Hoy jueves el Celta de Vigo disputa el considerado como partido más importante de su historia, y nada menos que contra el todopoderoso Manchester United de Mourinho, que solo pudo doblegar a los gallegos por la mínima en Balaídos. Los pupilos de Berizzo intentarán dar la machada ante uno de los equipos más potentes del continente, aunque no estarán solos, ya que contarán con más de 1.800 seguidores celestes desplazados a Inglaterra, dispuestos a escribir con letras de oro el nombre de su equipo del alma en Old Trafford, uno de los más míticos escenarios del mundo del fútbol.

Sólo tres equipos españoles han conseguido vencer a los ‘Red Devils’ en su feudo, y todos ellos se impusieron por el mismo resultado, 2-3, que de repetirse dejaría al Celta como finalista de la Europa League. En el año 2000 el Real Madrid se impuso en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League, dejando en la memoria aquel gol de Raúl a pase de Redondo tras haber sentado a Berg con un taconazo legendario. En aquella ocasión era Del Bosque quien dirigía al equipo blanco, y a la postre terminarían consiguiendo su octava Copa de Europa venciendo al Valencia en la final. Y en el año 2013 repetiría victoria en la vuelta de octavos de la Champions, eso sí, con un resultado de 1-2 y superando un tanto inicial de Ramos en propia puerta.

Otro de los equipos españoles que dejó su huella en Old Trafford fue el gran rival celeste, el Deportivo de La Coruña, que bajo las órdenes de Jabo Irureta se impuso al Manchester United en la fase de grupos de la Champions League. Fue en el año 2001, y los goleadores del equipo gallego en esa ocasión fueron Diego Tristán y Sergio González, el primero de ellos batiendo por partida doble a un por aquel entonces campeón del mundo Fabien Bahrtez, y cerrando una victoria que todavía se recuerda con nostalgia desde Riazor. Aquel equipo atravesaba por un momento extraordinario, siendo posiblemente el mejor de su historia.

Y el tercer equipo español que logró vencer al United en su campo fue el Athletic Club, imponiéndose en la ida de los octavos de final de la Europa League. Fue en el año 2012 y los jugadores bilbaínos, dirigidos sabiamente por Marcelo Bielsa, dieron toda una lección de fútbol al equipo inglés tocando la pelota, y si no hubiera sido por una prodigiosa actuación del cancerbero español David De Gea el resultado para “los leones” podría haber sido escandaloso. Aquel año el conjunto vasco alcanzó la final de la Europa League, cayendo derrotado ante el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone con un partidazo de Falcao.

Cabe añadir que el Barcelona jamás consiguió vencer en Old Trafford, y que el Villarreal consiguió empatar hasta en dos ocasiones, pero llama más la atención que el Sevilla venciera al United en “el Teatro de los Sueños” por 1-3 en el verano de 2013, aunque solo se tratara de un encuentro amistoso de pretemporada. Otros equipos representativos del fútbol español como el Valencia y el Atlético de Madrid también pasaron por allí para disputar todo tipo de partidos, aunque la suerte les fue esquiva. El mítico estadio británico ha resultado un fortín para casi cualquier rival español que jugara en él.

Fundado en 1923, el Real Club Celta de Vigo es uno de los once clubes que han superado las 50 temporadas disputadas en Primera División, pero no luce título alguno en su palmarés. Sólo cuenta con tres subcampeonatos de Copa del Rey en su haber (1948, 1994 y 2001), aunque en el continente ya ha disputado ocho ediciones de la Europa League y una de Champions (2004). Enfrente estará el Manchester United, que atesora en sus vitrinas 20 títulos de liga (Premier League)  y 12 de copa (FA Cup) en su país, y 3 Champions, 1 Mundial de Clubes, 1 Copa Intercontinental, 1 Recopa de Europa y 1 Supercopa de Europa en competiciones internacionales.

Curiosamente, el anhelo del equipo que hoy día dirige el siempre polémico José Mourinho es el de completar su palmarés con un título que jamás consiguió. Antes conocida como la Copa de la UEFA, y hoy como UEFA Europa League, lo cierto es que los “diablos rojos” acumulan menos experiencia en la competición que el conjunto gallego en los últimos años, lo que podría ser una baza importante a favor de los de Berizzo. Para llegar donde está, el cuadro vigués ha tenido que dejar atrás al Panathinaikos griego y al Standard de Lieja belga en la fase de grupos, y al Shaktar Donetsk ucraniano, al Krasnodar ruso y al Genk belga en dieciseisavos, octavos y cuartos de final respectivamente.

En la otra semifinal, el Ajax de Amsterdam holandés se impuso en la ida por 4-1 al Olympique de Lyon francés, y tiene pie y medio en la final de Estocolmo. Si el Celta vence en Old Trafford y llega a la final, tendrá delante un rival que ya conoce, pues ya se midió con él en la fase de grupos, empatando a dos en Balaídos y cayendo derrotados en el Amsterdam Arena por 3-2. Para los celestes sería la primera final internacional de su historia, 94 años de lucha para alcanzar una gloria que hoy tiene más cerca que nunca. Habrá que soñar más fuerte, ya que aunque Mou insista en que todos sueñan igual, “es feliz el que soñando muere, y desgraciado el que muera sin soñar”.

Sea como fuere, el equipo de Berizzo tendrá que superar primero un duro escollo, disputando un partido que seguramente marcará un antes y un después en la historia del club vigués. Nadie dijo que fuera fácil, de hecho, no va a ser nada fácil, pero ahora que el fútbol español ya tiene un finalista en la final de Cardiff, los celtiñas tienen todo el apoyo de la afición española para alcanzar la final de Estocolmo. Hoy jueves hay que escuchar la “Rianxeira” en “el Teatro de los Sueños” para que el mundo entero la conozca, y 1.800 valientes gallegos se han de encargar de ello.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × uno =