El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, compareció ayer en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso para explicar sus planes y atajar el repunte de siniestralidad en las carreteras españolas, después de que 2016 rompiera la tendencia de 13 años de descensos en las cifras de fallecidos en accidentes de tráfico.

Zoido expuso un paquete de quince medidas, entre las que destacan la revisión de tramos de adelantamiento o la instalación de nuevos radares.

Sin embargo, nada ha dicho el ministro de la drástica reducción de efectivos de tráfico en las carreteras españolas. Entre todas las comandancias suman 5.200 agentes menos en las carreteras españolas. Para la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) “éste y no otro es el verdadero causante del repunte”.

Así, de todas las comunidades autónomas, la más castigada por la reducción de efectivos es la de Andalucía, con una pérdida desde el año 2011 de 896 efectivos. La ecuación es evidente: a menos personal en la Guardia Civil, menos horas de patrulla, más accidentes de tráfico y mayor inseguridad ciudadana.

Para hacerse una idea de lo que suponen 896 efectivos (al margen del elevado número en sí), podemos decir que veinte comandancias de la Guardia Civil de toda España, tienen menos plantilla. AUGC afirma que ésta pérdida de efectivos pretende cubrirse “con recorte de derechos” de los guardias civiles y con servicios “unipersonales” que no solo ponen en riesgo a los agentes, sino que afectan a la calidad del servicio que prestan.

1

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + diecinueve =