La estrategia montada por sus defensores para conseguir la libertad de Luis Pineda y Miguel Bernard se ha derrumbado. Los abogados pensaban que, una vez resueltos los puntos más sensibles del Caso Ausbanc, los referidos a la extorsión, sería más fácil justificar que sus patrocinados no iban a sustraerse a la acción de la Justicia, y la alarma social había decrecido, los dos puntos en los que se basa el juez Santiago Pedraz para encarcelarlos. Ambos argumentos se han desmontado en el momento en el que se ha imputado a la abogada Virginia López Negrete, y, paralelamente, se han empezado a investigar la supuesta trama patrimonial en el exterior de los dos principales investigados de la causa.

A Virginia López Negrete, el juez Pedraz le va a preguntar por unas posibles cuentas en Panamá de sociedades off shore de su propiedad, aunque aparezcan codificadas. El titular del juzgado nº 1 de la Audiencia Nacional cree que ahí se van a encontrar cantidades de dinero procedentes de las extorsiones que llevaron a cabo los dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias, y que la abogada tiene en custodia.

A Miguel Bernard, que precisamente este fin de semana disfruta de un permiso hasta la medianoche del domingo para visitar a su madre que se encuentra gravemente enferma en Valladolid, se le investiga una cuenta en Suiza. En este asunto parece tener especial relevancia la identificación de la persona que en Manos Limpias se encargaba de la informática. Bernard no sabe manejarse en ese mundo, y tiene que delegar en terceros, según ha podido comprobar la UDEF. Durante un tiempo pudo ser la propia López Negrete la encargada cuando tenía despacho en la sede del sindicato en la madrileña calle de Ferraz. Según se ha podido saber de fuentes judiciales, dos de los imputados han decidido pactar con la Fiscalía y contar todo lo que saben, incluida la identidad de los que manejaban la informática de Bernard, fundamental para controlar su patrimonio en el exterior. De tal posibilidad se han hecho eco varios medios de comunicación pero Diario 16 está en condiciones de asegurar que si han surgido nuevas “gargantas profundas” en este caso, no están entre los imputados, sino que son antiguos trabajadores de Ausbanc y Manos Limpias.

La trama patrimonial de Luis Pineda en el exterior es de sobra conocida. Está cimentada bajo una red de delegaciones y empresas agrupadas en el epígrafe “Ausbanc Internacional”. Miami es una de las zonas donde se encuentran varios de estos elementos patrimoniales. El alcalde de la Ciudad goza de muy buenas relaciones con Luis Pineda. Hasta tal punto que Tomás Regalado fue invitado a España un mes antes de que estallara todo el asunto. Una de las publicaciones del grupo, Miami Empresarial, tiene su sede allí. Y el patrimonio acumulado está intacto ya que el juez Pedraz no ha solicitado, todavía, las comisiones rogatorias que le permitirían intervenir sus cuentas bancarias.

Luego están Ausbanc Colombia y Ausbanc Venezuela. Ambas tienen sus publicaciones: “Mercado de Dinero” y sus delegaciones también permanecen intactas. Sobre sus actividades se han contado algunas informaciones exageradas como la existencia de una cuenta a nombre de Luis Pineda con un saldo de 100 millones de dólares en Venezuela. Lo que sí es cierto es que las actividades de estas delegaciones han sido reducidas hasta la mínima expresión. Sobre su funcionamiento y estado actual tienen mucho que decir el adjunto a Luis Pineda, Ángel Garay, y la secretaria, del presidente de Ausbanc, Rosa Aparicio, que viajaba a esas zonas con “mucha frecuencia” en calidad de responsable de la gestión de esas delegaciones.

Además, en Londres, Pineda también tenía una delegación cuya actividad principal era la edición de Money Market.

Lo que se desconoce y es lo que quiere esclarecer el juez Pedraz, es el dinero que circula por esta red exterior. Se ha llegado a decir que los compromisos de gastos a los que tiene que hacer frente Ausbanc se están cumpliendo escrupulosamente gracias al dinero que se está repatriando procedentes de esta red exterior. Pero lo cierto es que este argumento carece de base desde el mismo momento en el que el responsable financiero, Alfonso Solé, manifiesta que “a duras penas se puede pagar algunas cosas de escasa entidad, como el material de oficina comprado y con pago aplazado, y poco más. Ni siquiera se ha podido hacer frente al abono de las indemnizaciones acordadas con los trabajadores despedidos, ni los honorarios de los colaboradores de los últimos meses de existencia de la asociación.

Pero lo que sí es seguro es que mientras la UDEF no esclarezca la trama exterior de Ausbanc y Manos Limpias, los principales implicados, Pineda y Bernard, seguirán recluidos en prisión. El juez Pedraz no está seguro de que si les pone en libertad, no se escapen, porque disponen de medios y cobertura para vivir en terceros países sustrayéndose, así, de la acción de la Justicia.

Y todo eso, según las fuentes judiciales consultadas por Ausbanc, puede durar de dos a tres meses. Todavía no está nada claro que Pineda y Bernard puedan comerse el turrón con sus familiares estas navidades.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 4 =