A diferencia de la derecha, que sigue apoyando a su candidato Fillon, ganador de las primarias a pesar del escándalo sobre la contratación de su mujer e hijos y que sigue adelante con su campaña electoral, la izquierda, en particular el Partido Socialista, se ha visto sorprendida por la disidencia inesperada de un gran número de sus parlamentarios con el argumento de que no podían apoyar a un candidato, Hamon, que denuncia el programa político que han apoyado y aplaudido durante cinco años de gobierno socialista.

La brecha se ha abierto con el otro candidato socialista Emmanuel Macron, ex ministro de Economía e Industria del gobierno de Manuel Valls que ha visto la oportunidad de engrosar sus filas, colocándose en el centro político para reclutar también parte de la derecha.

Gran número de socialistas disiente del candidato Hamon por criticar el programa político de su partido en los últimos cinco años

Benoît Hamon, que acaba de convertirse en el candidato sorpresa de la izquierda, tiene difícil lograr la unanimidad en su familia política a pesar de conseguir más del 58% en las elecciones primarias. Unos resultados que desafían muchos socialistas bajo el pretexto de que la votación en las primarias estuvo abierta a todos los franceses de cualquier tendencia ideológica. Según los detractores de Hamon, ésto falsea el resultado obtenido por el ganador.

Aún así, Benoit Hamon se convertirá en el abanderado de la izquierda para las próximas elecciones presidenciales en Francia. Algo que ha sido certificado por François Hollande, quien recibió en el Elíseo al candidato para mostrarle su apoyo. Un soporte que se evidenció muy tímido. Sólo hay que ver la forma como presidente recibió a su eventual sucesor para convencerse.

Los críticos con Hamon ponen en duda su victoria en las primarias al estar abiertas a todos los franceses

La división de la izquierda se ve agravada con la candidatura en solitario del candidato de los verdes Yannick Jadot y la renuncia de Jean-Luc Mélenchon a presentarse a las primarias para encabezar la extrema izquierda. Mélenchon refuta este término y se define como representante de la izquierda.

Esta dispersión entre las filas de la izquierda es probable que afecte al partido socialista de tal manera que se duda de su presencia en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + uno =