Como si alguien les hubiera avisado de todo lo que iban a destilar las cloacas de Interior, no en vano aquella conversación grabada al ministro Jorge Fernández Díaz maquinando fuera de la ley en su propio despacho, la de “la fiscalía te lo afina”, lo cierto es que muchos catalanes llevan años de ventaja hablando en serio de república. Quien ponga en duda esta especulación debería preguntarse cuanto dinero estaría dispuesto a jugarse hoy al número de que la Monarquía seguirá siendo la forma de Estado en España dentro de tres años, por ejemplo.

Las revelaciones de Corinna sobre Juan Carlos I se publicaron el día 11 de junio. Por tanto, ha transcurrido tiempo suficiente para dejar constancia de las primeras reacciones de los políticos, de los medios de comunicación y del mundo financiero. Del conjunto de la sociedad nos falta información, pues no consta que Sánchez haya ordenado que el CIS vuelva a incluir en sus encuestas la pregunta sobre la valoración que la Monarquía le merece a la sociedad española, una información relevante que fue secuestrada hace años por el gobierno de Rajoy.

Por si sirve para algo, diré que desde mi microcosmos no puedo sentirme decepcionado, pues esa institución solo me sorprendió en positivo cuando me engañó, como a millones, la noche del 23F de 1981. Ahora, después de las últimas filtraciones, siento la monarquía, más que nunca, como un cuerpo extraño y despreciable, cual sanguijuela que no aporta nada a la sociedad que la sostiene, salvo el favor que presta a las élites dominantes gracias al miedo que transmite en el caso de que alguien se atreva a cuestionarla y que, evidentemente, lleva al subconsciente colectivo a los crímenes contra la humanidad que Franco fue capaz de ordenar. No solo lo sabe, y lo aprovecha, un tal Milans del Bosch desde una carta al director en ABC.

Durante los primeros días, el bloque político y mediático que defiende a cualquier precio esta Monarquía restaurada por Franco en 1947, y que ahora también sabemos que nos colaron con trampa en la Constitución del 78 gracias a recientes confidencias de Victoria Prego sobre Adolfo Suárez, reaccionó sin fisuras con un silencio atronador que ha dejado en evidencia su total falta de confianza en la estabilidad y solidez de las instituciones que gestionan a la hora de abordar las verdades ocultadas que solo la libertad permite desvelar, sean cuales sean las intenciones de los colaterales.

Comenzando por las reacciones del Gobierno, cuando a una pregunta ineludible quien tiene la obligación de responder no dice nada se debe, en la mayoría de los casos, a su inseguridad, pues no sabe si habrá nuevas informaciones que podrían convertir sus respuestas en mentiras. Algo parecido ha debido sentir la ministra Celaá, portavoz del gobierno, quien el viernes, y en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, se vio obligada a responder y pretendió sentenciar cuando dijo que “Afortunadamente las grabaciones no afectan al actual jefe del Estado, son antiguas y, por tanto, ni las consideramos”.

Por lo que se refiere a Felipe VI, ahora mismo son las 9 horas de un nuevo 18 de julio y la ministra ya habrá leído la portada de “Público”, que se descuelga con la siguiente exclusiva: “Villarejo guarda una bala contra Felipe VI: las conversaciones de López Madrid con el rey”. Y para contradecir su “ni las consideramos”, 48 horas después, y siendo el domingo 15 por la tarde, los medios informaron de lo que se ha convertido en la tabla de salvación de Sánchez durante su intervención del martes en el Congreso, la comparecencia del director del CNI, Félix Sanz Roldán, en la oficialmente denominada “Comisión de Control de los Créditos Destinados a Gastos Reservados” del Congreso, que tal como está el nivel de la porquería parece un organismo mucho más sospechoso que si se llamara de “secretos oficiales”. Cuando todo se pudre los eufemismos muestran las intenciones de quienes las ocultan.

Sin salir del gobierno, la ministra de Defensa, Robles, parece que esperó a que “El País” se pronunciara para no desentonar. Si Irujo y Gil escribían el domingo día 15 por primera vez sobre el asunto titulando “Las grabaciones de Corinna, el pulso al Estado de un comisario en prisión”, la Ministra de Defensa se despachaba al día siguiente por la mañana con un “No se puede someter al Estado a un chantaje”, coincidencia casi textual que daría pena si no fuera vergüenza. No se me ha ocurrido mirarlo, pero si la RAE dijera que “pulso” puede servir también como “chantaje” nadie se consideraría sorprendido.

Ya que hemos entrado, seguiremos con el grupo PRISA y la primera editorial que el periódico citado ha dedicado a la crisis. Es de ayer, martes 17, y con el título “Todas las responsabilidades” se permiten dictar la siguiente sentencia contra el mensajero: “La intolerable pretensión del comisario Villarejo y los suyos solo puede prosperar si cualquiera de las instancias a las que buscan involucrar en el chantaje concede mayor relevancia a la información revelada que a la manera en la que fue obtenida, porque es en esa diferencia donde confían encontrar impunidad”. A mí, y creo que a millones de lectores de prensa también, nos gustará que “El País” se siga publicando aunque España sea una República. A pesar de tan traidores como han sido capaces de ser a la libertad de prensa con argumentos como ese.

Por último, cuando nos suceden cosas que desestabilizan porque las respuestas son tan nuestras como la incapacidad del gobierno ante la revelación de delitos en las más altas instancias del Estado, nunca deben dejar de mirarse los movimientos del dinero con mayúsculas, ese que tiene un miedo cerval a cualquier inseguridad. Y de nuevo, tal como ocurrió tras el discurso de Felipe VI el 3 de octubre por la noche contra la mitad de Catalunya, el IBEX35 ha vuelto a romperse. En aquella ocasión, al día siguiente perdió casi tres puntos mientras Europa se mantenía. Porcentaje que casi recuperó el día 5 tras la respuesta de Puigdemont del mismo día 4. Pues bien, durante la “semana de Corinna”, el mismo IBEX perdía un 1,72% mientras el DAX alemán y el CAC40 francés subían un 0,4 y un 1%, respectivamente.

Se ha iniciado una cuenta atrás de la que ni nos imaginamos la cantidad de números que tendremos que contar. Ojalá sean pocos. La manera más fácil de llegar a “…tres, dos, uno, ¡¡CERO!!” sería que, en lugar de seguir pudriéndose un país de 47 millones de habitantes, se rompiera la resistencia idiota de una sola persona que, aún teniendo la vida resuelta, está librando una batalla que tiene perdida contra la transparencia y la libertad de prensa. Se llama Felipe VI.

“Afortunadamente” para todos, señores del gobierno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLo que preguntarían los afectados del Popular a Rodrigo Echenique en la Comisión de Investigación
Artículo siguienteSoraya es nuestra Merkel
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

9 Comentarios

  1. Me da la risa: “Cuenta atrás”. No nos enseñan contar ni hacia adelante como para contar hacia atrás. Tendréis (mos) timocracia hasta en la sopa “ad eternum”.

  2. Cuando interese al Club Bilderberg y a algun que otro club similar,asi sera.El pueblo,la ciudadania,tan zombi como casi siempre.

  3. Palabras que riman con BORBONES:
    Babones, bobones, ladrones, mis cojones, aberraciones, abusones, acusones, arrimones, atracones, barrigones, berreones, birlones, borricones, borrones, botellones, bravucones, bribones, bubones, bufones, bujarrones, caballones, cabrones, cagajones, cagones, calzones, cascapiñones, cebollones, chicharrones, chilindrones, chirriones, chupones, comadrones, comilones, comodones, condones, costurones, cotillones, cotorrones, cuentones, culebrones, culones, cursilones, deshumanizaciones, destripaterrones, destrozones, enchirones, escobones, faldones, faltones, faraones, felaciones, felones, fisgones, flemones, follones, gañones, glotones, gorrones, guarrones, hampones, hipocritones, hurones, jaquetones, jetones, lambrones, lamparones, llorones, machacones, mamones, mangones, maricones, matones, melones, moscones, mugrones, murgones, nubarrones, opresiones, panzones, pasmones, pedorrones, pendejones, pendones, poluciones, pringones, pulgones, putones, quemazones, quitapones, rabiones, rabones, ramplones, ratones, reculones, resacones, retrogradaciones, sabañones, señorones, simplones, sofocones, soplones, tampones, tetones, tiburones, tostones, tragones, trincapiñones, tripones, vejaciones, vinagrones, zampones, zapatones, zarrapastrones, zorrones, zumbones.
    Y todavía quedan muchas en el tintero que no las pongo por no aburrir a la peña.

  4. Que triste me puse al leer un articulo de Alfonso guerra sacando al doberman para dar miedo, decía de la complicidad de populismo extremos de ambos lados y las cloacas del estado conspirando contra la monarquía. Nunca me podía imaginar tales palabras de su persona.
    Una vez me emocioné escuchandole recitar la nana de la cebolla de mi paisano Miguel Hernández.
    ya no te pido si no que te suplico, recites a otro, este es poeta del pueblo y pastor. Murió íntegro en sus ideales.

    • Menudo ejemplo que pones, mira que hay tipos corruPPtos en españistan, pues el que dices estará en el podium seguramente, al lado del que defiende, por supuesto.

  5. Y sin embargo…
    Para tratar de constituir la “República española de Cataluña” antes habría que disolver las Cortes en España para legitimar la internacionalidad sin fracturas en el derecho. Pero lo ilegal de esta pretensión es un hecho al OBLITERAR las normas constitucionales que amparan la autodeterminación legitimada internacionalmente de los ciudadanos del Estado español y el marco de decisión para todos sobre este pilar fundamental de su sociedad democrática y moderna u otros derechos.
    No puede un Presidente de Comunidad Autónoma (según las funciones otorgadas en su cargo) pedir al Presidente del Gobierno que DEJE DE SER ESPAÑOL previamente a la constitución de una República “ad hoc” sin que él mismo pueda participarse en un referéndum con el resto de los españoles… Un cargo público no puede tampoco albergar tal dictado como un MANTRA en discurso público a Europa contra ninguno de los compatriotas españoles que en cada lugar de nuestra patria democrática nacen libres para decidir en sufragio legítimo.
    No puede hablarse de independentismo desde una Sede institucional si no es amparando el INDEPENTENTISMO LEGAL que es el español. Como unidad territorial frente a Francia, Alemania, EEUU… o el INDEPENDENTISMO LEGAL de nuestros poderes públicos. Sí; los jueces son INDEPENDENTISTAS LEGALMENTE ya que defienden la independencia del Poder Judicial. Cualquier intento de independentismo ILEGAL debe ser entendido con propósito sedicioso y perjuro de un cargo público ocupado en IMPOSTURA.
    Solo sirve el debate para mejorar las instituciones, para entendernos sin tratar de destruirnos.
    Un abrazo y mi agradecimiento sincero por su defensa a la libertad de expresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − cinco =