Parece ser que hasta el próximo 6 de diciembre, fecha en la que se celebró la pantomima que siendo llamada “Constitución” no ha sido más que una prolongación de las Leyes Orgánicas del famoso Movimiento, solapando la fecha de la publicación en el BOE un 9 de diciembre de 1931 de la Constitución Repúblicana, las organizaciones acólitas y satélites del PCE, a no ser que se produzca el adelanto electoral anunciado tiempo atrás, dejarán las tricolores descansando.

De hecho, les empieza a molestar que otros nos pongamos  pesaditos “abanderando a diario la lucha democrática por la Tercera República”. Tratan el término “república” como si fuera de su patrimonio hasta la memoria histórica y las víctimas de la represión de la dictadura.

Y tenemos que decir ¡basta! (Lo mismo que le dijo Enrique Líster a Santiago Carrillo en forma de libro, editado por Planeta muchos años atrás). Desde la restauración de la nueva “Dictablanda” en 1977 y su farsa electoral con nuevos “Procuradores en Cortes” (recuérdese que ningún partido republicano a nivel estatal pudo presentarse con nombres con alusión a la República, excepto E.R.C. de Heribert Barrera, que fue diputado por Barcelona), el voto de los republicanos se diluyó en opciones más “pragmáticas”, con lobbys económicos detrás unos, y leyendas épicas de resistencia y lucha en las cárceles, los otros. Repasar a Gregorio Morán, a Jorge Semprún o José Frías en sus libros dedicados de una forma u otra a la historia crítica del PCE, aclara posturas y situaciones. Ya está bien.

Si alguien ha frenado a la República desde 1977 ha sido Santiago Carrillo Solares y todo su Comité Central diciendo… amén. Los posteriores dirigentes responsables, empezando por el hoy Podemita Gerardo Iglesias Argüelles, conocido en una discoteca situada enfrente de la Audiencia Nacional por “desmanes etílicos diversos”, o por su sucesor en la sede de Santísima Trinidad, 5 Julio Anguita González, zar de conspiración en la Blanca Doble (cafetería situada enfrente de la sede de Santísima Trinidad,) han tenido como si fuera de su propiedad el término república.

En 1945, tanto el PSOE como el PCE abandonaron al Gobierno republicano en el exilio de la forma más ruin. Hubieran tenido que dar muchas explicaciones. ¿Qué patrimonio tenía en propiedad el PCE en 1931? ¿qué patrimonio tenía la CNT en la misma fecha? ¿patrimonio sindical historico para Comisiones Obreras? ¡Si no existía!

Curioso es ver ocupar la antigua sede de la Secretaría General del Movimiento con un Auditorio llamado “Marcelino Camacho”. Tiene bemoles. Ya vale. Muchos listos y pocos “comunistas” en dicho partido. A un comunista, hoy sólo le pido que lo sea de verdad.

Mucha “revolución” hasta llegar a ser concejal de Urbanismo de algún pueblo con posibles PGOU y se acabó la revolución. El modelo de Marinaleda en Vivienda es digno de admirar, pero Sánchez Gordillo no ha sido nunca del PCE.

Mientras, nosotros desde nuestra pequeña y humilde trinchera levantamos la voz contra esta “jauría” que ha vuelto a sacudir la tricolor este 14 de abril. Nosotr@s, l@s republican@s, a lo nuestro. Crear y formar ciudadanos republican@s.  

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + dieciseis =