Una vez demostrado que el presidente del Gobierno no plagió su tesis doctoral, los mismos medios de comunicación que le acusaron falsamente de ello, lanzan ahora su campaña de acoso y derribo contra Sánchez poniendo en duda la calidad de esa publicación académica del jefe del Ejecutivo.

Así, medios como ABC, El Mundo, OK Diario, y hasta El País se une hoy a esta teoría a través de un artículo de opinión del ex presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, ponen en duda ahora la calidad de la tesis doctoral de Pedro Sánchez.

Que el presidente anunciara ayer, en la entrevista en La Sexta con Ana Pastor, que no va a querellarse contra los medios que le acusaron de plagio, ha dado alas a los editores de esa Prensa.

“El difama que algo queda siempre le ha funcionado a la derecho contra los gobiernos del PSOE”

Fuentes consultadas del PSOE con cargos en Comunicación reconocen a Diario16 que “en Ferraz hay preocupación, y en el Gobierno también, por esta campaña de desprestigio”. Según confirman, “el difama, que algo queda, siempre ha funcionado a la derecha contra los gobiernos socialistas”, afirman.

No se recordaba, y mira que Rodríguez Zapatero lo tuvo difícil, una campaña de desprestigio contra un presidente tan feroz desde la que se organizó desde la Prensa, liderada entonces por Luis María Ansón, para desbancar a Felipe González del Gobierno.

La diferencia es que entonces casos como el terrorismo de Estado de los Gal o casos de corrupción como el del director general de la Guardia Civil, daban argumentos a esa Prensa de la derecha.

Hoy, no han hecho falta argumentos, para lanzar esta campaña de desprestigio.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPueblo y Sánchez merecen una oportunidad
Artículo siguienteLas identidades a priori
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =