Mario Jiménez, como portavoz de la Gestora, ha presentado el acuerdo que establece el tipo de relaciones que mantendrán el PSOE y el PSC. Después del Comité Federal del 1 de octubre, las relaciones entre ambas formaciones políticas habían quedado dañadas y, de esta forma, se pretender restañar las heridas provocadas. El PSC volverá a ocupar puestos en el Grupo Parlamentario Federal en el Congreso. Y el PSOE por su parte tendrá total libertad respecto a las decisiones de ámbito constitucional (abriendo la puerta al posicionamiento sobre el referéndum en Cataluña) y las que queden fuera del marco regional del PSC.

El acuerdo será firmado por Javier Fernández y por Miquel Iceta de manera unilateral

El acuerdo será firmado por Javier Fernández y por Miquel Iceta de manera unilateral. A pregunta de Diario 16, Jiménez ha reconocido que el acuerdo “sólo será ratificado por las direcciones”. Por tanto, se sustrae al Comité federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, la ratificación del acuerdo entre catalanes y resto de socialistas. Las bases, mediante sus representantes en el CF, no podrán dar su opinión ni en un sitio, ni en otro. Considera el dirigente andaluz que es un “buen acuerdo de proyecto compartido que se sustenta en una relación de lealtad y aporta transparencia y seguridad jurídica”.

 

Una nueva forma de relacionarse

Jiménez ha asegurado que el acuerdo es “una buena noticia para Cataluña y España” porque va a permitir resolver los problemas entre ambas entidades. No ha desarrollado más la idea sobre cómo Cataluña y España, repetido hasta en tres ocasiones, podrán resolver sus diferencias mediante este acuerdo. Sin embargo, sí deja claro el mismo cómo van trabajar PSOE y PSC de ahora en adelante. El PSOE será autónomo en todas las decisiones referidas a la Constitución, el ámbito general español y las decisiones sobre qué hacer durante las investiduras. Esto supone que el PSC tendría que apoyar cualquier decisión tomada en el Comité Federal del PSOE respecto a presidentes del gobierno o alianzas a nivel estatal.

el PSC tendría que apoyar cualquier decisión tomada en el Comité Federal del PSOE respecto a presidentes del gobierno o alianzas a nivel estatal

Cuestionado sobre si suponía una victoria del PSOE sobre el PSC, Jiménez no cree que haya ganadores ni vencidos sino que se logra “definir a quién corresponde cada cuestión”. En la parte que toca al PSC serán autónomos en sus listas para autonómicas y locales. En las elecciones generales habrá diálogo entre ambos partidos aunque primará la decisión del partido catalán. El punto 3 recoge que “Corresponde al PSC la aplicación en su ámbito territorial de las posiciones políticas y resoluciones adoptadas conforme a lo establecido en los párrafos anteriores [subordinación al Comité Federal], así como la definición de la posición política de los socialistas catalanes” pero esto se matiza a posteriori.

En el punto 4 del acuerdo aparece la matización de la postura autónoma del PSC: “Ambas organizaciones reconocen al Consell Nacional como único ámbito de decisión en relación con la investidura de la Presidencia de la Generalitat. Así mismo, la celebración de acuerdos de gobernabilidad, la política de coaliciones, pactos y alianzas electorales será analizada y consensuada en la comisión de coordinación política PSOE-PSC”. Esto supone, como ha reconocido Jiménez, que en esas materias “ambos partidos decidirán consensuadamente qué decisiones tomar en la comisión de coordinación”. Un acuerdo que entrará en vigor el mismo día 7 de marzo.

 

Participación en primarias y congresos

El PSC podrá participar en las primarias para elección de la secretaría general y la candidatura a la presidencia del Gobierno como hasta el momento, pero se establece una matización. Dentro de la organización catalana, en este tipo de procesos internos, se permite a los inscritos como simpatizantes participar. Sin embargo, eso no será así en los procesos del PSOE. Para participar, la militancia catalana deberá cumplir los mismos requisitos que la militancia del PSOE. Esto es, deberán estar al corriente de pago de las cuotas.

A este fin, se establecerá un mecanismo por el cual, como ha explicado el portavoz socialista, todos los militantes del PSC que cumplan el requisito recibirán una carta en su casa para que decidan si desean o no participar en las primarias socialistas. Esto supone que si no dijesen nada en contra permanecerían dentro del censo. Sólo si pidiesen expresamente no participar se les excluiría del censo. Un censo que a nivel PSOE está generando problemas.

 

Problemas con los censos y críticas al acuerdo

Cuestionado sobre los problemas que están encontrando en algunos lugares para afiliarse al partido, como Albacete o América, Jiménez ha reconocido que “han existido errores puntuales que se van resolviendo sobre la marcha”. Tampoco, afirmó, es que haya habido un aumento fuera de lo normal de peticiones para afiliarse al PSOE. La postura oficial de la Gestora es intentar arreglar todos los problemas según se vayan conociendo, sin más.

No ha querido pronunciarse Jiménez respecto a encuestas que dan un mal resultado a Susana Díaz (“Tienen un universo diferente al del partido”), ni sobre la campaña de crowfunding de Pedro Sánchez, la cual obtuvo en apenas unas horas cerca de 30.000 euros con los que financiar la campaña. Para Jiménez lo que ocurra en estos momentos, donde no hay candidatos formales, está fuera del ámbito de la Gestora. En el momento que haya candidaturas formales, los candidatos o candidatas deberán cumplir con lo establecido en los estatutos y el reglamento de primarias.

Sin embargo, sí ha querido dejar claro que “no saben si es cierto o no” los posibles 68.000 afiliados que están apuntados a la web de Sánchez. “hemos tenido muchos rumores de firmas en los que no hemos podido constatar lo que se decía” ha concluido.

Las críticas al acuerdo no han tardado en llegar. Algún dirigente socialista, posicionado en el entorno de Patxi López, cree que el acuerdo no es satisfactorio porque desequilibra la relación entre ambos partidos y, especialmente, “es impresentable que el acuerdo no se ratifique en el Comité Federal del PSOE”. Desde el sector crítico a la Gestora, Andrés Perelló ha manifestado que “una Gestora no tiene ni la legitimidad ni el reconocimiento estatutario necesarios para acordar o modificar acuerdos previamente establecidos y más de ese calado”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 7 =