Washington DC. En el mundo solo hay diecinueve países con democracia plena. Y en América Latina y El Caribe solo Uruguay puede considerarse como una democracia plena, 15 democracias defectuosas, siete regímenes híbridos y un autoritarismo.

Esta es la calificación de The Economist Intelligence Unit, en un análisis de la democracia en  2017, que incluye  a 167 países.

El filósofo venezolano José Rafael Herrera, desde el diario El Nacional, sostiene que: “En el plano de las ideologías, y especialmente de aquellas que han servido de soporte para las luchas políticas y sociales en lo que va de siglo, no puede negarse la importancia que, hasta la fecha, ha tenido el llamado “socialismo del siglo XXI”, cuya alambicada y viscosa caracterización tiene sus orígenes en un auténtico mestizaje de lugares comunes, de viejos y nuevos presupuestos que van desde la lectura descontextualizada y harto superficial de algunos textos de Bolívar…, hasta la re-creación ilusoria de ciertas lecturas indigestas de los autores de la “posmodernidad”.

Joan Hoey, editora del informe  de The  Economist, señala que la libertad de expresión enfrenta una triple amenaza:  “El pilar democrático más amenazado está  en los países democráticos y autoritarios, en los  cuales se observa el aumento de difamación, prevención del terrorismo, blasfemia y otras leyes para frenar la libertad de expresión”

El informe revela que las democracias plenas solo cubren el 4.5% de sus habitantes. The Economist,  muestra un    puntaje general        o rango:

Para Noruega 9.871. Islandia  9.58. Suecia 9.393. Nueva Zelanda 9.26. Dinamarca 9.225.    Irlanda  9.15.   Canadá 9.15.   Australia 9.09. Finlandia 9.03. Suiza  9.03. Países Bajos         8.89.

Continúa: Luxemburgo 8.81. Alemania 8.61. Reino Unido  8.53. Austria 8.42. Mauricio  8.22. Malta 8.15     Uruguay   8.12. España 8.08.

Las democracias defectuosas: no tan plenas… y los autoritarios suman cincuenta y siete países. Éstas representan el 44.8% de la población mundial y entre ellas se encuentran países como Corea del Sur, Francia y EEUU. La amenaza a la libertad de expresión es la causa que los ubica en esa categoría.

Respecto a la América Latina el informe señala: Honduras, Guatemala, Ecuador, Bolivia y Venezuela como “regímenes híbridos”, en tanto tratan de romper el esquema neoliberal o están a un paso de convertirse en autoritarios.  El más  grave, según la misma fuente, es Venezuela, ocupando el puesto 127 a nivel mundial y el 27 en la región.

Finalmente, 51 países integran la categoría de “regímenes autoritarios”. Rusia, China, Zimbabue o Corea del Norte están en ese apartado. En esos 51 países se concentra el 37% de la población mundial.

Otro informe de la Organización Mundial de la  Salud y de Trabajo, relacionado con la fortaleza  de las democracias contempla que la seguridad social  creada en el siglo XX fue uno de los grandes éxitos sociales.

En los años 30, ser viejo significaba frecuentemente ser pobre.  Muchas personas de ambos sexos confrontaban una etapa que se llamaba “el horror absoluto de una vejez sin un centavo y sin esperanza”. Avance que solo se registra  en las democracias  más  avanzadas con una economía  estable e inclusiva.

El Seguro Social de 1935, según la ley promulgada por el presidente  Delano Roosevelt, proclamaba: “La civilización de los últimos cien años, con sus increíbles cambios industriales, ha tendido a hacer la vida más y más insegura. Los jóvenes han empezado a temer lo que será de ellos cuando les llegue la vejez”.

Hoy,  las personas saben  que en una economía estable, adecuadamente administrada,  tendrán una base de ingresos fija cuando se jubilen, pero la  informalidad en la economía, el narcotráfico y la corrupción administra,  en países como  Perú y Panamá viven  un drama que corroe todo el tejido social, afectando los servicios de salud y la convivencia pacífica. La salud pública está cada vez más enferma, los hospitales públicos desabastecidos  y sobrepoblados, los penales saturados en todos sus servicios.

El siglo 21 trae nuevos desafíos, incluyendo el de una nación que se avejenta y la necesidad constante de proveer ingresos seguros a los trabajadores y sus familias en la jubilación o en el caso de incapacidad o muerte de la cabeza de familia.  El bono demográfico que tiene la mayor parte de países de América Latina, es un volcán en peligro de  erupción sino se toma con seriedad el futuro social de una nación.

En EEUU, la primera tarea monumental fue la de registrar a patronos y empleados para el 1 de enero de 1937, cuando los trabajadores comenzaban a adquirir créditos para beneficios de jubilación. La  segunda guerra mundial obligó a crear  la  seguridad para asegurar soldados y mano de obra para la reconstrucción.

La Primerica Corporation y la A. L. Williams Corporation son una compañía de mercadeo  con sede en los Estados Unidos que vende servicios financieros y de seguros. Primerica Inc tiene su sede en Duluth, Georgia y realiza negocios principalmente en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. Cuenta con más de 4.3 millones de clientes de seguros de vida y más de 2 millones de cuentas de inversión de clientes.  Es una organización de mercadeo de servicios financieros con aproximadamente 116,827 representantes independientes,  incluyendo 22,000 Autoridad

Reguladora de la Industria Financiera.

Actualmente, inclusive  los Estados más desarrollados  encuentran limitaciones para fortalecer la seguridad social  de la  infancia y de la tercera edad, porque invade  la informalidad en la migración y en la producción, en progresión geométrica. A finales de 2015, casi tres personas por cada 100 habitantes nacieron en un país distinto al de su residencia. En el mundo hay 244 millones de migrantes, según International Migration Report de Naciones Unidas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 10 =