Verán, desde hace como quince años estoy vinculado al Partido Pirata. Esto es así porque cuando llevé la defensa de Padawan SL contra la SGAE y las otras entidades de gestión. Inicialmente sólo dos asociaciones (Internautas y Usuarios de Internet), cuatro juristas con dos dedos de frente y los «frikis» del teclado me apoyaron. Los demás, o se escondían o estaban a favor del poder constituido, que en ese momento era Tedy Bautista, presidente de SGAE y Enrique Cerezo, su homónimo de EGEDA.

Cuando esos ciudadanos con teclado se constituyeron como Partido en Catalunya, eso de la independencia quedaba lejos. Pirates.cat, siempre se movió entre las posturas federales y las confederales. Pero eso sí con una idea muy clara: La democracia se basa en el voto de todos los que vivimos en una zona determinada, y una vez votado, el resultado te compromete y debe respetarse.

En otro artículo publicado también en Diario16, expliqué que la estructura social de la sociedad catalana es absolutamente diferente de la española; la jerarquía política, pero sobretodo la jerarquía ideológica, no va de arriba a abajo, sino al revés.

Lo primero que debe entender el lector es que la decisión inicial de “volem votar”, se tomó desde la base social. Los políticos, fueron sobrepasados desde el minuto 1; sólo pudieron correr para ponerse delante de la manifestación. Y he dicho bien, “volem votar” no era exigir la independencia, sino decidir cuál era el sentimiento mayoritario. Así de simple.

Lo segundo es que digan lo que digan los que han retorcido el derecho y la realidad, la sociedad necesitó a los políticos para bien poco. Se auto organizó al margen de ellos. Y fruto de esa auto organzación, aparecieron las urnas y las papeletas en el día y momento indicados. Ni el CNI, ni la Guardia Civil, ni la Policía Nacional, ni todos los funcionarios y delatores, encontraron NI UNA. La conjura social fue absoluta y sin fisuras. Para pensárselo.

En tercer lugar, realmente, los tanques no entraron por la Diagonal, como entraron en Barcelona los tanques de Franco, pero sí entraron por Internet, donde se libró una batalla en la que el Estado no salió victorioso. Y para librarla, la Guardia Civil y la Magistratura, vulneraron todos los Derechos Fundamentales de los Ciudadanos, sobretodo el derecho a la libertad de expresión.

Y aparecieron las palizas indiscriminadas de la policía española en los colegios, a niños y viejos; aparecieron los abusos de derecho de los Llarenas de turno, las coacciones, las imputaciones; pero más personas que nunca votaron, y quedó claro que, hiciera lo que hiciera el estado español, la decisión mayoritaria, era cuestionar el status quo.

Y en eso estamos los piratas; el pueblo votó, y a pesar de las porras, de las vinculaciones del gobierno con el imán de Ripoll y de los abusos sufridos, con efectivas suficientes garantías que SI valen para otras sociedades; y hasta que no vuelva a votarse otra cosa, esa es la decisión de la mayoría de nuestros conciudadanos. Decisión que democráticamente acatamos y nos compromete. Somos “independentistas en defensa propia”, en defensa de nuestros mayores apaleados, en defensa de nuestros cargos democráticos vejados y encarcelados.

Toda sociedad tiene sus “judíos preferidos” a los que culpa de sus desgracias y frustraciones. España expulsó a moriscos y judíos hace 500 años, y los catalanes los han venido a sustituir desde siempre. Y para ello, para repartir odio, esa sociedad ha contado con unos medios de comunicación que para vender un periódico más, no han dudado en falsear la realidad, en conveniarse con los Villarejos de turno, filtrando dossieres inventados y repartiendo odio e inquina. Si hubiera un premio a los separadores, habríamos de dárselo a la prensa capitalina. Nadie, salvo Villarejo ha hecho más para que los catalanes se separen.

Y así estamos ahora, El Partido Popular salió trasquilado y está próximo a desaparecer en Catalunya. Los que fueron a votar, se han convertido en independentistas; y a algún lumbreras se le ocurrió que tener rehenes políticos en la cárcel, debilitaría el movimiento independentista. Ahora esos rehenes son un problema.

Resultado: Las elecciones propiciadas por el 155 las volvió a ganar el independentismo, y las encuestas para las próximas, indican que sus resultados se decantan aún más mayoritariamente por la indenpendencia, en votos y escaños.

Y en Europa, por un lado, España no para de recibir chascos judiciales porque se duda, con razón, de su calidad democrática, y por otro lado, ha de pagar las facturas que contrajo buscando apoyo a la causa deel 155. El abandono del soporte europeo a la política española sobre Gibraltar, es la primera.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − ocho =