El hijo del expresidente del Gobierno José María Aznar es el hombre fuerte de Cerberus en España, un “fondo buitre” norteamericano, que en plena crisis entró en el mercado inmobiliario para haberse con las carteras de inmuebles que los bancos habían quitado a los desahuciados. En Madrid renunció a hacerse con vivienda pública cuando su madre era la alcaldesa. Hace un año creó la firma de servicios inmobiliarios Siroco, para controlar el mercado de gestión de fincas.

La semana pasada BBVA traspasaba el 80 por ciento de su negocio inmobiliario en España a Cerberus Capital Management. A la vez que su presidente, Francisco González, anunciará su salida de la presidencia del banco. El traspasado comprende los activos inmobiliarios, así como los empleados necesarios para la gestión de este negocio. Se estimaban la operación en unos 13.000 millones de euros.

En septiembre, el banco Santander acordó la venta al fondo norteamericano que dirige el hijo del expresidente popular Aznar, una cartera de 35.700 inmuebles, incluidos garajes y trasteros, por un importe aproximado de 1.535 millones de euros. La gestión quedó en manos de Haya Real Estate, empresa de gestión del crédito y activos inmobiliarios del grupo Cerberus.

Cerberus este mismo año adquirió la “práctica totalidad” de inmobiliaria de Banco Sabadell. Los activos objeto de la operación tienen un valor bruto contable conjunto aproximado de 9.100 millones de euros y un valor neto de 3.900 millones de euros. Está adquisición ha seguido el mismo patrón que en el caso de BBVA con Divarian. Se crea nueva sociedad participada por Cerberus (80% directa o indirectamente) y Banco Sabadell (20%). Solvia la inmobiliaria supuestamente solidaria, seguirá prestando en exclusiva los servicios de gestión integral de los activos inmobiliarios implicados en el acuerdo.

La compañía que dirige José María Aznar Jr. en España se hizo también con el negocio inmobiliario de Bankia. El único banco al que aún no le ha hincado el diente, es Bankinter. En Bankia, antigua Caja Madrid, gestiona los activos inmobiliarios desde septiembre 2013. El acuerdo fue renovado por este año para incluir los procedentes de BMN. El montante total de la operación rondó los 5.400 millones de euros, según la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri.

Ceberus gestiona activos inmobiliarios en España por valor de 40.159 millones. Haya Real Estate, controlada por Cerberus, ha repartido 107 millones en dividendos, unos 30 millones de euros anuales, 35 el año pasado.

Haya Real Estate se fundó en 2013 para dedicarse a administrar y adquir las bolsas de pisos que los bancos robaron gracias al Decreto de 8 de febrero de 1946, y reformada en 2015, por el que los deudores tenían que hacer frente a la deuda entera, a pesar de que el precio del piso en plena crisis hubiera caído a la mitad de su valor, cuando firmaron los papeles de compra. La pasada crisis del ladrillo fue la gran oportunidad de la familia Aznar, que aliada con los fondos buitre hizo negocio en España.

Ana Botella vendió 1.860 pisos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) al Ayuntamiento de Madrid a Blackstone. La operación, realizada en el verano de 2013 bajo su mandato, se cerró en 128,5 millones de euros. No fue casualidad que la empresa controlada por su hijo se retira de la compra.

Ceberus, a través de Haya Real Estate ha acumulado unas dividendos totales de 90 millones en dos años. En 2017 el beneficio neto consolidado subió de 31,3 a 32,5 millones.

José María Aznar Botella fichó por Haya en 2013 y desde entonces es miembro del consejo de administración. Los restantes componentes del consejo son el presidente Juan Hoyos Martínez de Irujo; el consejero delegado, Carlos Abad Rico; y los vocales, el banquero Francisco Luzón LópezManuel González CidCharlotte Insinger y Cees Maas.

La arquitectura societaria de Cerberus en España incluye la matriz Haya Real Estate. De ella dependen tres filiales, Mihabitans CarteraHaya Titulización y Haya Finance. Con 700 trabajadores y trabajadoras en plantilla. Haya es a su vez subsidiaria al 100% de la instrumental holandesa Promontoria Holding 62. El fondo buitre Cerberus posee el 100% del capital de Promontoria, pero en calidad de fiduciario -que depende del crédito o de la confianza- de otros inversores y fondos.

Cerberus planea sacar Haya en bolsa, su valor rondaría los 1.100 millones. La relación entre José María Aznar Botella y Cerberus prosperó en el año 2012, al poco de este de regresar de Nueva York para instalarse a vivir en Madrid. El hijo de Aznar decidió fundae la firma de asesoramiento financiero y corporativo Poniente Capital junto a su amigo y socio Borja Álvarez-Ossorio, que hasta entonces trabajaba como director general de la gestora de fondos Zhapir, filial de la consultora Aguirre Newman, también gestora de inmuebles en España.

El hijo del expresidente Aznar opera también, en el negocio de la gestión de servicios, con su propia empresa a través de Siroco Real Estate, firma fundada a principios del 2017 y que este año ha tomado el control de tres empresas de gestión y administración de fincas: Agefisa, Puerta de Atocha y Villafontana. Está empresa está   participada al 100% por Poniente Capital Ventures, plataforma de inversión del que es presidente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. el gobierno ayuntamientos y comunidades tiene que controlar estos fondos buitres.
    pueden hacer subir el precio de alquileres de viviendas en un barrio al maximo.
    acaparan la mayoria delos pisos pero solo sacan una pequeña parte para
    alquilar y vender ,el resto los mantienen fuera del mercado haciendo subir los precios a las nubes.
    al existir escasez.
    estos son los que hacen subir el precio . compran los pisos a precio de saldo a montones .
    madre e hijo tal para cual ,son una escoria impresentable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 5 =