El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha arremetido, en su réplica al discurso de investidura de Pedro Sánchez, duramente contra el pasado del PSOE y ha aconsejado al secretario general de los socialistas que «desconfíe de los consejos de aquellos que tienen manchado su pasado de cal viva». Una dura acusación que Iglesias ha lanzado durante el debate de investidura de Sánchez, en el que ha confirmado su voto en contra, y ha aludido así a uno de los episodios más negros de los GAL.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido al del PSOE, Pedro Sánchez, que rectifique su pacto con Ciudadanos, a quien se ha referido como «naranja mecánica», y le ha pedido que vuelva a negociar con Podemos y que evite que el poder acabe en manos de las oligarquías y el PP por su pacto con C’s.

En el que ha sido su primer gran discurso en el Congreso, Iglesias ha confirmado su voto en contra de la investidura de Sánchez en una intervención que ha comenzado reivindicando la lucha del 15M y ha aprovechado para criticar duramente no sólo al PSOE, sino también al PP y a Ciudadanos.

Iglesias ha reprochado a Sánchez que se haya equivocado de socio y haya elegido uno que le echará en manos del PP, y le ha reclamado que rectifique, que trate a Podemos «de igual a igual», como un socio con quien comparten responsabilidades.

«Esperaba otra cosa de un socialista», ha llegado a decir el líder de Podemos, quien en otro momento de su intervención ha advertido a Sánchez de que puede acabar teniendo que entregar la S y la O de las siglas del Partido Socialista Obrero Español, por haber renunciado a defender a los trabajadores con ese pacto con C’s.

«Aún puede rectificar y ser presidente», ha asegurado después de arrojar duras críticas a los socialistas, también por su pasado. Incluso, después de mencionar al exministro Carlos Solchaga y sus políticas neoliberales, ha aconsejado a Sánchez también que «desconfíe de los consejos de aquellos que tienen manchado su pasado de cal viva».

Pero ha tenido críticas para todos. Ha sido también el más duro al reprochar al PP la corrupción. El PP «es el partido que ha hecho de la corrupción y la injusticia una forma de Gobierno», ha dicho tras haber recordado que esta formación política fue fundada «por siete ministros de la dictadura».

«Algunos de ustedes son hijos políticos del totalitarismo», les ha espetado Iglesias en su intervención a algunos miembros del Gobierno, a quienes ha acusado de haber sido «arrogantes con los débiles y serviles con los poderosos» y ser los principales responsables de que la corrupción y la injusticia se hayan convertido en la mayor vergüenza de España.

Son ustedes los convidados de piedra en esta investidura», ha asegurado a Mariano Rajoy el líder de la formación morada.

Poco después ha llegado el tiempo para el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien ha llegado a acusar de representar «la peor de las tradiciones políticas españolas», de actuar como «marioneta de los poderosos» y de no tener más ideología que su cercanía al poder.

En opinión de Iglesias, Rivera -a quien ha reconocido que es un político hábil- podía haber sido perfectamente un líder del «Komsomol» -organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS)- y jefe de Escuadra tras la Guerra Civil.

El discurso de Iglesias ha estado plagado de citas. Desde Maquiavelo, a quien ha comparado con Albert Rivera, al subcomandante Marcos, de Chiapas (Mexico), al que ha citado para pedir al PSOE que no les engañe: «En el engaño nada florece, en la verdad todo es posible».

Ha recordado que Podemos ha llegado al Congreso para cambiar las cosas y que ha prometido no olvidar los desahucios, la corrupción, la privatización de la sanidad o la reforma laboral.

«Yo no traiciono a mi gente, señor Sánchez», ha advertido al candidato del PSOE a la investidura tras echarle en cara que su pacto con C’s no revierte los recortes, no prohíbe los desalojos forzosos, no contempla la dación en pago retroactiva, no acaba con el copago sanitario y elude la derogación de la Lomce, como reclama Podemos.

Mucho simbolismo también ha habido en el inicio del discurso de Iglesias que ha comenzado rindiendo homenaje a las víctimas de la dictadura franquista, con mención expresa a Salvador Puig Antich y a los trabajadores de Vitoria «asesinados hace 40 años por defender derechos sociales de todos».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =