Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), condenó el martes la aprobación por el Knesset israelí de un proyecto de ley para colocar barrios palestinos en Jerusalén bajo soberanía israelí. “Tal ley cambia severamente el estatus de Jerusalén y crea una exclusividad ilegal y extrajudicial israelí y judía sobre toda Jerusalén, una ciudad cuyo estatus sigue siendo el de corpus separatum según la Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La nueva ley se basa en una larga serie de leyes, propuestas y medidas racistas que revelan la intención de Israel de borrar la presencia palestina en Jerusalén, destruir la contigüidad territorial y la presencia demográfica de Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) e imponer de facto la solución de un Estado”, afirmó Ashrawi, quien agregó que sin “Jerusalén Este como la capital de Palestina, las posibilidades de paz se destruirán indefinidamente”.

La declaración de Ashrawi se produjo tras una reunión con la legisladora italiana Lia Quartapelle Procopio, quien estuvo acompañada por el cónsul general italiano Fabio Sokoloicz en la sede de la OLP en Ramallah, un encuentro en el que se informó a la delegación italiana sobre las medidas ilegales de Israel respecto de Jerusalén y su situación y realidad sobre el terreno, incluidas las medidas sraelíes de limpieza étnica y la ampliación de los asentamientos ilegales, la demolición de casas y la revocación de tarjetas de identificación de Jerusalén.

La reunión se centró en los últimos acontecimientos políticos y regionales, así como el papel de Europa y la comunidad internacional en vista del desdén total actual de la administración estadounidense por el derecho internacional y el multilateralismo y sus movimientos peligrosos que han socavado las posibilidades de paz.

La OLP ha instado a la comunidad internacional a formar una coalición de “personas dispuestas a la paz que emprendan acciones urgentes y efectivas con pasos concretos y específicos para responsabilizar a Israel por sus flagrantes violaciones del derecho internacional y garantizar la libertad y la soberanía de Palestina”.

Por su parte, el Gobierno del Reino de Jordania denunció el martes que el Knesset israelí ha aprobado un proyecto de ley que requiere una mayoría de dos tercios en la legislatura para renunciar a cualquier parte de Jerusalén bajo cualquier acuerdo de paz futuro.

El Ministro Portavoz del gobierno de Jordania, Mohammad Momani, dijo que Jerusalén Este es parte de los territorios ocupados en 1967 y que Jerusalén es un problema de estatus final que debe resolverse mediante negociaciones directas entre las dos partes de acuerdo con las leyes internacionales pertinentes.

Momani enfatizó que todas las medidas unilaterales que apuntan a imponer nuevas realidades sobre el terreno o alterar el estado de Jerusalén son nulas bajo el derecho internacional.

También advirtió sobre las peligrosas repercusiones de las últimas medidas israelíes, incluido el proyecto de ley de Jerusalén y la decisión del Likud de imponer la ley israelí sobre los asentamientos en Cisjordania, que, según subrayó, socavaría la solución de dos Estados.

Momani hizo hincapié en que el conflicto palestino-israelí solo puede resolverse a través de la solución de dos Estados; lo que garantiza el establecimiento de un Estado palestino independiente en las fronteras anteriores a 1967 con Jerusalén Este como su capital.

Todas estas provocaciones de Israel llevan hacia el camino de la confrontación con el pueblo Palestino, una provocación que cada vez se asemeja más a la situación que generó Ariel Sharon en la Explanada de las Mezquitas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 3 =