Foto: Instagram

Los Campeonatos del mundo de halterofilia cierran en Asgabat, (Turkmenistán) con la gran victoria de la leonesa Lydia Valentín. Se proclama campeona mundial en categoría de hasta 81kg, logrando el oro en arrancada (113kg), bronce en dos tiempos (136kg) y oro en Total Olímpico (249kg).

Desde Turkmenistán, Valentín lanzaba un mensaje en su cuenta de instagram: «No lo puedo creer nuevamente CAMPEONA DEL MUNDO!!! GRACIAS por tanto apoyo». Y es que ya el año pasado logró hacerse con los tres oros de este mismo Campeonato, celebrado en California (Estados Unidos). Su trayectoria le posiciona como la gran favorita, tras conseguir ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012.

La fuerza, la historia y el machismo vetan a las mujeres

Cuando se habla de halterofilia, ese deporte que consiste en levantar el mayor peso posible en una barra con varios discos en los extremos, se tiende a pensar en hombres.

Tal vez porque, históricamente, no se han abierto demasiado las puertas a las mujeres. Desde lo que parecen ser sus orígenes, en China allá en el año 3600 a.C. hasta no hace muchos años, el levantamiento de pesas ha estado centrado en la fuerza del hombre. No es hasta el año 1987 que no se celebra el primer campeonato del mundo femenino. En los Juegos Olímpicos no entró la categoría femenina hasta el año 2000, en Sidney.

A pesar del corto tiempo en el que las mujeres han podido competir oficialmente, han dejado huella sobre la tarima. Figuras como la rusaTatiana Kashirina, cuatro veces campeona mundial  en la categoría de hasta 75 kg. y siete veces campeona de Europa, ostenta el récord mundial levantando 193 kg. La china Deng Wei, tres veces campeona mundial se estrenó en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro (2016) ganando el oro en la categoría de hasta 63 kilos y batiendo una nueva marca global de 262 kg, 115 en arrancada y 147en dos tiempos (que también fue récord). Wei fue la segunda levantadora de pesas en ganar un campeonato mundial y unas olimpiadas en la misma temporada. La primera fue la ucraniana Natalia Skakun, en el año 2004.

La lista podría seguir y cada año nuevas generaciones de mujeres van consiguiendo grandes resultados y nuevas conquistas en un deporte minoritario para ellas. Pero el futuro no se para y halteras como la canaria Atenery Hernández nos demuestran que habrá vida más allá de Lydia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Me gusta que los medios se comprometan en dar vision a nuestros logros deportivos. Asi si!!! Brava Lydia

  2. ¡Ah! No sabía que había personas leonesas, pensaba que eran españolas o castellanas sin más. Va a ser que León también existe a pesar de los peperos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 5 =