Nuestro corresponsal llegaba a Barcelona minutos antes de que el presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, anunciara la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la consiguiente destitución del Gobierno en pleno de la Generalitat. Pese a la tensión que se manifiesta a través de los medios de comunicación, de un bando y de otro, lo cierto es que la tranquilidad era absoluta y las ganas de volver a la normalidad de unos ciudadanos educados y acostumbrados a evitar la confrontación.

La ciudad de Barcelona estaba repletada de turistas que se apresuraban a subir a sus taxis. Edificios con banderas y carteles alusivos a la independencia, eran las únicas alusiones a un conflicto que pasaría desapercibido de otra forma a los miles de visitantes que aquel día acudieron a la ciudad condal.

A las dos de la tarde algunas personas sacaron sus cacerolas a la calle y se pronunciaron contra la activación del artículo 155 y la destitución del president Puigdemont.

A las cinco de la tarde comenzaba la manifestación en favor de “Los Jordis”, los presidentes de Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Poco más de 400.000 personas, según cifras más oficiales que reales, participaban en esta movilización de forma pacífica. Aunque mayoritariamente había independentistas, lo cierto es que también contó con la participación de quienes hubieran votado No al referéndum, pero creen en el derecho a decidir del pueblo catalán y de los que no habían acudido a votar, como afirmó el secretario general de UGT Catalunya, Camile Ros.

Una marea de banderas inundó los bares y restaurantes de toda Barcelona, haciendo visible el conflicto para todos los visitantes, pero en absoluta normalidad.

La peor parte se la están llevando los periodistas, lo mismo de medios catalanes o nacionales, que desayunan, comen, meriendan y cenan con este conflicto independentista, que tiene crispado a medio país.

Y así empezamos una semana en la que se va a aplicar el polémico artículo, mientras volveremos a estar en vilo, probablemente para nada una vez más, por si Puigdemont declara la independencia o decide convocar elecciones anticipadas, como le piden editoriales desde medios catalanes. Y Ciudadanos quiere elecciones ya porque le beneficia, y el PP no, porque le perjudica, y el PSOE que sí, que lo que diga el Gobierno.

El conseller de Presidència de la Generalitat, Jordi Turull, ha asegurado que la convocatoria de elecciones autonómicas por parte del president “no está sobre la mesa”, con lo que ha descartado esta posibilidad entre las dos opciones que se plantean ante la aprobación de las medidas que se llevarán a cabo en Cataluña en el marco del artículo 155 de la Constitución. El conseller ha justificado que “ya nos hemos contado muchas veces” y que aún sigue vigente el mandado de los ciudadano de Cataluña por lo que “esta semana será de decisiones”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¿Qué hace el logo de La Caja en el carnet de socio de Òdium? https://www.dolcacatalunya.com​/2017​/10​/logo-la-caixa-carnet-socio-omnium-chiringuito-separatista-jordi-cuixart​/ El cambio de domicilio social es una engañifa para incautos porque el dinero de los fondos y pp “espejos” o no sigue financiando a la desleal Generalidad secesionista pues sus bonos acaban repartidos en la composición de estos. Por otro lado cambio domicilio social es nada mientras no cambien el fiscal. No se dejen engañar por la Caja y sus cuentas espejos, envíen dinero a cualquier otro banco hay que seguir presionando. En todo caso ¿son sensatos con el porvenir de sus hijos los padres y madres que mantienen sus saldos en La Caja?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 3 =