Francois Fillon, el candidato de la derecha a las elecciones presidenciales francesas, ha sido imputado este martes por malversación de fondos públicos y apropiación indebida de bienes sociales en relación con el asunto de empleos ficticios atribuidos a su mujer y dos de sus hijos. La información ha sido adelantada por ‘Le Canard Enchaîné’ después de acudiera a declarar este martes ante la Justicia.

El candidato acudirá así a su cita con las urnas el próximo 23 de abril con un peso judicial sobre los hombros pero, a pesar de todo, mantendrá su candidatura y este mismo miércoles celebra un nuevo acto de campaña en Pertuis, en la Costa Azul. En un primer momento, cuando estalló el caso a finales de enero, Fillon dijo públicamente que se retiraría de ser imputado. Semanas más tardes, mentando una persecución política orquestada por el Elíseo, retiró su promesa.

Sus posibilidades de salir victorioso en las urnas se han hundido en cuestión de mes y medio. Ha pasado de ser el único capaz de vencer a Marine Le Pen en la segunda vuelta a verse relegado a un tercer puesto, por detrás también de Macron que busca ahora los votantes de la derecha moderada que reniegan del conservador -más aún tras el escándalo-, pero también a los apoyos de centro del Partido Socialista que no se sienten representados en el programa de Benoît Hamon, en una deplorable cuarta posición en los sondeos.

Tras estallar en enero el caso de los supuestos empleos ficticios de su esposa y sus hijos, Fillon perdió su condición de favorito. Hoy los sondeos le colocan en tercera posición, por detrás de Marine Le Pen, jefa de la derecha extrema del Frente Nacional, y del exministro de Economía Emmanuel Macron, líder del nuevo centro social-liberal. Si estos sondeos aciertan, Fillon quedaría eliminado en la primera vuelta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 − 1 =