Foto: Agustín Millán.

La plataforma SalvaPeironcely10 ha reivindicado este sábado que la casa que fotografió Capa durante la guerra civil, sea protegida y se convierta en un lugar para reivindicar la memoria histórica, a la vez que lo vecinos, que mal viven en el inmueble, sean realojados en viviendas dignas.

La mítica casa de Peironcely 10, se ha convertido en un icono de la guerra civil a través de la cámara de Robert Capa. La plataforma SalvaPeironcely10 ha reivindicado en la voz de Ian Gibson, que se declare bien de interés patrimonial como solicitaba la Fundación Anastasio de Gracia-FITEL, (AGFITEL).

Foto original de Robert Capa

SalvaPeironcely 10 es un hermoso proyecto cultural y solidario tejido con los valores de la generosidad, el respeto a la historia y la defensa del derecho a una vivienda digna. Una iniciativa nacida de la sociedad civil, construida con la suma de voluntades a lo largo y ancho del planeta, desde Nueva York a Berlín, pasando por Paris, Barcelona, Ginebra o Guernika.

El Ayuntamiento de Madrid, a través de la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, ha dado un gran paso para proteger este lugar al adoptar el acuerdo de incluirlo en el Catálogo de Bienes y Espacio Protegidos y expropiarlo. Félix González director de la AGFITEL ha celebrado esta decisión “que agradecemos y aplaudimos”.

Foto Agustín Millán

Félix González director de la AGFITEL ha exigido “resolver el futuro de sus actuales inquilinos, que a día de hoy es del todo incierto”.

Solo falta que la Comunidad de Madrid acepte declarar Bien de Interés Patrimonial a Peironcely 10, que de esta forma quedaría asegurada definitivamente la protección de este lugar y se le otorgaría la categoría que merece como parte del patrimonio español.

El historiador e hispanista, Ian Gibson, en declaraciones a Diario 16, antes de leer el manifiesto de la plataforma SalvaPeironcely10, ha afirmado que “para mí es un honor poder estar aquí, para reivindicar la salvación de esta casa fotografiada por Robert Capa, una de las fotos más famosas de la guerra civil”.

Respecto a la actuación del Ayuntamiento de Madrid, Ian Gibson, ha afirmado que
“rectificar es de sabios”, y en las futuras acciones del Ayuntamiento con respecto a esta casa, “puedan apreciar el valor de este sitio”.

Para Ian Gibson, en declaraciones a Diario 16, ha reivindicado que “salvemos esta casa”, sobre todo porque es la imagen mundial que sacó Robert Capa de este edificio, con dos niños hablando delante de la puerta, donde se ven las marcas de los bombardeos de la Guerra. Para Gibson, “es una fotografía icónica”.

Ian Gibson, ha leído una carta dirigida a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, escrita por la plataforma Peironcely 10, en la que han querido “solicitarle, enérgicamente, que proteja de manera urgente el edificio”.

Un Ian Gibson emocionado, en la lectura del manifiesto ha denunciado que la responsable del departamento de Patrimonio, Paloma Sobrini, “ha preferido ignorar” la solicitud de protección, “utilizando dos argumentos a nuestro juicio insostenibles”.

El primero de sus razonamientos sentencia que este edificio es una «infravivienda». Se trata de una vergonzosa obviedad que para nada pone en tela de juicio la indudable significación histórica del inmueble.

El dueño actual de Peironcely 10 mantiene la casa en un estado de conservación lamentable, “sometiendo a sus inquilinos a unas condiciones de vida infrahumanas”. Esta injusta situación que los servicios sociales no resuelven, “no debe servir de excusa para anular el valor de este lugar como referencia histórica de los hechos que aquí sucedieron y que lo convirtieron en un icono del horror de la guerra y de la vulnerabilidad de la infancia” ha reivindicado en su lectura Ian Gibson.

Con la intención de restar valor a la famosísima fotografía que aquí sacó Robert Capa, la responsable de Patrimonio afirma que los niños protagonistas de la misma eran «figurantes». Para la plataforma Peironcely 10 y para el hispanista, “se trata de una aseveración sin base histórica alguna”.

Dice la ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid que “serán Bienes de Interés Patrimonial (BIP) aquellos que sin tener valor excepcional, posean una especial significación histórica”. Este es el caso claro y patente del edificio de Peironcely 10,

Ian Gibson terminó su lectura haciendo un llamado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, “todavía está usted a tiempo de enmendar el error de la Dirección General de Patrimonio; está a tiempo de otorgar a este lugar la protección que merece, acorde con su reconocimiento internacional; está a tiempo de dignificar la situación de los que hoy viven aquí; está a tiempo de aportar su granito de arena para que recuperemos un entorno degradado de la ciudad de Madrid; está a tiempo de rescatar este conmovedor rincón olvidado de la memoria de Europa”.

Un rincón olvidado de la memoria de Europa”

Cristina Uquilla vecina del mítico edificio reivindico el lugar como un rincón olvidado de la memoria de Europa.

La vecina comenzó su alegato por una vivienda digna con una frase histórica: “Hace más de 80 años, cuatro niños sin nombre se sentaron a jugar a la puerta de esta casa. Robert Capa inmortalizó aquel instante con su cámara. Y aquella fotografía traspasó fronteras y removió las conciencias de medio mundo”.

Hoy en este rincón olvidado de la memoria de Europa, viven otros niños. “Nuestros hijos. Niños que tienen nombre; Niños al borde del desahucio; niños que conviven entre ratas, ciempiés y cucarachas; niños que enferman continuamente en invierno, bajo el frío, entre humedades y goteras; niños que viven hacinados, donde resulta muy difícil poder estudiar; niños que, como aquellos anónimos protagonistas de la imagen de Capa, son víctimas inocentes de esa barbarie que aún continúa” ha relatado Cristina Uquilla la vecina de Peironcely 10, con la voz entrecortada por la emoción.

La metralla que nos doblega no es la de las bombas

Hoy la metralla que nos doblega no es la e las bombas, pero su impacto cala más profundo en nuestra piel, sin apenas dejar huella en su superficie, nos recuerda la vecina.

En su lectura, Cristina Uquilla, ha denunciado la precariedad y la desigualdad, como “la metralla del paro, de la precariedad laboral, de los recortes sociales, de la especulación inmobiliaria, de la usura de propietarios como el de este edificio, que exprime sin escrúpulos nuestra escasa economía a cambio de una infravivienda”.

La vecina de Peironcely 10, denuncia que la concejala de Equidad y Asuntos Sociales “afirmaba esta semana que los que aquí vivimos no somos un asunto de emergencia social para el municipio”, y en contradicción con estás afirmaciones, desde la Comunidad de Madrid llevan meses afirmando que viven en una infravivienda. “Unos y otros juegan con las palabras para no asumir sus responsabilidades”, denuncia Cristina Uquilla.

Por último Cristina Uquilla ha reivindicado una vivienda digna para sus hijos.

Paquita Sauquillo, presidenta del Comisionado de la Memoria Histórica en el ayuntamiento de Madrid, en declaraciones a Diario 16, ha afirmado que es importante “que recuperemos todos los hechos que han sido históricos durante la Guerra Civil y durante la República”. Para Sauquillo es importante que este edificio sea un centro documental de lo que fue la guerra en Vallecas.

Para Paquita Sauquillo, la memoria histórica es importante “para que seamos capaces de recordar y evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos”.

El secretario general de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo, en declaraciones a Diario 16, ha reivindicado la protección de esta casa y la reubicación de sus inquilinos, para que puedan vivir en unas condiciones dignas. “Estamos en la casa de Peironcely 10 reivindicando esta casa histórica, y reclamando que se le dé una solución a los vecinos, tanto a las personas mayores como a los niños”, ha afirmado Reillo.

Cándido Méndez, ex secretario general de UGT, en declaraciones a Diario 16, ha reivindicado un doble objetivo el objetivo en el acto de la casa de Peironcely 10, “preservarla como un bien de interés patrimonial e histórico de la ciudad de Madrid y simultáneamente garantizar una vivienda digna a las personas que en la actualidad viven en esta edificación que tiene unas condiciones a mi juicio muy deficientes y que puedan vivir con un mínimo de dignidad”

Para Cándido Méndez, el acto histórico de ayer, reviste una gran importancia. La fotografía de Robert Capa, de la época de la Guerra, “refleja lo que significa la brutalidad de una guerra para una sociedad”, en este caso, la brutalidad de una rebelión en nuestro país en el año 1936.

Esta foto evidencia las negras bocas de la Guerra, se plasman los agujeros que la metralla de las bombas dejo en los muros, junto a la inocencia de los niños y niñas que están hablando sentados en la acera frente a esas paredes destrozadas por los proyectiles. Para Cándido Méndez es “el horror y la inocencia de la Guerra”.

Es de un simbolismo formidable que hay que preservar entre otras razones, para Cándido Méndez, “porque episodios como aquel nunca se deben de volver a repetir”.

La libertad, la democracia y la convivencia deben ser exponentes fundamentales en el comportamiento de los seres humanos. Para Cándido Méndez exsecretario general de UGT, la coyuntura que nos está tocando vivir, “lo que ha venido a hacer, es a resaltar el valor de la Constitución del año 1978”. Creo que en este sentido “los que nos autodenominamos progresistas, hemos tenido un cierto pudor que debíamos haber abandonado hace mucho tiempo, por utilizar una palabra tan hermosa como España”, a afirmado Cándido Méndez.

Félix González director de la fundación AGFITEL, ha leído las organizaciones integrantes de esta idea “en torno a la que nos hemos unido”: el Internacional Center of Photography de Nueva York, la Biblioteca del Pavello de la Republica de la Universidad de Barcelona, la revista francesa Regards, la Casa de Velázquez, la Asociación Vallecas Todo Cultura, el Goethe Institut, el Rosa Luxemburg Stiftung, la Fundación Cultura de Paz, Justicia y Paz, AMESDE, la Fundación Pablo Iglesias, Fotodoc, la Iglesia de San Carlos Borromeo, la editorial Sial Pigmalión, Gernika Gogoratuz, la Fundación Sindical 1º de Mayo, la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, la Fundación Francisco Largo Caballero, la plataforma de Vallecas por la Escuela Pública y la Fundación Anastasio de Gracia. Todas estas entidades comparten un único objetivo: Proteger este edificio como icono universal del horror de la guerra y lograr que quienes hoy viven aquí en una duras condiciones logren acceder a unas vivienda digna.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − 7 =