Al final, el ministro De Guindos ha tenido que ceder y dejará que Luis Linde, el actual gobernador del Banco de España, termine su mandato en 2018. Tampoco podrá designar a un subgobernador propuesto por el PSOE como es tradicional. A Fernando Restoy le sustituirá Javier Alonso, actual director general de operaciones y medios de pagos.

El candidato del Ministro para hacerse cargo del Banco de España, era el anterior “número dos” de su Departamento, el secretario de Estado de Economía, Iñigo Fernández de Mesa. Pero la operación de sustitución de Linde se ha abortado. Dicen que por la intervención directa de Mariano Rajoy.

Luis de Guindos quería aprovechar la baja del subgobernador, que en enero se incorporará como presidente al Instituto de Estabilidad Financiera, un organismo dependiente del Banco Internacional de Pagos de Basilea, para sustituir a Linde al que considera una persona de avanzada edad para hacer frente a los retos que va a tener el Banco de España en los próximos meses. Entre ellos, un nuevo diseño de la banca española que, si quiere sobrevivir, no tendrá más remedio que acometer un nuevo proceso de fusiones, tal y como están las cosas.

De Guindos recuerda que ya hubo que modificar la Ley para que Linde continuase al frente del Instituto Emisor al cumplir los 75 años, la edad límite para ese cargo. Ahora, estará hasta 2018. Hasta entonces, Fernández de Mesa tendrá que esperar.

Tampoco le han salido bien las cosas al ministro de Economía en lo que a la sustitución del subgobernador se refiere. Luis de Guindos quería recuperar la tradición de que el subgobernador fuese propuesto por la oposición. El PSOE no ha aceptado tal propuesta porque piensa presentar un proyecto de ley para modificar la normativa en materia de elección de los responsables de las direcciones de órganos reguladores y supervisores. En cualquier caso, los socialistas ven con buenos ojos el nombramiento de Alonso y han dicho públicamente que rechazan la oferta del Ministro “porque al subgobernador lo debe designar el propio gobernador como hombre de confianza”.

Alonso estará en el cargo de manera provisional. El mismo tiempo que Linde, es decir, 18 meses. Es para entonces cuando Luis de Guindos, si la legislatura se mantiene, procederá a llevar a cabo la reestructuración que pretende. Con nuevo gobernador y subgobernador a la vez.

En las entidades financieras se considera que Alonso tendrá que hacer “un máster en supervisión bancaria en poco tiempo, porque ha estado en otros asuntos”, pero esperan que se adapte bien. En el sector no creen que el trabajo de Alonso vaya a ser fácil porque los bancos atraviesan serias dificultades por la caída de los tipos, que ha hecho descender bruscamente los márgenes y la rentabilidad del negocio tradicional. Además, los activos improductivos relacionados con el sector inmobiliario siguen lastrando los balances y restando beneficios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =