La policía Foral de Navarra ha detenido a un hombre de 29 años, en Burlada (Navarra) tras introducirse sigilosamente en la casa de su pareja y encerrarla en una estancia de la vivienda. Después de liberarse del encierro, la mujer, se trasladó a la comisaria y denunció los hechos.

La víctima denunció los hechos en la comisaría de la Policía Foral de Navarra y relató a los agentes distintos episodios de insultos, vejaciones y amenazas, además de violencia física y agresiones sexuales sin su consentimiento. Al parecer, el detenido habría encerrado a la víctima en su habitación, bajo un candado para que no pudiese salir hasta que él volviera del trabajo.

La víctima solicitó presencia policial a través del teléfono 112 e informó a la patrulla movilizada que venía sufriendo maltrato psíquico y físico desde hacía años. Al parecer tenía hematomas claramente visibles por haber sufrido violencia física.

Según fuentes policiales el detenido poseía múltiples antecedentes relacionados con “violencia machista”. Las mismas fuentes aseguran que la víctima no le había denunciado previamente, o por lo menos “no ante la Policía Foral”.

La detención se produjo sin problemas aparentes. El detenido no presentó resistencia ni intentó autolesionarse. El joven, de origen ecuatoriano, poseía numerosos antecedentes policiales a sus espaldas relacionados con la violencia machista.

A la vista de la gravedad de los hechos, la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 1 de Pamplona decretó este martes su ingreso en prisión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =