Ciertamente vivimos tiempos de crisis, de grietas en un sistema que de manera cíclica repite el mismo baile de caída y de bajada en el acomodo a un nuevo tiempo de revoluciones tecnológicas en donde el capital busca con énfasis su hueco y en donde el dinero cada vez es atesorado por las manos de unos pocos en la generación de esas nuevas plusvalías de la innovación que hacen nacer fortunas en la lista de Forbes de la noche al día. Y frente a esta realidad, España, un país en donde somos capaces de pasar de la adulación al descrédito, del reconocimiento a una gestión a la desmemoria absoluta de que la misma existió. Un país, el nuestro, en el que el foco mediático se dirige en ocasiones más a la evidencia simple que a la magnitud de una política del PP que ha permitido el mayor recorte y endeudamiento de nuestro país en democracia, un gobierno este que en los últimos años ha llevado a cabo el desmantelamiento más brutal  en aspectos tan fundamentales como la educación o la sanidad pública.

Aunque estos recortes no sólo han acontecido a estos campos, bien sabemos los plebeyos del pueblo llano que la garlopa de la derecha de nuestro país ha sacudido  con sus políticas aplicadas desde Moncloa a otros aspectos como el cultura, la economía o el ámbito laboral. Ese que hoy, nos ha devuelto en los campos de Andalucía a la España Cañí de blanco y negro en donde de nuevo los negreros pasean por doquier en forma de ETT. Así, de nuevo vivimos tiempos de “pan y mordaza” en el campo andaluz, tiempos en los que hoy la clase trabajadora del “tajo” se encuentra con la explotación laboral más absoluta en donde en muchos casos por 13 horas de trabajo cobra 15 euros y en donde quien se mueva o alce la voz ya sabe lo que le espera. No por menos, esta crisis ha servido para tener esa gran demanda de mano de obra dispuesta a trabajar por las migajas de la mesa de quien hoy firma las nominas en el campo andaluz.

Hemos vuelto así en esta Andalucía del siglo XXI al estilo caciquil de quien elegía con dedo en ristre quien era el apto para ir a trabajar a las fincas, hemos vuelto a ver hoy casos tan extremos como aquellos en los que los propios trabajadores y trabajadoras tienen que pagar para que ese trabajo que desarrollan este dado de alta . Estos hechos ,consecuencia directa de la reforma laboral del gobierno del PP que elimino de golpe y plumazo la cobertura del convenio colectivo de la clase trabajadora se viven hoy en muchas partes de nuestra tierra , en Sevilla o Huelva , en Almería o Córdoba ,provincias estas donde muchos padres y madres de familia se ven obligados a dar la callada por respuesta para hacer frente en esta crisis económica al pago de las letras que cada mes no entienden de derechos o libertades. Y si bien, es cierto que el sector empresarial es necesario así como positivo para el desarrollo de toda región, existiendo ejemplos de buena gestión y correcto respeto a los derechos de la clase trabajadora del campo andaluz ,no es menos cierto que hoy los negreros han vuelto a nuestra tierra. Es por ello, que desde las administraciones públicas se deben de tomar medidas de control e inspección constante y permanente en nuestra tierra, máxime cuando la denuncia por parte del explotado a veces se hace tan complicada por depender su comida de ella.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Creo recordar que la primera reforma laboral fue cosa del PSOE. Me parece estupendo que se defiendan los derechos de los trabajadores, por los que llevan muchos antepasados nuestros luchando y que por culpa de esta crisis estamos perdiendo.
    Aunque yo también me pregunto por qué no defendíais o hablabais de esos derechos que bajo ningún precepto se deben perder cuando presuntamente estaba sucediendo todo lo de los eres? Ese dinero también era del trabajador, del parado……

  2. En Andalucía gobierna el PSOE y saben todo esto y más y les da igual, también saben que obligan a ir a trabajar los domingo en muchas empresas y no te dan de alta, te obligan a echar horas y pagan menos de lo estipulado por ley, hay muchos trabajadores ilegales y sin contrato a diario en muchas empresas, pero al PSOE no le interesara hacer nada o esa impresión da, la misma impresión da este periódico que parece que os da el sueldo el PSOE, a día de hoy no se que es peor, un esclavista o un periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =