Iberdrola, a través del holding Neoenergía, acaba de poner en marcha uno de los proyectos de generación de energía más importantes que ha acometido en Brasil hasta la fecha: la central hidroeléctrica de Teles Pires, ubicada en la Alta Floresta Amazónica.

La inversión en esta planta ha rondado los 1.100 millones de euros (4.500 millones de reales) y la iniciativa ha incorporado iniciativas medioambientales vanguardistas, respetando el entorno gracias a la incorporación de un innovador sistema que reduce al máximo el nivel de utilización de agua y un diseño totalmente integrado en la selva amazónica.

Teles Pires tiene una potencia instalada de 1.820 megavatios (MW), capacidad suficiente como para suministrar energía eléctrica a una población de cinco millones de brasileños, y consta de cinco turbinas de última generación de 364 MW de potencia cada una.

La planta se encuentra situada en la frontera entre los estados de Pará y Mato Grosso, en el río Teles Pires, afluente del río Tapajós, junto a los municipios de Jacareacanga y Paranaíta. Ha sido desarrollada por un consorcio formado por Neoenergia (50,1%), Furnas (24,5%), Eletrosul (24,5%) y Odebrecht (0,9%).

Iberdrola ha realizado este proyecto en un tiempo récord, 40 meses, y en él han trabajado unos 6.500 empleados, la mayoría locales, para los que se construyó una ciudad con todos los servicios necesarios para poder vivir en ella. Su puesta en marcha ha requerido desde la construcción de una planta de tratamiento de agua hasta zonas sanitarias y áreas de convivencia.

La construcción de esta instalación también ha tenido un impacto positivo a través del empleo indirecto generado, ya que otras 15.000 personas de la zona se han beneficiado de esta iniciativa, con numerosas empresas locales involucradas en aportar servicios al proyecto.

Otro de los puntos característicos de Teles Pires ha sido la puesta en marcha de más de 40 iniciativas sociales, relacionadas en buena medida con la mejora de la salud y la calidad de vida y de las que se han beneficiado, especialmente, las comunidades indígenas de la zona.

Iberdrola, una referencia en Brasil

Iberdrola está presente en Brasil desde el año 1997 a través de su participación del 39% en el holding Neoenergia, donde tiene como socios locales a Banco do Brasil (12%) y Previ (49%). Además, durante el primer semestre de 2011 cerró la adquisición de la distribuidora Elektro.

Gracias a esa operación, Iberdrola se ha convertido en la primera compañía distribuidora de energía eléctrica por número de clientes en Brasil, donde ya atiende a unos 13 millones de usuarios. La compañía distribuyó más de 15.527 gigavatios hora (GWh) de energía eléctrica a sus clientes brasileños a lo largo de los seis primeros meses de 2016.

Iberdrola dispone también de una presencia relevante en el área de generación electricidad en Brasil: 1.165 MW de potencia atribuible, fundamentalmente a través de instalaciones de generación respetuosas con el medio ambiente: centrales hidroeléctricas y parques eólicos.

En esta línea, el grupo promueve la construcción de otros cerca de 11.600 MW de capacidad a través de varios nuevos proyectos: las centrales hidroeléctricas de Baixo Iguaçu, de 350 MW (137 MW atribuibles) y que podría arrancar en 2018, y Belo Monte, de 11.233 MW (438 MW atribuibles), cuya entrada en funcionamiento se producirá, progresivamente, entre este año y 2018.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 19 =