Nicolás Maduro ha vuelto a ganar en Venezuela, con casi seis millones de votos, con una participación del 46,01%, la más baja de la historia del país. Es la pírrica victoria de la oposición venezolana, que sin poder presentarse siquiera a la elección, pidió a los venezolanos que no participasen de unas votaciones, de las que ya han denunciado más de 350 irregularidades y han pedido por redes sociales que se repita todo el proceso.

Unas afirmaciones que contrastan con las de el ya presidente electo Nicolás Maduro, que gobernará Venezuela durante los próximos seis años, y que reivindicó el carácter histórico de la jornada asegurando que “la democracia es el camino y hoy se lo han demostrado al mundo”.

El presidente chavista convocó a los tres candidatos derrotados, junto a los líderes promotores de la abstención, a un diálogo para atender las diferencias y hacer frente a la crisis venezolana. “Los invito aquí y asumo la responsabilidad de este llamado”, pronunció desde el exterior del palacio de Miraflores mientras se daba un baño de masas.

Un proceso que no ha gustado nada a la oposición, y cuyo principal líder, Henri Falcón, ya ha pedido que se convoquen nuevas elecciones. Y consciente de las consecuencias, ha asegurado a través de las redes sociales que “este proceso no fue real” y asegurando también que lo afirmaba con “responsabilidad”, motivo por el cual “no voy a salir mañana del país”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 8 =