A las 09:47 horas, Mariano Rajoy ha llegado a su cita ante el juez en su coche oficial. Esta vez ni el plasma ni su condición como Presidente del Gobierno han evitado que el líder del Partido Popular tenga que rendir declaración como testigo por el ‘caso Gürtel’ que salpica directamente a su partido, el PP, y a su figura pública. Eso sí, Rajoy ha accedido al Tribunal por el garaje para evitar hacer un breve recorrido antes de entrar a la sede de la Audiencia Nacional.

Desde primera hora de la mañana, los alrededores de los juzgados de San Fernando de Henares han acogido a un colectivo de manifestantes que esperaban la llegada del líder del Partido Popular con gritos de: “Mariano sé fuerte”, “chorizo” o “sinvergüenza”; y cánticos como: “Este presidente es un delincuente”.

Rajoy, que ha accedido por el garaje para evitar ser fotografiado por la prensa, ha sido recibido en el hall por el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, minutos antes de rendir su declaración por la mayor trama de corrupción en la que se encuentra sumergida el PP. Una declaración trascendental teniendo en cuenta que es la primera vez que un presidente del Gobierno declara en un juicio mientras sigue en el cargo.

A diferencia del resto de testigos, Mariano Rajoy, ha testificado desde el estrado, tal y como han decidido los jueces. De esta manera, el presidente del Gobierno ha estado sentado al lado de los abogados defensores, a la derecha del tribunal del caso Gürtel, y a la misma altura que todos ellos; evitando así hacerlo delante del banquillo de los 37 acusados como lo han hecho el resto de testigos. El motivo no ha sido otro que preservar su imagen institucional como presidente del Gobierno.

Curiosamente, Bárcenas ha decidido en el último momento no acceder al interrogatorio.

Una decisión que no ha dudado en criticar el representante de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), Mariano Benítez de Lugo, al considerarla “un privilegio indebido que no debería haberse otorgado, porque no comparece como presidente del Gobierno sino como ciudadano español”.

El interrogatorio ha iniciado con las preguntas de Benítez de Lugo sobre si recordaba el organigrama de su partido, a lo que Rajoy ha respondido: “Lo recuerdo perfectamente” y ha apuntado que “en aquella época los vicepresidentes no ejercíamos de facto nuestra función. La ejercía el secretario general”. Aunque Rajoy parece no lo recordarlo: “no puedo afirmarlo con seguridad al 100%”.

Bárcenas ha sido el gran ausente en la declaración

También ha recordado a la perfección las campañas que dirigió él mismo: “Dirigí la campaña electoral de las elecciones europeas de 1994, las municipales de 1995 y las generales de 1996 y 2000”. Sin embargo, a pesar de que Rajoy ha ratificado que existe “una separación nítida de la parte política de la parte económica” Rajoy ha negado que el director de campaña conociese el presupuesto económico a pesar de que formaba parte del comité ejecutivo. “El responsable económico responde al comité ejecutivo. Y yo estaba en el comité ejecutivo”. Eso sí, no era conocedor de una posible ‘caja b’, pues ha asegurado que “nunca me he ocupado de nada relacionado con la contabilidad. Mis responsabilidades son políticas”. “Lo único que me importaba es que los informes del tribunal de cuentas fuesen positivos”, ha añadido.

Una afirmación al a que se ha aferrado con fuerza para contestar a las posibles donaciones que pudo haber recibido el PP. Nunca me he encargado de nada de la contabilidad”, se ha limitado a decir. Acerca de las obras en Génova, Rajoy ha asegurado que aunque “Sí que vi las obras en Génova desconozco cómo se pagaron, porque no llevaba ningún aspecto económico”, ha reiterado.

A la pregunta sobre si recibió sobres, Mariano Rajoy ha contestado que ese razonamiento no era muy brillante”. A la pregunta sobre los rumores acerca de posibles cobros de sobresueldos, así como donaciones de Villar Mir, Rajoy ha querido mostrarse contundente: “Son absolutamente falsos”. Y ha explicado: “Cobrábamos un sueldo de diputado y algunos teníamos un complemento que declarábamos a Hacienda”. Pero cuando formaron parte del gobierno “dejamos de cobrarla porque no se podía”.

El presidente del gobierno también se ha referido a la reunión que mantuvo con Barcenas, que por cierto a última hora ha decidido no acudir a los juzgados de San Fernando de Henares. Rajoy ha rememorado parte de aquella reunión con el extesorero. “En los últimos 30 segundos de su despedida del partido, planteó tener una sala donde poner sus documentos y si se le podía dejar el coche del partido. Nos pareció razonable hacerlo”. Y ha recalcado que “nunca tuve ninguna queja sobre la labor de de Bárcenas mientras fue tesorero, ni de Lapuerta”.

Aunque el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, no ha permitido que el abogado de Adade, Benítez de Lugo, terminarse de preguntar al presidente sobre la grabación en la que Francisco Correa había llevado a Luís Bárcenas 1.000 millones de pesetas al domicilio de éste último y a la sede popular, pues según el propio Hurtado, “son preguntas que no nos conducen a nada”. Aún así, Rajoy ha contestado a la misma “Desconozco las actividades económicas del señor Correa porque no me encargaba de nada relacionado con los aspectos económicos Además ha asegurado que “no le conocía”. Como tampoco dijo conocer al Bigotes: “Le vi en algunos actos públicos”, pero “saber exactamente cuando es imposible”.

De Lugo ha insistido en si conocía que Correa recaudaba comisiones por parte de empresarios al PP, Rajoy ha contestado con un simple “Jamás” antes de añadir que “No sé si se ha confundido de testigo, señor letrado. Está usted confundiendo su papel”. Contestación que le ha costado un nuevo reproche por parte del tribunal. Además, también ha sido preguntado por los papeles de Bárcenas, los cuales conoció “a través de los medios de comunicación”.

Todo lo que se refería a mi era absolutamente falso”, y ha admitido que “luego leí en la prensa que algunos de aquellos traspasos de fondos se habían producido, y me pareció honesto decir que algunas informaciones podrían ser ciertas”.

Seguidamente tomó la palabra el abogado del PSPV, Virgilio Latorre, quien le ha preguntado si conoce cual era la agencia de viajes del PP antes y ahora como presidente. “No tengo la más remota idea”. Contestación idéntica cuando fue preguntado si sabía que Bárcenas tenía abierta una cuenta en Suiza.

Sin embargo, Mariano Rajoy explicó que contestó a los famosos mensajes de ‘Luís, sé fuerte’ porque “tengo la costumbre de responder. Eran mensajes en los que Bárcenas me mostraba sus dificultades. Estábamos en otro contexto temporal diferente al de ahora” y “podría haber utilizado esa frase u otra cualquier”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =