El centro penitenciario Archidona, en Málaga, que se habilitó como Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), no está cumpliendo con las condiciones necesarias para mantener un buen trato a los extranjeros que residen en la actualidad allí. Es por eso que el Defensor del Pueblo ha formulado una serie de deberes legales.

No se están respetando las reglas mínimas para la custodia de las personas internadas en un CIE

Según Fernández Marugán no se están respetando las reglas mínimas para la custodia de las personas internadas en un CIE: carencia de atención sanitaria suficiente, información de las normas del centro… Por ello se ha llamado la atención a la Dirección General de la Policía, ya que es la Unidad de Intervención Policial (UIP) la que está llevando la gestión directa del centro.

A pesar de que las instalaciones presentan mejores condiciones arquitectónicas que cualquiera de los CIE actualmente en funcionamiento, el Defensor tiene dudas sobre la idoneidad de su empleo para este fin, dado que las mismas habían sido designadas ya como centro penitenciario.

Otro punto a recordar es que los internos, en su mayoría argelinos, permanecen en el patio desde el desayuno hasta la cena (excepto para la comida) sin poder pasar al resto de zonas comunes, incluido los baños. Esta clara ausencia de horario y actividades no hace sino favorecer los incidentes entre los internos.

Esta deficiencia en los servicios ha provocado que el Defensor formule sugerencias como la sustitución de los miembros de la UIP por funcionarios policiales que suelan prestar servicios en los CIE, realizar un reconocimiento médico de todas las personas internadas, establecer un horario diario de actividades, garantizar que las visitas de familiares se realicen sin separación física por mamparas y en condiciones de privacidad, etc.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + trece =