Lo han estado haciendo de forma tan discreta que gran parte (me atrevería a calificar como la gran mayoría) de las ciudadanas y ciudadanos de éste país no estábamos informados y en consecuencia lo desconocíamos. Ese era mi caso y el de muchas personas con las que me relaciono y al enterarnos de la noticia coincidiendo en nuestras apreciaciones sobre su carácter arbitrario y privilegiado manifestamos desagradable sorpresa y rechazo.

No es para menos al comprobar que los diferentes gobiernos se han venido condecorando unos a otros. Sin tener idea pero por lo visto la condecoración de mayor rango es el Collar de la Orden de Isabel la Católica y queda reservada para los jefes de gobierno.

No concibo a Felipe González recibiendo éste galardón de José María Aznar, que no paraba de repetir: “váyase señor González” y al final cuando se marchó lo hizo utilizando las puertas giratorias, desluciendo y echando a perder la positiva gestión que realizó al principio de sus mandatos, fundamentalmente en las dos primeras legislaturas, modernizando el país, implantando la sanidad universal y la educación obligatoria y gratuita, pensión no contributiva, integración en el Mercado Común Europeo (actual Unión Europea), consecución de los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona y la Exposición Universal del mismo año en Sevilla, reforma y renovación del ejercito etc.

Pero cuesta más entender y asumir por ser realmente indignante el otorgamiento de esa referida condecoración de Zapatero al más que presunto genocida y terrorista de estado Aznar, que con mentiras e ilegalmente nos involucró en la Guerra de Irak y pasamos a ser de los principales objetivos del terrorismo yihadista sufriendo las consecuencias con los atentados del 11M de 2004 en Madrid que produjo 192 fallecidos y mas de 1.500 heridos y otros posteriores como los de Barcelona y Cambrills del 17 de agosto de 2017, con el resultado de 16 muertos y 131 heridos.

Las secuelas de esa arbitraria e injusta guerra las venimos padeciendo en la actualidad, habiéndose desestabilizado la zona y extendiéndose el conflicto a otras naciones, con millones de victimas muertas, heridas o desplazadas huyendo de sus países para poder sobrevivir, siendo el caso más dramático el de Siria. Pero inexplicablemente los principales responsables de esta situación “el trio de las Azores”: Bush, Aznar y Blair, no han sido juzgados por ningún tribunal penal internacional. Bush y Aznar no se han retractado ni pedido perdón o excusas por tanto daño causado, es más, incluso han llegado a reafirmarse en sus acciones considerándolas como convenientes y necesarias. Blair si ha reconocido su responsabilidad, pero más bien porque se ha visto obligado debido al informe Chilcot, redactado por un órgano independiente con arreglo a la iniciativa del Parlamento Británico y que no deja ninguna duda sobre su implicación y responsabilidad.

Las otras condecoraciones por lo visto de menor rango: Gran Cruz de Isabel la Católica y Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III se les otorga a los demás miembros de los respectivos gobiernos, sin tener en cuenta sus comportamientos y/o conductas por muy indeseables o incluso ilícitas que sean. Así podemos ver a los de la era de Aznar con hasta doce ministros imputados y algunos de ellos como Jaume Matas y Eduardo Zaplana, quienes para cumplir sus condenas por casos de corrupción han sido internados en centros penitenciarios. Algo que puede ocurrirle a otros como el todopoderoso Rodrigo Rato que tiene una condena firme pero recurrida de cuatro años por fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, impuesta el 23 de febrero de 2017.

El colmo es que con la opacidad en estos caso demostrada, Pedro Sánchez haya condecorado a Mariano Rajoy o vaya a hacerlo, después de públicamente quedándose corto haberle llamado indecente. El otorgamiento de éstas condecoraciones no está contemplado de forma imperativa mediante alguna ley o reglamento y si se considera como una tradición. Las tradiciones al menos que sean compartidas pueden y deben como en éste caso ser abolidas. Al final prevalece sus intereses personales y quienes están en el gobierno condecoran a sus antecesores, esperando a su vez ser condecorados.

Todo se lleva de forma muy oculta, pero según parece éstas condecoraciones aparte del “cache” y “renombre” les comporta algunos ingresos económicos. Salvando las diferencias también fue condecorado hasta en cuatro ocasiones un tal “Billy el Niño” (Antonio González Pacheco), profesional de la tortura durante el régimen franquista y en la Transición, cuando el ministro de la Gobernación Rodolfo Martín Villa, le concedió la medalla de plata al merito policial. Le supone un aumento en su pensión esas condecoraciones que Inexplicablemente Pedro Sánchez y su gobierno no se las ha retirado, e incluso por todos los delitos que protagonizó como torturador debería ser juzgado. Por lo visto Pablo Iglesias se ha olvidado de estás exigencias y no ha vuelto a insistir en algo tan justo y nada imposible (todo lo contrario) de llevarse a efecto, como es la exigencia de responsabilidades a un personaje de ésta calaña.

¿Dónde está la regeneración prometida por los partidos de nuevo cuño o emergentes?. Una especie de condecoración es el cargo de senador que se reparten u otorgan entre ellos (dirigentes de los partidos). ¿Vamos a continuar manteniendo el Senado?. ¿Y la promesa de su disolución por ser una cámara obsoleta e inútil y nido de “enchufados”?. Viendo la evolución con las nuevas integraciones y ostentación de éste cargo, mi impresión es que “se han olvidado” de esa reivindicación. Nada de extrañar en Ciudadanos organización política cada vez más ultraconservadora, pero me sorprendería y decepcionaría si Unidos Podemos y sus confluencias hacen lo mismo y empiezan a formar parte de la casta que con toda razón criticaban.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLula, el hombre libre
Artículo siguienteLas presuntas vinculaciones de Amat con la Justicia almeriense
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

2 Comentarios

  1. Eso ocurre en la iglesia franquista. Haciendo santos a criminales según el bando a favor del cual mataron.Poniendo en el santoral a un individuo sin escuchar las quejas de quienes le conocían y sufrieron su ego. Medallas a ídolos de vírgenes y cristos. Actos contrarios a la fe que dicen profesar. Medallas a policías por agredir ciudadanos que quieren votar. Puestos de relieve a personas por su apellido o, por su contribución al asesinato de la República Española. No es de extrañar que “ellos” se medallicen entre si. Son los mismos con diferente collar. La transaccion del 78 intentó justificar todas estas aberraciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =