Un depósito algo considerable de agua, detenida en el terreno, de forma natural o artificial. Esa es la definición de charca. Ese agua, que en principio y según su cantidad, es apta para albergar algunas formas de vida, poco a poco pierde su oxigenación, se va evaporando y termina por desaparecer, llevándose así a los organismos que allí habiten. Si es artificial, la charca será debidamente repuesta con algo de agua cada vez; si natural, será la lluvia la que, con suerte, reponga sus existencias.

Andalucía, una de las regiones que contaban con más posibilidades de deslumbrar económica y socialmente a Europa al inicio del Estado de las Autonomías y del proyecto de integración europea, es hoy una de las regiones más pobres del continente, cola de la que nunca ha salido, declarada recientemente además por las instituciones comunitarias como en vías de desarrollo.

Una tasa de paro estructural de las más altas de la UE, especialmente juvenil; enormes bolsas de trabajo precario, estacional y temporal, entre los/as afortunados que tienen trabajo; sectores productivos dependientes en exceso de fluctuaciones e intervenciones externas, o de la intervención de la administración pública; ausencia de innovación aplicada al desarrollo endógeno de nuestros recursos; un mercado de trabajo estancado y poco competitivo, donde los mejores perfiles, si no conocen a la persona adecuada, o están en el sitio y momento justo, o se ven abocados a emigrar; una de las tasas más altas de Europa de población en el umbral de pobreza o directamente en la exclusión social; y un sistema universitario que, a pesar de los ingentes esfuerzos de profesores e investigadores, no está acoplado ni encuentra las facilidades necesarias como para que se engrane de forma exitosa con nuestros sectores productivos, los que son, y los que deberían ser.

Este estado de cosas hace que nuestra sociedad semeje el estado de aquella charca; acotada artificialmente, difícilmente habitable, y respirable a duras penas, que espera como maná cualquier aumento presupuestario en tal o cuál línea de actuación inversora, cualquier plan de empleo, social o de capacitación, que quite el agobio existencial de las riadas de desempleados/as que habitan nuestros pueblos y ciudades, aunque sea por unos meses; una subvención para iniciar alguna actividad económica; una subvención, o la intervención de la administración, para mantener esa actividad (como los propios medios de comunicación, muchos de los cuales no podrían tenerse en pie sin los contratos, o convenios, de las administraciones)… Y así todo.

¿Hay salida para esta Andalucía en la que el agua se seca, cada vez hay menos oxígeno, se han perdido tantas oportunidades y no ha cuajado ninguna de las “modernizaciones” que nos iban a poner al frente de Europa? ¿Y las espuertas de dinero que entraron desde Bruselas? ¿Y toda nuestra creatividad, esfuerzo, saber hacer y milenaria sabiduría? Andalucía es esa charca.

Y tengo la sensación, no peyorativa, sino casi descriptiva dado el enquistamiento natural que produce el estancamiento en el poder durante tanto tiempo, de que Andalucía es esa charca por el resultado del binomio de un PSOE-A adicto al poder + el poder en sí materializado en la Junta de Andalucía, y de que ese PSOE-A, para perpetuarse al frente de la institución, ha cerrado lazos con las líneas más inmovilistas, conservadoras y hasta elitistas de la sociedad andaluza.

Por no moverse, aquí no se mueve ni Queipo de Llano, a pesar de que además de la estatal, Andalucía tiene su propio desarrollo normativo sobre memoria histórica, y por lo tanto descritos los procedimientos para poder actuar al respecto.

La institución, a su vez, parece estar moldeada más a imagen y semejanza de las necesidades del partido que la ha presidido siempre, y a su forma de entender la política, y al papel omnipresente de las instituciones, y a su relación tutelar con la sociedad, más que a las necesidades del pueblo y la sociedad andaluces: desarrollarse, emanciparse, salir de la pobreza, tener esperanza de progreso individual y colectivo, y respirar fuera de la charca, dejar de tener miedo a caer, no mendigar más un trabajo, no tener que cabildear lastimosamente una ayuda…

Andalucía es una charca y además es una charca artificial en la que, convenientemente y cada cierto tiempo, se abre un poco la válvula del agua para calmar la sed y el hambre de los que son más pero tienen menos, no se vayan a levantar, precisamente de los mismos que tienen acotada ese agua de forma bien cerrada, estancada y siempre a mano, no vaya a ser que en ella entre de repente demasiada corriente, o, mucho más dramático, se seque del todo y ya no haya de dónde beber.

Hay salida. La salida es que las opciones de progreso, que saben de esta necesidad urgente de cambio estructural en Andalucía, se hagan fuertes en sus respectivos partidos, militen donde militen, incluido dentro del PSOE-A, y reivindiquen la necesidad no de renovar, sino de transformar radicalmente nuestras formas de organizarnos, entender nuestro lugar en el mundo, hacer funcionar las administraciones… Una nueva cultura, social y política para relacionarnos y gobernarnos como sociedad.

Los actores no son tan importantes como las concreciones y medidas y políticas concretas, y perfectamente el actual Gobierno, como el venidero, podría conformarse en torno a un contenido mínimo de progreso, de inicio de transformación: que tal y como ha ocurrido en España, los dignos y posibles, que trabajan por la mejora de las condiciones de vida de la mayoría social andaluza, se entiendan y pongan de acuerdo, y den la espalda y esquinen a las opciones, y a las políticas, más conservadoras a las que tanto tiende el poder establecido.

La salida es la dignidad, un acuerdo desde la izquierda, para poder establecer un #AcuerdoDeProgreso que contraponga a la #ConjuraDeLoQuieto que supone la actual alianza y enroque con ‘C´s’.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Lo del PSOE en Andalucia es ya de desverguenza total.Para colmo en los ultimos años tiene una presidenta mas de derechas que la propia derecha,una presidenta de Triana con mentalidad conservadora que se llama socialista y que de socialista tiene bien poco.El PSOE en Andalucia lleva gobernando casi 40 años y es la comunidad que menos invierte por habitante en sanidad y de las que casi menos invierte en educacion,eso si,tiene su television,Canal Sur,con varias cadenas,que manipula a la poblacion a base de corridas de toros,sevillanas,fiestas pueblerinas y procesiones aunque despues tienen la cara dura de decir que la television catalana adoctrina..hay que tener cara dura!!.
    Andalucia jamas,nunca en su historia,tuvo ni tendra salida con gobiernos de derecha ni con gobiernos que se llaman de izquierda pero hacen politicas de derechas como el PSOE.

  2. Hay una Andalucía líder mundial en sus industrias. Escupir mierda lo hace cualquiera.

    P.D. Turismo e invernaderos.

  3. También hay una Andalucía que quiere que haya cambio de gobierno, pero no tiene el suficiente estomago como para tragar con el corrupto necio de Arenas, o el niñato pijo de Moreno.

    En el PP Gallego o Castellano no quieren líderes Andaluces competentes que les hagan sombras. Mucho miedo a Andalucía y su liderazgo.

  4. Andalucía también es un magnífico vivero de guardiaciviles. Que bonitas las imágenes de los onubenses despidiendo a los gladiadores al grito de «a por ellos» !!!

  5. Es muy fácil opinar. A los españoles se nos da muy bien enseñar soluciones a los demás. Dicho esto para enviar un aviso de mi ignorancia sobre el asunto, me permito dar mi opinión. Creo que ningún país, ni región, ni ayuntamiento debería tener un mismo gobierno durante 40 años. Los niveles de clientelismo, corrupción institucionalizada e inmovilismo provocan que los políticos no se ocupen de la gente sino de conservar su puesto. La población solo querrá que les mantengan sus “privilegios”, si por eso podemos entender PER, incapacidades permanentes, etc. Lo oque no se dan cuenta unos y otros es que de esa forma de actuar están condenando a su región y a sus descendientes a una situación parecida, o quizá si se dan cuenta y les da lo mismo. Nunca nada es gratis, y el dinero no cae del cielo. Todo tiene un precio y en Andalucía es el subdesarrollo crónico. Que tampoco les va tan mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − diez =