La presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, estaba convencida de que desmantelando la marea blanca de Granada comandada por el doctor Jesús Candel, conocido como Spiriman, iba a lograr frenar el descontento de la ciudadanía andaluza con su sanidad pública. Ni siquiera el decreto que certificaba la derogación de las fusiones hospitalarias ha servido para que el enfado de los sanitarios onubenses y de miles de ciudadanos de esta provincia con el servicio recibido por su sanidad pública se amortigüe. Por ello, este domingo 12 de marzo todos los onubenses están llamados de nuevo a protagonizar una masiva manifestación por las calles de la capital convocados por la plataforma ciudadana Huelva, por una sanidad digna.

La portavoz de este movimiento ciudadano, Julia Paloma Hergueta, ha hecho público en reiteradas ocasiones su descontento con los encuentros con el Gobierno de Susana Díaz a todos los niveles. Hace unos días aseguró que el gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Mariano Marín, visitó Huelva “sin foto final de los hospitales ni líneas rojas”, después del anuncio oficial de la derogación de la fusión hospitalaria.

Esta manifestación del domingo será la tercera que se convoca por las calles de la capital onubense. El pasado 15 de enero, unas 25.000 personas, según la organización, salieron a la calle caminando tras una pancarta desde la plaza del antiguo Estadio Colombino. En ella sólo se reclamaba “una sanidad digna” para Huelva. Ni sindicatos ni partidos políticos estaban representados en ella, solo la ciudadanía.

Además de pedir la apertura de las camas cerradas y la contratación de personal para evitar las demoras en urgencias, los manifestantes reclamarán más equipos de emergencias del 061 y la puesta en marcha de los chares.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − cinco =