La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) en  su barómetro  de costes energéticos, demuestra con cifras rotundas los diferenciales de los precios del mercado eléctrico spot y a plazo en España y en los principales mercados eléctricos europeos, lo que influye decisivamente en la factura eléctrica  pagada por los consumidores industriales.

Los precios más económicos de la luz en Europa están en Finlandia, Luxemburgo y Holanda

La información de AEGE correspondiente a la semana 49 de este año, terminada el 4 de diciembre,  revela de nuevo que pagamos una energía eléctrica bastante más cara que la de la vecina Francia y la gran potencia industrial europea, Alemania, con el agravante de que la diferencia de precios se ha agravado en los últimos cinco años, según pone de manifiesto La Celosía.

En este sentido, podemos observar que en el 2012, el precio del megavatio-hora en España (precio medio diario en el mercado spot) era de 47,2 euros, mientras que en Francia se pagaba a 46,9, una diferencia casi inapreciable, y en Alemania, a 42,6.  Los precios para  este año son de 52,6 euros en el caso español, una subida superior al 10%, y sin embargo han descendido en estos cinco años, tanto en Alemania como en Francia. En el caso alemán, el precio es ahora 17,8 euros más barato y en el de Francia, 7,9 euros.

 

Situación competitiva

Esta grave situación competitiva no mejorará en los próximos tres años si se tienen en cuenta los precios que marca el mercado de futuros, aunque prevén un pequeños descenso en los precios en España, hasta 47,7 euros en 2020, todavía 12 euros más caros que en Alemania, y 7,3 euros que en Francia.

Eurostat ha publicado también  los precios que pagan los hogares por disponer de luz en los países de la Unión Europea, con datos hasta el primer semestre de este año, y mientras que la media, de 20,4 euros por 100 kilovatios (ponderado por poder adquisitivo de compra), bajó un 0,5% en 12 meses, en el caso español fue de 25,4 euros, con una subida del 5,1%. Según los datos de la agencia estadística de la UE, el precio de la energía eléctrica que pagan las familias españolas es el tercero más caro, tras Irlanda y Bélgica, si se descuentan los impuestos y tasas.

los precios más baratos de la luz en la Unión Europea corresponden a Finlandia, 12,8 euros, Luxemburgo (13,5) y Holanda (14,2), mientras que España figura entre los países más caros, a la altura de Bélgica y Polonia y por detrás de Alemania y Portugal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 5 =