En España, la industria cárnica supone el 4º sector económico. Existen alrededor de 90.000 granjas porcinas. Un total de 46 millones de cerdos son sacrificados cada año. Estos son algunos de los datos revelados en el ultimo programa de Salvados donde se preguntan ¿Qué hay detrás de la industria cárnica en España? Es de suponer que las respuestas no han sido del agrado de la mayoría aunque sin lugar a duda, el mayor damnificado es el cerdo.

Todas las personas que el domingo vieron el programa de Jordi Évole , en su programa de Salvados en La Sexta, tienen unas imágenes haciendo eco en sus cabezas. Unas imágenes, que en ocasiones te obligan a taparte los ojos y por las que El Pozo Alimentación ha tenido que pronunciarse. Sin embargo, estas imágenes merecen más que palabras cuando vemos que en una granja de cerdos en Murcia y proveedora de El Pozo conviven, o más bien malviven, cerdos enfermos, con malformaciones, tumores y algunos que ya ni siquiera viven.

El presentador de Salvados encontró sospechosamente difícil conseguir acceder a una granja. Por ello, junto con un miembro de Igualdad Animal decidieron entrar a hurtadillas para poder presentarnos las imágenes que han hecho que ahora El Pozo quiera hablar.

 

Respuesta de El Pozo

“Los animales que aparecen en el reportaje jamás entrarían en la cadena de producción de El Pozo Alimentación. Los controles estipulados por la legislación española y por la propia empresa hacen inviable esta posibilidad”

A través de un comunicado oficial, que han compartido en su cuenta de Twitter, el grupo murciano ha hecho visible su voz después de que Évole lo intentará en repetidas ocasiones. Por ello, le ha querido dar las gracias “Gracias por dar vuestra versión. Si hubieseis querido, lo podríais haber hecho en el programa. Pero gracias igualmente”

El Pozo explica que las imágenes grabadas corresponden a un área de recuperación sanitaria, es decir, que son animales que tienen algún tipo de malformación o enfermedad de nacimiento, “que deben vigilarse para controlar su evolución y mejora y, si no se produce, llevar a cabo su sacrificio sanitario. Así lo establece el código ético y deontológico de la ganadería española. Revisiones veterinarias periódicas determinan qué animales deben ser sacrificados sanitariamente”, añaden.

Sin embargo, tampoco se entiende que un área de recuperación sanitaria presente estas condiciones. Juan López Iturralde, líder de Equo y diputado nacional en el grupo de Podemos, apunta directamente a los responsables: “Por un lado, las empresas, que por minimizar los gastos están teniendo practicas inaceptables y, por otro lado, las administraciones que permiten que esta situación tenga lugar”. Y es que, tras la emisión de Salvados “ha quedado en evidencia que no se está teniendo el más mínimo control o por lo menos, el necesario, sobre esta actividad”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − catorce =