Es posible que la judicatura entienda que las ideologías y las convicciones no son impedimento para ser objetivos, más bien al contrario, que gracias a ellas estén mejor orientados. Veamos pues qué significa tener ideología y si cualquier ideología es compatible con la tarea de  jueces y magistrados de un sistema judicial.

¿Cuál es la ideología que debe tener un juez o magistrado, que no constituya un impedimento para que cumpla con las funciones de una manera técnicamente aceptable?

¿Qué se entiende por ideología? Para racionalizar el discurso haremos algo de historia. La palabra ideología fue utilizada por primera vez por Destutt de Tracy marqués de Tracy en 1801. Ideología hacía referencia a cómo los seres humanos conocemos la realidad a través de los sentidos. Se parecía a la ciencia. Después aparece Marx y todo el sentido positivo que tiene con Destutt de Tracy se transforma en sentido negativo. La ideología es ciencia falsa. Quiere decir un conocimiento erróneo de la realidad, motivada por relaciones de clase.

Hasta aquí conocemos la realidad, formulando proposiciones y entonces los enunciados pueden ser verdaderos o falsos. Destutt de Tracy pensaba en enunciados verdaderos, Marx en enunciados falsos y Geiger Theodor un sociólogo muy importante decía: la ideología sólo hace referencia a aquellos enunciados de los que no se puede predicar su verdad o falsedad; sólo tiene que ver con valores y estos no son ni verdaderos ni falsos. Entonces en qué quedamos, cuál es el contenido de lo que llamamos ideología.

Como vemos, debemos excluir de ideología todos los enunciados verdaderos. Si formulo enunciados verdaderos sobre la realidad entonces no estoy practicando ningún acto de ideología y esto tiene mucho que ver en cómo hablamos. Si yo les digo que el agua está formada por dos átomos de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O) y ustedes me dicen que esto es ideológico, entonces digo que ustedes no han entendido nada.

Llegados aquí, cogeré como ideología aquellas creencias que son falsas y aquellas creencias sobre las que no podemos predicar su verdad o falsedad.

Bueno, creo que he solucionado el problema de la ideología, pero he introducido un problema nuevo que es el de las creencias. ¿Y qué es una creencia? Esto quizás lo podamos aclarar en el capítulo siguiente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 4 =