¿cómo deberían de combatir las fuerzas del orden una auténtica revolución?, ¿repartimos bombones?, ¿avanzamos hacia la diplomacia de las magdalenas a lo Carmena?

Ahora resulta que Cifuentes es imputada por su labor como delegada de gobierno durante las marchas de la dignidad del 22 de marzo de 2014. Hubo más de un centenar de heridos, 67 de ellos policías. El mundo al revés. ¿Qué había que hacer?, ¿dejar que los antisistema arrasaran Madrid?, ¿replegar a la policía?, ¿permitir más heridos entre los agentes?

Los anarquistas del barrio de Gracia han tomado literalmente la ciudad. Y anuncian que van a seguir. Igual que hicieron con el presidente Mas que tuvo que salir del Parlament en helicóptero. La huída fue cobarde, pero sus palabras posteriores no: “haré lo que haga falta para restablecer el orden”. A partir de ahí, centenares de coches patrulla y se acabó la broma.

¿Fue desproporcionado el número de coches patrulla? Sí, como lo del helicóptero. Pero no la advertencia de que garantizaría el orden. En un sistema donde el gobierno tiene el monopolio del uso de la violencia permitir la selva es letal.

Las fuerzas del orden están para garantizar el orden y la libertad de todos. Si algún miembro se extralimita, que se depuren responsabilidades. En la policía nacional un 2% de la plantilla es expulsada anualmente. Un sistema que garantiza la limpieza del cuerpo: controles ex ante en Ávila y controles ex post durante su desarrollo profesional.

Si la policía autonómica no tiene esos controles es responsabilidad del gobierno regional que ostenta las competencias y del central por habérselas concedido.

A la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional no se le escapa una pelota de goma y saca un ojo como ocurrió con Esther Quintana. A la policía catalana, sí, aunque un juez -casualmente hoy- haya absuelto a los mossos.

Dicho esto, lo que no era admisible es la ‘solución Trías’ que consistía en pagar con el dinero de los barceloneses el alquiler del centro okupado por los anarquistas. Ya sé que todos tienen tentación de comprar paz social… con el dinero de los demás. Pero el esfuerzo fiscal está para solucionar problemas no para esconderlos. Ni tampoco para engordar la nómina de liberados sindicales de la función pública…


El anzuelo del pescador

No habrá tres con dos. Pedro Sánchez asegura a los empresarios reunidos en Sitges que “no habrá terceras elecciones” y que “no va a vetar a ninguna fuerza política”. ¿Pactará con el PP si los números siguen igual?

“Sin ley no hay democracia”. Es lo que le ha dicho este viernes la militante de Vox, Rocío Monasterio al presidente catalán, Carles Puigdemont, que insiste en su hoja de ruta rupturista.. ¡Viva Rocío!

Albert advierte: Si el PP quiere sus votos quiere la cabeza de Rajoy y un plan de reformas de verdad.

Las ganas de Aznar. Tiene tantas ganas el ex presidente que se permitió criticar la parálisis de Rajoy. Ha estallado la paz. Preventiva…

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =