La Calunnia (La calumnia), es un aria de las diferentes versiones de la ópera El barbero de Sevilla, del italiano Gioacchino Rossini. Fue estrenada el veinte de febrero de 1816 en el Teatro Argentina de Roma. Lo que nos sitúa prácticamente a 200 años del acontecimiento. Su libretista, Cesare Sterbini, escribió la letra de la obra a la que Rossini puso música y el aria puede escucharse en el primer acto, segundo cuadro. En el desarrollo de la obra, Don Basilio, el canónigo sevillano y conspirador por oficio, que se dedica también al profesorado de música de Rosina, pupila joven y casadera, recomienda al tutor de ésta, Don Bartolo, inventar alguna mentira, una calumnia, para perjudicar a aquel joven noble que la pretende, el conde Almaviva.

La calumnia es un vientecillo, una brisita muy gentil,

que imperceptible, sutil, ligeramente, suavemente,

 comienza, comienza a susurrar.

Bajo, bajo, a ras de tierra, en voz baja, sibilante,

va corriendo, va corriendo, va zumbando, va zumbando;

 en las orejas de la gente se introduce,

se introduce hábilmente y las cabezas y los cerebros,

y las cabezas y los cerebros hace aturdir y hace hinchar.

Una vez fuera de la boca el alboroto va creciendo,

toma fuerza poco a poco vuela ya de un lugar a otro;

parece un trueno, una tempestad que en medio del bosque

va silbando, atronando, y te hace de horror helar.

Al final se desborda y estalla, se propaga, se redobla

y produce una explosión, ¡como un disparo de cañón!

¡como un disparo de cañón!

Un terremoto, un temporal, un tumulto general

que hace agitar el aire.

Y el infeliz calumniado, envilecido, aplastado,

bajo el azote público podrá considerarse afortunado si muere.

En todos los tiempos y en todos los Estados, siempre se apeló a los calumniadores profesionales. Calumnia que algo queda, es su principio. Así, el domingo 8 de noviembre de 2015, se emitió un programa centrado en la prensa y su función “enfangadora”, en el “Salvados” de Jordi Évole. Entonces, junto con un Umberto Eco aún vivo explicándonos los mecanismos de “la máquina del fango”, volvió a dejar planteado el tema de la independencia del periodismo. En él programa, Julia Otero, con la elegancia que tienen los verdaderos profesionales, convino en que los medios se habían empeñado en un ataque directo a Podemos. A juzgar por lo que se observa de la respuesta del sistema financiero y empresarial en su presión mediática actual, no se equivocaba. Se hizo un repaso a una serie de notorias informaciones tergiversadas, incompletas o simplemente calumniosas. El presunto uso de instituciones del Estado como los informes de la UDEF, puede ser indicador de hasta que punto se proponen impedir toda posibilidad de que una opción tan incómoda como Podemos llegue a gobernar.

Ésta es una situación de dependencia que le ha causado un daño terrible a la credibilidad de los medios en el país

En relación a los medios, el reconocido Miguel Angel Aguilar, afirmó entonces que: “Ésta es una situación de dependencia que le ha causado un daño terrible a la credibilidad de los medios en el país”. Luego de lo cual lo “desvincularon” del País para, más tarde, convertirse en un exultante antipodemita.

La combinación de presiones financieras y políticas, como la publicidad institucional, de la que dependen la mayoría de los periódicos tradicionales, sumado a las advertencias más o menos veladas que salen desde los despachos gubernamentales, no hacen más que confirmar un estado de cosas alarmante. Desean mantenerse en el poder a cualquier costa. En la tarea, han logrado contar con la complicidad más o menos explícita del colectivo de cabezas editoriales. Eso no es demostración de calidad democrática. El propio New York Times lo advirtió en sus ediciones de entonces.

La brutal campaña contra la dirigencia fundadora de Podemos y el impulso de un partido como Ciudadanos, que ya lleva diez años, y no ha cosechado éxitos relevantes en Cataluña, deja al descubierto a medios y periodistas al servicio de la banca acreedora. Un artículo del diario.es, de antes del 20D, hizo un análisis de las votaciones que ha apoyado el “nuevo” partido de Albert Rivera. Lo recomiendo. Aunque, para confirmar esta afirmación, tenemos las últimas votaciones discrepantes en relación a sus compañeros de pacto para la frustrada investidura. Daría que pensar que, como ya escribí hace meses, crearon el “Podemos de derecha”. Arropado, por cierto, en sus propias encuestas. Es que, sin proponérselo, me hacen sentir simpatía por las víctimas de las calumnias. Mis razones tengo.

Antes de los #panamapapers, ya el HSCH, el de la lista de Falciani, adquirió notoriedad por estar tras operaciones de lavado de dinero. Este banco es uno de los accionistas de PRISA. Con el 20%. Los editores de La Vanguardia y La Razón, son a su vez vicepresidentes de CaixaBank y el Banco Sabadell, respectivamente, y no son los únicos. El grupo Planeta, Antena3, Onda Cero, el imperio Berlusconi, con su buque insignia Tele5 de Mediaset. Mucha elusión fiscal en paraísos. Muchas offshore company en las vergüenzas de algunos insignes patriotas que tararean con lágrimas él himno. Hay mucha gente que ha seguido saliendo implicada en las investigaciones por corrupción, tanto en España como en el exterior. Queda evidenciado que los precursores gurteles, bankias y Pujoles y la presteza en revelar sus presuntos delitos, son una expresión más de la podredumbre del sistema. Diferenciando entre denuncias y calumnias, intuyo que habrá más dossieres. Por eso prefieren decir todos al unísono:

Al final se desborda y estalla, se propaga, se redobla

y produce una explosión,

¡cómo un disparo de cañón! ¡cómo un disparo de cañón!

Un terremoto, un temporal, un tumulto general

qué hace agitar el aire.

Y el infeliz calumniado, envilecido, aplastado,

bajo el azote público podrá considerarse afortunado si muere.

En definitiva, se proponen desactivar la participación difundiendo la idea de que no será posible cambiar el estado de cosas en el que estamos. Toda esta gran operación tiene por objetivo promover la abstención. Sólo así lograrán la mayoría que necesitan para consumar su modelo.

¿Permitirás que logren su propósito de ensuciar para respaldar a sus opciones? No dejes que te roben la vida, ya que no tienes ya bienestar, y la sanidad la estás perdiendo junto a la educación de tus hijos, tus pensiones, y los derechos laborales y de expresión… al menos defiende tu dignidad.

Participa… Porque más allá de esa frontera, está la oscuridad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + dos =