No me gusta este tiempo de retóricas interesadas que todo lo confunden y dilapidan en interés de algunos. Sólo hay que escuchar la voz de algunos líderes más afanados en aumentar sus gastos de defensa, que en propiciar el derecho a la salud universal como algo innegociable o que las buenas prácticas de acogida e integración entre humanos sea algo más que un buen propósito. Es tiempo de realidades, de acciones concretas, de reacciones contundentes frente a tantas desorientaciones y mentiras. Por eso, que una escuela en el centro de Argentina haya abierto sus puertas a los estudiantes sirios que llegaron al país sudamericano tras escapar de la guerra que desde hace más de siete años asola su país, es una gran noticia, que merece expandirse y celebrarla. Este es el cauce a referenciar, el pulso a imitar, o si quieren la respuesta a repetir: acoger sin más, resguardar en todo momento, suscitar encuentros y reencontrarse. En efecto, precisamente, en una de las llamadas “Escuelas Generativas”, establecidas por el gobierno argentino de la provincia de San Luis y que están alineadas con objetivos de las Naciones Unidas al incentivar una educación innovadora, inclusiva y de calidad, nos consta que se cultiva vivamente la tolerancia y el respeto día a día. Y esto, sin duda, es saludable para todos, ya que nos ayudará a vernos con otros ojos más comprensivos, lo que favorecerá la cultura del hermanamiento y de la unidad. Ojalá se imiten estas actitudes.

Sea como fuere, a mi juicio, aún no hemos aprendido a conjugar el poético verbo amar, en todos los tiempos y para todas las edades, y hoy más que nunca lo necesitamos practicar para reconducir nuestro propio sentido humanitario, para con nosotros mismos y los que caminan a nuestro lado. Uno vive del donarse y del acogerse. Acá es donde se anida todo. En consecuencia, nos urge entendernos, saber tender la mano, y ponernos a trabajar en favor de los emigrantes y refugiados, primero para salvar sus vidas y luego para proteger sus derechos, compartiendo esta responsabilidad a nivel global; sin eludir que la crueldad del desarraigo es algo tremendo. Ciertamente, es una manera de morir en vida. Toda la especie, por tanto, estamos llamados a aligerar la carga de la dureza del exilio, a poner nuestra mirada más allá de nosotros mismos, y ver que nos necesitamos todos para poder armonizar los caminos del mundo. Esta es la cuestión, y este proceso ha de incluir en su primer nivel más corazón que coraza, puesto que todos formamos parte innata de esa única familia humana, con la que hemos de armonizar el más sublime de los poemas. Al fin y al cabo, somos ese verbo que nada dice sin ser fusionado en todos los pronombres, pues es el conjunto de nuestras humildades lo que adjetiva la emoción por vivir y por templar las atmósferas de sueños.

Indudablemente, el mejor de los ensueños es transitar por los caminos de la autenticidad. Esto es lo que nos acerca y nos hace mejores ciudadanos. El momento actual, para desgracia de todos, es de una crueldad sin límites, ha desaparecido la alegría de vivir en las personas, en parte por ese alejamiento entre semejantes, que nos vuelve más infelices que nunca. Hay que combatir el desarraigo y la pérdida de la identidad de cada cual, dignificar a todos ser humano, sin obviar que hemos de reconducirnos en la unidad de la que formamos un indiviso, que es lo que realmente nos concilia y reconcilia nuestra propia existencia mundana. De ahí que no me sirvan las oratorias normativas del más fuerte, donde el poderoso devora al más débil y lo inutiliza para siempre, estas son políticas egoístas, y lo que nos hacen falta son políticas universalmente humanísticas, que nos encaminen a un diálogo sincero del corazón, más que del cuerpo a cuerpo. Aún hoy, con más frecuencia de la debida, Naciones Unidas suele informar de una amplia gama de violaciones de los derechos humanos, que incluyen ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones arbitrarias y violaciones del derecho a la libertad de expresión de las personas, además de campañas de incitación al odio y la difamación, lo que nos exige un acuerdo global de convivencia y respeto, de construcción verdadera con referentes de verdad y amor. En suma, que el requerimiento pasa por cimentar esa oda imprescindible, donde todos podamos sentirnos hermanados con el melódico ritmo de la consideración, y bajo esta trascendencia solidaria poder rescatar la verdadera vida del verso, del que fuimos parte y al que hemos de volver, más pronto que tarde.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPablo Casado admite que le gustaría contar con Soraya y Cospedal en su equipo
Artículo siguienteEuropa mas global
Tiene varios libros publicados, sobre: poesía ( el último: POEMA A TIEMPO COMPLETO), biografía (Raíces Granadinas)y otros de ensayo y cuentos diversos. Colabora con asiduidad en diversos medios de comunicación de Europa, América Latina, y también del territorio español. Lo ha hecho en la revista Cuadernos para el Diálogo y revista Cambio 16. Implicado en diversos temas sociales. Ha llevado a cabo en la prisión provincial de Granada un taller de reinserción social , titulado de “los sueños a la vida”, durante tres años. También ha estado en Proyecto Hombre Granada. En la actualidad lleva a cabo la coordinación de una Escuela de Padres en Granada capital. Es licenciado en Derecho y Profesor de EGB.

1 Comentario

  1. ¿”Propiciar el derecho a la salud universal como algo innegociable”? ¿Los españoles, solos y por nuestra cuenta? A ver, caballero: una cosa es el derecho a la sanidad pública de todos los españoles y otra muy distinta es que paguemos de nuestro bolsillo la sanidad de todo el que quiera venir a España. No podríamos hacerlo ni aunque lo hicieran los demás países so pena de volver a subir impuestos cada mes para ir pagando las facturas. Dedíquese usted a exigir a los países desarrollados que ricos que den cobertura sanitaria a sus ciudadanos en lugar de pedir que nosotros paguemos la de todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + dieciseis =